Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

SALUD OCULAR

Para tener un buen aprendizaje, el niño debe tener una buena visión

Para tener un buen aprendizaje,  el niño debe tener una buena visión

Entrevista a Xavier Llobet i Megías, óptico optometrista, colegiado nº 3.227 y director técnico de Llobet Òptics

Se estima que entre un 15% y un 30% de las dificultades de aprendizaje que presentan los niños están relacionados con un problema de eficacia y de percepción visual. Los expertos recomiendan una primera visita al oftalmólogo a los 2 años si tienen antecedentes familiares, si no a los 3 años.

“70 años de soluciones a los problemas visuales, 70 años cerca de los clientes”

Así de categórico es Xavier Llobet cuando habla de la filosofía de este negocio familiar, fundado en 1946 por sus padres Jaume Llobet i Baladas y Gloria Megías, que actualmente regenta él junto a sus dos hermanas Lourdes y Montse. La filosofía de Llobet Òptics pasa por dar soluciones y servicios interdisciplinares para los problemas visuales, así como asesoramiento estético a partir de la experiencia, la formación continuada y las tecnologías más novedosas.

-¿Es lo mismo vista que visión?

No. La visión es un proceso complejo en el que la vista es un elemento más, como puede ser la percepción del color, la coordinación, el enfoque o los movimientos oculares entre otros. El niño puede tener una buena salud ocular, una buena vista, o dicho de otra manera, una buena agudeza visual y ver bien las cosas a seis metros de distancia, pero puede tener problemas de aprendizaje por tener una mala visión debido a problemas funcionales de enfoque y coordinación.

-¿Cuáles son las causas más frecuentes de problemas visuales?

La primera causa son problemas de refracción (miopía, astigmatismo o hipermetropía), la segunda causa son problemas de percepción visual, la tercera son problemas de movimientos oculares (seguimientos y sacádicos), y la cuarta, problemas de visión binocular (insuficiencia o exceso de convergencia). 

-¿Cómo podemos detectar y solucionar esos problemas funcionales?

Los detectamos cuando le realizamos un examen optométrico completo o cuando el niño no lee bien, se equivoca o inventa palabras, o al adoptar malas posturas en el trabajo en visión próxima (se acerca demasiado al libro o cierra un ojo para leer o utiliza el dedo para seguir la línea. En este aspecto es muy importante la participación del maestro en la escuela. Lo solucionamos mediante la corrección de la visión defectuosa con gafas graduadas, lentes de contacto, terapia visual o con correcciones posturales.

-¿Qué tipo de gafas deben utilizar los niños?

Cuando los niños son muy pequeño todavía no tienen formada la nariz, por lo que recomendamos gafas de puente invertido y monturas de silicona Nanovista, muy resistentes, ligeras y absolutamente seguras ante cualquier golpe. Las otras monturas en las que confiamos plenamente para niños desde muy pequeños son las monturas de titanio Lindberg. Las monturas Lindberg son las más ligeras que existen (menos de 3 gramos), son de titanio antialérgico, llevan terminales y plaquetas de silicona sanitaria, antialérgica y antideslizante. No tienen puntos de soldadura ni tornillos, por lo que les confiere una gran resistencia. Las lentes que recomendamos para los niños son lentes orgánicas, endurecidas y multicapa. Es muy importante una correcta adaptación facial de las gafas para que el ojo quede centrado y que no se le resbalen, para que el niño no pueda mirar por encima de las gafas, ya que las gafas alinean su eje visual.

-¿Cómo saben que el niño mejora?

Cuando se reestablecen sus habilidades visuales. Un niño de 9 años que es visitado en nuestro centro por problemas de “lectura lenta”, después de un examen optométrico completo, vimos que tenía un problema oculomotor (movimientos oculares) y su velocidad lectora era de 80 palabras/minuto (la norma para su edad y curso es entre 112 y 118 palabras/minuto). Tras completar tres meses de terapia visual para solucionar una disfunción oculomotora que le provocaba la lectura lenta, le reevaluamos su velocidad lectora, obteniendo un resultado muy por encima de lo esperado de 227 palabras/minuto. En este caso no fue necesario ponerle gafas al niño, solamente con la terapia visual conseguimos solucionar el problema.

Llobet Òptics

C. Consell de Cent, 352, 08009, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.llobetoptics.com

934 881 728

Contacta con Llobet Òptics