Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Entrevista a José Ramón Lasuén Sancho, Catedrático de Teoría Económica y Director del Máster en Economía de los Servicios de la Universidad Autónoma de Madrid

"Los países desarrollados, para incrementar su nivel de vida, deben aumentar los mecanismos de venta de sus actividades de servicios"

La exportación de servicios es, en el mundo globalizado, una estrategia de crecimiento económico de los países desarrollados, teniendo como contrapartida los países manufactureros o industriales que se ven abocados a competir con otros que producen al mismo nivel y con mano de obra más barata el mismo producto. En este marco, España ocupa una posición de liderazgo en la exportación de servicios respecto de Europa. El Catedrático de Teoría Económica y Director del Máster en Economía de los Servicios de la UAM, José Ramón Lasuén, nos explica cómo ha evolucionado la economía del país, y mundialmente, hasta la actualidad.

-Escuchamos y afirmamos que España es una sociedad de servicios. ¿Es esto cierto?
España era una sociedad fundamentalmente agraria, en la segunda mitad del s. XX se produjo una industrialización tardía, manufacturera, forzada. Después del franquismo, esta industrialización fue sustituyéndose por una economía de servicios. El desarrollo económico del país se debe a ello y a que España es uno de los países que más servicios exporta –tiene el 2% del comercio internacional de productos, tanto agrarios como manufactureros y el 4% del comercio mundial de servicios-. La causa fundamental de esta revolución económica en España es el turismo, y que en España se habla, gracias a América Latina, el segundo idioma del mundo occidental.

-¿Cuál es el ideal  para mantener una economía fuerte y estable en el tiempo, y en este tiempo de globalización, en cuanto al peso relativo de cada sector económico -primario, secundario, terciario…?
En los próximos años las producciones agrícolas y manufactureras estandarizadas, como las materias primas y los productos industriales baratos o de baja tecnología, las van a producir los países del tercer mundo. Por tanto, el futuro de los países desarrollados pasa por la necesidad de exportar servicios para comprar productos agrarios o industriales. Los países desarrollados, para incrementar su nivel de vida, deben aumentar la calidad y los mecanismos de venta de sus actividades de servicios. Es muy difícil que puedan mantener su crecimiento basándose en producciones de manufacturas, incluso de alta tecnología. Japón y Alemania, por ejemplo, venden maquinaria, que los indios y los chinos van a producir igual y más barata: deberán vender servicios de I+D+i de tipo tecnológico.

-¿Están las economías de la OCDE encaminadas a ser economías de servicios?
Las economías modernas, las de la OCDE, son actualmente todas de servicios porque la mayor parte de la población empleada, hasta un 80%, se dedica a actividades de servicio, ya sean de mercado –privados- o públicos. La manufactura en los países más desarrollados hoy en día apenas tiene el 15-20%  y la agricultura tiene un porcentaje ridículo, hasta el 1-2%.

-En su opinión, y después de unas décadas de experiencias, ¿cómo ha incidido en la eficiencia y beneficios para las empresas españolas el pasar a ser una economía de servicios?
España ha dado un salto cualitativo en 20 años; antes era un país incapaz de vender cualquier producto fuera y hoy en día las empresas españolas son quizá las más dinámicas de Europa. Han aparecido empresarios, tanto el mundo bancario como en el del agua, gas y electricidad, la construcción, telecomunicaciones, informática, etc. que están dando ejemplo al mundo de cómo se pueden montar empresas muy competitivas. Hemos pasado de ser un país católico tradicional, donde el dinero estaba mal visto a ser un país moderno, que ha dado un salto cultural enorme. De repente, en 20-30 años el país se ha convertido en uno de los más modernos de Europa. Hoy en día, en Europa nos ven como una promesa de futuro, y eso conlleva unas ventajas enormes en el nivel de vida y de bienestar.

__________________________________________________
¿A qué se refiere el término de “economía de servicios”?

El término se refiere a una economía como la española donde la actividad dominante  en términos de empleo (el 55% o más de la población activa es la que se dedica a estas actividades), es de servicios, en lugar de agrícola o industrial. El término industrial puede llevar a equívoco, pues en el mundo anglosajón todas las actividades son industriales, incluida la agrícola (por lo que en lugar de industrial, deberíamos decir manufacturero).

Contacta con Universidad Autónoma de Madrid