Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Razón

Sonia Velasco, Socio de Cuatrecasas

Inversiones extranjeras en la India

La India necesita integrarse en la economía mundial y requiere de la inversión extranjera para su desarrollo. Por eso, desde los últimos años, ha liberalizado significativamente su régimen de inversiones extranjeras, suavizado su burocracia administrativa y regulado numerosos incentivos fiscales a la entrada de divisas extranjeras.

En marzo el primer ministro indio, Manmohan Singh, se reunió en Nueva Delhi con el presidente de los Estados Unidos con el objeto de cerrar el Pacto de Cooperación Nuclear. Posteriormente, Singh mantuvo en la capital india otra reunión con el ministro de asuntos exteriores finlandés y próximo presidente del Consejo de la UE, Matti Vanhanen, con el objeto de reforzar el Acuerdo de Cooperación Económica con la Unión Europea y las relaciones comerciales entre Finlandia y la India.

El creciente papel político de la India en la escena internacional es sólo una muestra de la transformación político-económica experimentada por la mayor democracia del mundo en los últimos años, como lo es también su alto crecimiento económico, que se prevé del 6,3% para 2006. Algunos autores auguran que este país será en 2050 la tercera economía mundial después de China y Estados Unidos. Sin embargo, la India todavía es, según el FMI, un país en vías de desarrollo: el 35% de su población vive con menos de 1€ al día, y carece de las infraestructuras suficientes.

La India necesita integrarse en la economía mundial y requiere de la inversión extranjera para su desarrollo. Por eso, desde los últimos años, ha liberalizado significativamente su régimen de inversiones extranjeras, suavizado su burocracia administrativa y regulado numerosos incentivos fiscales a la entrada de divisas extranjeras.

Una de las medidas más relevantes de suavización del régimen de inversiones ha sido la creación, en el año 2000, de una ruta automática para la inversión extranjera que permite la participación directa de inversores en determinadas entidades indias, sin necesidad de obtener una autorización previa y con el único requisito formal de hacer una comunicación de la inversión al Banco Central Indio (Reserved Central Bank) en el plazo de un mes desde la inversión.
 Por otra parte, la India ha regulado en los últimos años numerosos incentivos fiscales a la inversión, como por ejemplo, vacaciones fiscales (de hasta 10 años) de los beneficios procedentes de I+D o de desarrollo de infraestructuras, o las Export Oriented Undertakings (EOU). Estas últimas son entidades industriales ubicadas en la India que exportan casi toda su producción, y se benefician así de una exención de los aranceles de importación de la materia prima. Teniendo en cuenta los bajos costes laborales y el potencial humano que caracteriza a la India, las EOU son sin duda un incentivo interesante para la deslocalización de la  producción de la industria occidental.
Por último la India, con su población de más de mil millones de habitantes- previsiblemente el país más poblado del planeta en 2050- es un país donde la inversión de España ha sido escasa.

Con el fin de ayudar a las empresas españolas en sus planes de inversión o comercialización de sus productos en la India, el Ministerio español de Industria, Turismo y Comercio ha publicado recientemente un Plan Integral de Desarrollo del Mercado destinado a la India. Este Plan es una ambiciosa propuesta de medidas de apoyo al comercio y a la inversión en la India, y de promoción del mercado español, con el objeto de fomentar la internacionalización de la empresa española en la India. Este Plan ha asumido un enfoque realista del mercado y la economía local que, si bien ofrecen grandes oportunidades para el inversor español, presentan numerosos riesgos como la densa burocracia empresarial de la India, su excesiva segmentación social y geográfica, la inmensidad de su territorio, la deficiencia de sus infraestructuras o su elevado déficit público.

España prevé destinar aproximadamente 20 millones de euros en actuaciones destinadas a salvar éstos y otros obstáculos, mediante el incremento de su presencia institucional en la India y de medidas de promoción e información sobre la oferta española en la India y la oferta de la India en España, entre otras.

En conclusión, el establecimiento de la empresa española en el mercado indio no tiene garantizado un beneficio a corto plazo. Sin embargo, es innegable, en vista de las oportunidades que ofrece este mercado, que una inversión realizada desde la conciencia de las dificultades existentes y con el asesoramiento oportuno revertirá necesariamente en un rentable beneficio a largo plazo. 
 Finalmente, para planificar una inversión en India es relevante tener en cuenta que este país tiene una amplia red de Convenios para evitar la Doble Imposición (CDI). Esta red permite que el inversor extranjero se beneficie de una tributación más reducida que la resultante de la legislación interna en algunos supuestos.  

Cuatrecasas, Gonçalves Pereira

Passeig de Gràcia, 111, 08008, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.cuatrecasas.com

/cuatrecasasgp

@cuatrecasas

932 905 500

932 905 567

Contacta con Cuatrecasas, Gonçalves Pereira