Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Berta Colell y Carlos Peláez, Directora Técnica y Gerente de la unidad de negocio de Aquatreat

Un adecuado saneamiento en todos los pequeños municipios, la gran asignatura pendiente

Las ciudades exigen un abastecimiento de agua cada vez mayor y por tanto generan cada vez más aguas residuales. La gestión de estas aguas y su depuración es vital, ya no para las ciudades del futuro, sino para las del presente. 

-Jugando a ser videntes, ¿cómo ve el futuro en este ámbito? ¿Cuál cree que pueda ser la tendencia?

Las ciudades del futuro serán totalmente autónomas y más respetuosas con el medioambiente. Se acabará depurando todo y aprovechando todo, aplicando tecnologías similares a las que hoy ya utilizan los astronautas en misiones espaciales de larga duración, que reciclan su propia orina, los residuos orgánicos y el CO2 producto de la respiración y proporcionan agua, alimentos y oxígeno.

-¿Cuáles son los principales retos que las ciudades del futuro tienen que solventar en el ámbito del tratamiento de aguas residuales?

Por un lado la red de drenaje. Las ciudades son de asfalto, es decir, impermeables y cuando llueve hay problemas de arrastres de sólidos en suspensión y otros contaminantes como hidrocarburos producidos por el tráfico. Los arquitectos del futuro se enfocarán en mejorar la resiliencia de las ciudades y deberán repensar su diseño, por ejemplo, introduciendo sistemas urbanos de drenaje sostenible (SUDS), tecnologías desarrolladas para minimizar tanto las inundaciones como la contaminación durante episodios de lluvias intensas. A nivel del ciudadano será un reto lograr la integración de la gestión de agua en la domótica del hogar para controlar consumos, temperatura, e incluso detectar fugas o averías tanto de la red de agua de suministro como la residual.

-¿Hay algún tema todavía por resolver?

El gran problema es la salinidad del agua, tenemos agua con gran carga contaminante en sales. Aunque técnicamente el problema se puede resolver, aún no se ha desarrollado una tecnología lo suficientemente económica y eficaz como para que se extienda en el mercado. Además, en España, tenemos un agua de red con elevada salinidad que obliga a las industrias a instalar equipos de osmosis antes de usar el agua en sus procesos de fabricación. Los rechazos de estas ósmosis junto con el resto de vertidos industriales a la red de saneamiento agudizan el problema de salinidad. La contaminación orgánica, en general, es tratable de manera sencilla con depuradoras biológicas.

-¿Cuáles son los problemas, no del futuro, sino del presente?

Minimizar las pérdidas de agua en el sistema de distribución y drenaje. Hay tecnologías guiadas por geolocalización que sirven para cartografiar redes antiguas y detectar fugas, mientras que otras son capaces de reparar de forma no intrusiva, con recubrimientos químicos, estas fisuras.. Y el problema más urgente, que todos los municipios dispongan de saneamiento, que puedan tratar sus aguas residuales en depuradoras fiables y eficientes sin contaminar el medioambiente.

-¿Hay municipios en la actualidad que no dispongan de esta red?

Debido a la crisis hay muchísimos municipios, sobre todo con poblaciones inferiores a los 2000 habitantes equivalentes, que disponen de tecnologías de tratamiento muy antiguas o vierten sus aguas residuales directamente al medio. El objetivo principal de Aquatreat es poder dar un servicio y una solución que sea económica y técnicamente viable, además de reducir el consumo energético relacionado con el agua. En definitiva que el tratamiento del agua impacte lo menos posible en el entorno, reduciendo la huella ambiental.

-¿De qué tipo de soluciones técnicas disponéis en Aquatreat para llevar a cabo los proyectos de tratamiento de aguas residuales? 

El producto estrella de Aquatreat son las depuradoras biológicas compactas con eliminación de nutrientes enfocadas para pequeñas poblaciones (10.000 habitantes equivalentes o menos), a las que se les incorpora un tratamiento terciario de regeneración si se requiere. Es aplicable a toda carga contaminante que tenga materia orgánica y exceso en nitrógeno o fósforo, ya sea industrial o urbana, cuyo mantenimiento es muy sencillo. 

-¿Cuál es su funcionamiento?

En una depuradora biológica se simula un proceso natural intensificándolo en un punto. A partir de un óptimo diseño, con el aporte de aire y las purgas de lodos adecuadas se desarrollan en un depósito las condiciones para el crecimiento de bacterias que tienen capacidad de eliminación de materia orgánica.

 -¿Cuáles son las principales líneas de negocio de Aquatreat?

El diseño y la fabricación de depuradoras con suministros de equipos llaves en mano, el mantenimiento, la ampliación y el rediseño de depuradoras ya existentes para cumplir las normativas actuales.

-¿Qué proyectos relevantes habéis realizado en los últimos años?

Podemos destacar equipos de depuración para hoteles y campos de golf con regeneración y reutilización (H.Catalonia, Camposol), urbanizaciones de lujo como La Zagaleta, municipios del Pirineo de Lérida (PSARU ACA) o del alto Órbigo (Castilla León), equipos para industria alimentaria (Bodega Iniesta, Font Vella), centros penitenciarios como el de El Catllar (Mas Enric, Tarragona) y depuradoras suministradas a comunidades de Haití a raíz de los terremotos.

-Actualmente el vertido cero es el gran reto del sector de la depuración. ¿Es así también con Aquatreat?

Por supuesto. Es así para cualquier empresa que trabaje en este ámbito, el ZLD Zero Liquid Discharge, es el gran reto, pero hasta el momento tanto técnica como económicamente es muy complicado de implantar. Habría que reducir al 100% el vertido de agua y reutilizar todas las aguas en el ámbito urbano e industrial. Pero es algo que no hay duda que se acabará consiguiendo, quizás en las ciudades del futuro.

-La I+D+i, en este sector, es un factor muy importante. ¿Qué tipo de proyectos habéis desarrollado en los últimos años y en qué iniciativas de investigación os encontráis trabajando actualmente?

De los proyectos de I+D+i destaca nuestra participación en el proyecto europeo Greenlysis (http://www.life-greenlysis.eu/) con una planta piloto en la EDAR de Montornés del Vallès para demostrar la viabilidad técnica de reducir el consumo energético y la huella ambiental de una estación de depuración de aguas residuales (EDAR). Por otro lado estamos trabajando con tecnología TIC de la que se beneficiaran nuestros clientes. Teniendo un ordenador central en Aquatreat podemos disponer de un control exhaustivo a tiempo real que nos permite conocer el estado y la calidad del efluente de cada una de nuestras depuradoras desde el momento en que el cliente o el Ayuntamiento lo deje en nuestras manos. De esta manera llevamos a cabo un mantenimiento mucho más eficiente y práctico para nuestros clientes. También estamos desarrollando la supercompactación de las depuradoras a través de diferentes tecnologías que abarcan des del fango granular, MBR o MBBR con el objetivo de poder tener mucha más capacidad de depuración en mucho menos espacio, sin olvidar la minimización del consumo energético.

-¿Cuál es la filosofía de funcionamiento de Aquatreat?

En Aquatreat sabemos que ofrecer y dar un buen servicio es esencial y básico. En nuestro trabajo queremos ir más allá, solucionando problemas con agilidad y rapidez, acompañando a nuestros clientes y adaptándonos a sus necessidades. Realizamos vigilancia tecnológica que nos permite estar actualizados en los últimos avances e innovaciones del sector y tomar decisiones estratégicas para reenfocar nuestros recursos y/o buscar aliados.

-¿Qué diferencia a Aquatreat de otras empresas de la competencia?

La experiencia, la capacidad de adaptación, la disposición de SAT y de talleres propios para la fabricación, puesta en marcha y control del proceso productivo, y la habilidad de introducir las tecnologías punteras en tratamiento de aguas residuales a aplicaciones de menor escala, donde su implantación es aún escasa debido a los elevados costes por m3 de agua tratada que supone. 

Contacta con Aquatreat