Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Razón

Entrevista a Fernanda Guerrero y Ricardo López-Laguna, Socios del BUFETE GUERRERO MARAVER

"Hay que llegar a acuerdos, con la demanda debajo de la mesa"

Tras unos inicios centrados en el area matrimonial, actualmente el Despacho Guerrero-Maraver realiza actividades que abarcan desde el derecho de familia hasta la planificación patrimonial y sucesoria. Fernanda Guerrero, socia fundadora y especialista en Derecho de Familia y Canónico, y Ricardo López-Laguna, socio del área mercantil y fiscal, que se incorporó al Despacho tras su paso por Morgan Stanley y AB Asesores, nos hablan de su forma de entender la profesión y la actualidad del mundo jurídico.

¿Qué claves podría dar a la hora de realizar una adecuada planificación patrimonial y de sucesión?
RL: Creo que no existen recetas maestras. Debe estudiarse cada caso, hasta el punto de que puede ser peor para una familia contar con un protocolo familiar que no se ciña a su realidad y a la de su empresa que no tener ninguno y regirse por unos estatutos sociales bien redactados. Además, el sistema fiscal es muy dúctil, evoluciona rápidamente. Tan importante como el conocimiento de la normativa es tener sentido común y capacidad de trabajo para adaptarse a cada cliente y a cada supuesto. No es lo mismo dejar a cada uno de los cuatro hijos un 25% de una sociedad que tiene cuatro pisos, que un piso a cada hijo, y el abogado debe saber explicarlo, y no quedarse sólo en las implicaciones fiscales. Evidentemente, existen tendencias que difícilmente sufrirán alteraciones importantes, como la de una empresa familiar bonificada en los impuestos de patrimonio y sucesiones, sin perjuicio de que la normativa vaya adaptándose, por ejemplo para evitar que la bonificación se aplique a bienes no afectos a la actividad empresarial.
FG: Frecuentemente en las sucesiones existen más discrepancias a nivel emocional que económico. En estos casos es particularmente importante la rapidez en la resolución de los problemas, pues si se debe liquidar una sociedad o un patrimonio para dividir la herencia, hay que hacerlo lo antes posible, cosa que sólo puede conseguirse de mutuo acuerdo, pues los procesos judiciales se prolongan extraordinariamente.

 -¿Influye el criterio geográfico para planificar las herencias y administrar patrimonios?
RL: Por supuesto. Conocida es la exención del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en las transmisiones de padres a hijos en el País Vasco y Navarra, que viene de antiguo. Otras Comunidades Autónomas (empezando por las que se encuentran más próximas a las antes citadas, Cantabria y La Rioja) han ido estableciendo importantes bonificaciones, y hoy en Madrid están exentas en un 99% las donaciones a favor del cónyuge y descendientes, y las sucesiones si éstos tienen menos de 21 años. En definitiva, como las Comunidades Autónomas ingresan un porcentaje cada vez mayor de la recaudación del IRPF y del impuesto sobre sociedades, intentan atraer contribuyentes de patrimonios elevados gravando en menor medida las sucesiones.

 -¿Qué tendencias encuentra en cuanto a separaciones, divorcios y nulidades?
F.G.: Como es propio en el paso de un país confesional a uno laico, los plazos y exigencias legales se han ido flexibilizando hasta llegar a la famosa vía rápida. Realmente existía desde 1981 con el mutuo acuerdo, pero ahora en lugar de tener que esperar dos años desde que se contrajo el matrimonio para solicitar el divorcio, es suficiente con tres meses.
 No obstante, creo que no siempre se avanza en la dirección adecuada. Un ejemplo de ello es el tema de las custodias. Frecuentemente, las custodias compartidas (turnándose los progenitores por meses o trimestres en el domicilio familiar) resultan muy costosas y difíciles de ejecutar. En la mayoría de los casos la custodia de los hijos, que lleva aparejada el uso del domicilio familiar, se concede a la madre y es el padre quien tiene que salir del domicilio, pudiendo ver a sus hijos cada 15 días, y poco más. Debería intentarse, en beneficio de los menores, que las costumbres de cada familia se mantuvieran, por ejemplo permitiendo que los padres que siempre llevaban a sus hijos al colegio por las mañanas o los recogían por las tardes, puedan continuar haciéndolo.
 Respecto a las demandas de nulidad eclesiástica, quizás exista una tendencia social que las impulsa, pero lo cierto es que son casos difíciles y lentos, y es necesario contar con un profesional experimentado. Me enorgullece decir que he conseguido la nulidad en todas las causas que he defendido, o bien que ésta no se concediera, si mi cliente era el que se oponía. Debe tenerse en cuenta que precisamente en este ámbito no basta el mutuo acuerdo de las partes, que en el civil suele ser suficiente y, además, conveniente, aunque se remunere menos que un pleito.

 -¿Cuál es su opinión sobre los servicios franquiciados?
R.L.: Sinceramente, creo que Derecho y franquicia son dos términos casi contrapuestos. Las franquicias venden generalmente un producto empaquetado y de escaso valor añadido. Aunque en España el abogado cobre menos y esté peor considerado que en el resto del mundo occidental, su labor es igual de difícil e importante. El abogado ejerciente se ve obligado a actualizarse y adaptarse continuamente, tanto a los cambios de la normativa como a los requerimientos y a la psicología de los clientes y, si me apuras, de los propios jueces. Un auténtico asesor debe mantener una visión de conjunto sobre los asuntos, tan difícil de compaginar con la especialización, que también resulta necesaria. Quizá buena parte de nuestros problemas provengan de una carrera excesivamente masificada, teórica y poco exigente. En algún sitio leí que había más abogados en Madrid que en toda Francia.
F.G.: Un abogado debe, en primer lugar, evitar los problemas y, en segundo, resolverlos. Sin embargo, en ocasiones encuentro casos en los que los generan. Nosotros tratamos de mantener una calidad de servicio máxima, atendiendo a necesidades integrales con un contacto muy directo con el cliente. Esto es posible gracias a  una plantilla reducida pero muy cualificada. Ahora mismo contamos con un equipo de nueve abogados, de los cuales tres son asociados y tres junior, además de otros colaboradores estables.     

_______________
EL ABOGADO DE FAMILIA
¿Cuál cree que es el papel del abogado de familia y su importancia para la institución de la familia?
F.G.:Hemos aceptado frecuentemente casos de oficio por su implicación social y por considerar que se beneficia a la familia y, especialmente, al menor. Por ejemplo, conseguimos marcar un hito con la primera custodia compartida sin jurisprudencia previa. El abogado de familia debe dar un trato personal y directo al cliente, pero real, no de apariencias. Las cuestiones personales influyen decisivamente en los resultados, de modo que nuestros servicios acaban cubriendo muchos aspectos, para intentar dar una  respuesta  integral a sus necesidades legales.

Bufete Guerrero-Maraver

C. Alcalá, 87, 5º dcha, 28009, Madrid, Madrid, España

914 320 680

914 320 686

Contacta con Bufete Guerrero-Maraver