Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

LLOPART: Ex Vite·Vita. De la cepa viene la vida.

LLOPART: Ex Vite·Vita.  De la cepa viene la vida.
Familia Llopart: cuarta y quinta generación de elaboradores
Familia Llopart: cuarta y quinta generación de elaboradores
Pere Llopart i Llopart es el enólogo de la casa
Ex-Vite Gran Reserva Brut: El

Llopart

La familia Llopart celebra los 130 años de la primera botella de su espumoso de calidad. La Creu de Sant Jordi concedida este año es el máximo reconocimiento recibido en el sector vitivinícola de nuestro país.

Ex-Vite Gran Reserva Brut

El ejemplo del savoir faire de Llopart es la Ex-Vite Brut. Este cava tan especial se elabora con uvas de las viñas más viejas provenientes del paraje Coster de l'Obaga. Se obtiene a partir del mosto lágrima de la primera prensada y su coupage Xarel·lo 60% y Macabeo 40%, se hace con vinos de reserva envejecidos en barricas de roble. Con una crianza mínima de 84 meses en botella, cuenta con un aroma potente y elegante, con tonos de frutos secos, tostados, balsámicos y ahumados. En boca resulta amplio, muy sabroso, con ligeros matices reductores, estructurado y cremoso. De posgusto suave y prolongado es un acompañante ideal para las sobremesas que se alargan, para paladear con tranquilidad, perfecto para compartir en buena compañía en estas fiestas que se acercan.

 La historia de Llopart se remonta a tiempos muy antiguos: en el año 1385, Bernat Llopart, un antepasado de la familia, recibió la cesión de algunas de las viñas que hoy conforman la actual finca de l'Heretat de Can Llopart de Subirats. La cesión está documentada en un acta notarial escrita en latín, donde aparece el nombre de Bernardus Leopardi. Durante siglos, los Llopart compaginaron el cultivo de los productos tradicionales del Mediterráneo: la vid, el trigo y el olivo. Y a finales del siglo XIX la familia ya se dedicaba de manera casi exclusiva a la viticultura, una relación que se ha mantenido de forma ininterrumpida durante más de 25 generaciones.

Fue en 1887 cuando Pere Massana Cassanelles, bisabuelo de Pere Llopart Vilarós, decidió iniciarse en el mundo del espumoso elaborando la primera botella de Llopart. De ello, este 2017 hace 130 años. Fue justo antes de que la plaga de la filoxera llegara al Penedès, un hecho que supuso un gran trastorno. En aquel tiempo eran campesinos con recursos limitados y tuvieron que replantar todas las viñas injertando las cepas. La actividad de la bodega se interrumpió durante años. Fueron tiempos difíciles y costó mucho volver a poner la finca en marcha. Aunque se empezó a hacer vinos, no fue hasta finales de los años 40 cuando Pere Llopart Vilarós, actual propietario, retomó la elaboración de cava. De hecho, Llopart es una de las empresas elaboradoras más antiguas del sector.

Hace pocos meses, la Generalitat de Catalunya quiso distinguir la trayectoria de Llopart y su apuesta firme por la innovación constante con la Creu de Sant Jordi. Este hecho convierte a Llopart en la primera empresa vitivinícola a ser galardonada con este premio, que representa un reconocimiento al trabajo llevado a cabo por la familia para situarse en un lugar privilegiado del sector, por la calidad, el rigor de sus métodos de viticultura y por el respeto a la naturaleza.

El enclave de la finca de Llopart es más que privilegiado. Cerca de la misma se han encontrado restos de hace más de 3.000 años que indican que la elaboración de vino en esta zona de Subirats viene de muchos años atrás. La filosofía de la empresa tiene muy en cuenta el respeto por los procesos naturales de la viña. Siempre se ha llevado a cabo una agricultura ecológica, que tiene mucho cuidado de la tierra, de la vid y del proceso de elaboración de los vinos y cavas. Llopart siempre define esta filosofía con una frase que se ha convertido en su emblema: "Ex Vite Vita, de la cepa viene la vida."

"La agricultura ecológica no es más que volver a los orígenes, heredar las formas de cultivo de la agricultura tradicional y fusionarlas con la tecnología actual", nos cuenta Pere Llopart i Llopart, hijo de la quinta generación y enólogo de la casa.

Entre las empresas de su dimensión, Llopart es una de las bodegas con más extensión: 95 hectáreas de viñedos de montaña situadas a una buena altura respecto al nivel del mar, rodeando la bodega y la masia familiar de Subirats, al estilo chateau francés. Los Llopart hablan de sus viñedos con mucho cariño y no olvidan nunca que todo empieza en la cepa y que cada cepa tiene su personalidad. Muchos viñedos de la propiedad superan los 60 años de edad, incluso algunas llegan a los 80 años. Es por este motivo que las vendimias nunca son mecanizadas sino siempre manuales y haciendo una primera selección de la calidad de la uva ya en la misma viña.

Junto a un exhaustivo control de los trabajos en la viña se favorece la obtención de bajas producciones por hectárea.

Toda la vinificación de las cosechas se lleva a cabo exclusivamente en la propiedad y con la aplicación de las mejores técnicas.

"Estos factores diferenciales que hemos ido describiendo ayudan en gran medida a obtener vinos y cavas de mayor calidad.", añade Pere Llopart. "Respetando la tierra obtenemos cavas únicos, con mucha personalidad, que expresan su esencia."

Las elaboraciones de Llopart son muy limitadas y muy cuidadas. Un producto tan artesano requiere un constante seguimiento personal y minucioso de todo el proceso.

Los cavas de Llopart siempre se han elaborado con los métodos más tradicionales y salen a la luz después de una larga crianza

Contacta con Llopart