Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Xavier F. Vidal, Jefe de Redacción

EDITORIAL

La tecnología indudablemente cambia nuestros usos y costumbres cotidianos, quizás más de lo que somos conscientes: actualmente no concebimos nuestras vidas sin el uso del ordenador personal ni el teléfono móvil, objetos casi insustituibles hoy en día para la mayoría de la población... pero no olvidemos que no existieron hasta hace pocos años. Los cambios tecnológicos también afectan al mundo de la empresa. De hecho, los cambios y avances se han dado en los últimos años de una forma exponencial, por lo que la repercusión en el ámbito empresarial ha sido extraordinariamente importante. Como motor, por las cada vez mayores inversiones en I+D, y como consumidor, al incorporar los avances tecnológicos al sistema productivo. Con todo, no todas las organizaciones se adaptan igual de rápido a todas las novedades y, de hecho, hay voces que reclaman a muchas empresas, especialmente a las pymes, agilidad a la hora de hacer uso de las novedades tecnológicas. Es necesario un cambio de mentalidad, siempre en pro de la mejora de la productividad: efectivamente, la práctica totalidad de los expertos coincide en opinar que la tecnología no es una solución en sí misma, sino una vía para la optimización y mejora de los procesos de negocio. Un adecuado uso de los recursos tecnológicos puede proporcionar una gama de resultados de negocio más amplia, incluyendo el incremento en la rentabilidad, la mejora de la gestión, la optimización de recursos y producción, una comercialización más rápida y, por último, un aumento de los ingresos.

Un aspecto a destacar en el sector tecnológico son las llamadas "Tecnologías de la Información". Las TIC bien empleadas pueden ser una herramienta de gran utilidad que permiten aumentar la productividad y la competitividad, facilitando la transmisión del conocimiento y de la información. Pero insistimos en lo dicho: las TIC no son una varita mágica; una empresa poco tendrá que hacer si hace uso de las Nuevas Tecnologías pero no innova en conceptos empresariales, no acierta en la ejecución de sus estrategias, no invierte (correctamente) en capital humano e intelectual y, finalmente, no diseña y aplica óptimos procesos de negocio.

¿Y qué hay de las propias empresas del sector tecnológico? Dos sectores fundamentales para la economía española como son el turístico y el de la construcción pueden empezar a tener menos peso específico si, respectivamente, se fortalece la competencia en países emergentes con precios más asequibles y si se ralentiza el impulso inmobiliario. Es fundamental una mayor inversión en otros ámbitos, como el de las Nuevas Tecnologías, sector sin fecha de caducidad y, por tanto, con un horizonte siempre por delante. Es un sector, en definitiva, que no se agotará nunca, porque -y esto ya va implícito en su propio nombre- la innovación es constante y en cuanto surge una tecnología, la anterior queda desfasada, por lo que siempre habrá una "nueva" tecnología que crear y desarrollar.

En este suplemento especial queremos mostrar una serie de novedades en cuanto a Nuevas Tecnologías. Tendrá especial preeminencia el sector informático (hardware y software) pero no queremos olvidar otros campos, como el de las telecomunicaciones, la robótica y automatización, la electrónica, las nuevas energías o la aeronáutica. Mostramos compañías que desarrollan productos, servicios y soluciones y, especialmente, el valor que aportan a las empresas. Porque, como hemos comentado anteriormente, lo importante de las Nuevas Tecnologías es cómo pueden contribuir a mejorar la competitividad de las empresas que, a su vez, deben concienciarse de la importancia de su uso y deben confiar en los productores e innovadores, creando así un círculo que contribuya al desarrollo económico y empresarial.

Especialmente interesante es constatar el importante número de empresas cuya actividad se relaciona con la seguridad, en cualquiera de los campos de las Nuevas Tecnologías. Es lógico. Si estamos en la era en la que desaparecen las fronteras y un mayor número de gente puede acceder más fácilmente a más recursos, es normal que también quien haga uso de las posibilidades técnicas se sienta más vulnerable. Es por ello que se requiere innovación técnica en este sentido y a su vez nuevos marcos legales que regulen y protejan ciertas actividades.

En definitiva, este monográfico tratará una serie de temas relacionados con las Nuevas Tecnologías, y a su vez  las empresas mostrarán sus soluciones y servicios. Desde COMUNICACIÓN EMPRESARIAL no reclamamos un uso indiscriminado de la innovación tecnológica sino, simplemente, un avance en la mentalidad empresarial que abogue por el valor que las Nuevas Tecnologías pueden aportar a los procesos de negocio. Actualmente términos como PLM, VAD, B2B o PLC nos pueden sonar lejanos y extraños, pero hasta no hace mucho nadie sabía lo que era Internet o el e-mail, que ahora nos parecen poco menos que imprescindibles.   •

Comunicación Empresarial

Redacción, España

Contacta con Comunicación Empresarial