Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Razón

Entrevista a Víctor Moreno Catena, Director del Máster en el ejercicio de la Abogacía de la Universidad Carlos III

"El Derecho es una actividad eminentemente práctica; es la regulación de la vida social"

El Máster en el ejercicio de la Abogacía de la Universidad Carlos III de Madrid tiene su origen en que antes los abogados comenzaban su andadura profesional sin instrumentos para enfrentarse a un caso práctico.

Este Máster se imparte desde hace 10 años a Licenciados en Derecho que requieren de una formación práctica para desempeñar su labor como Abogados y ofrecer asesoría jurídica a empresas. Su Director y artífice, Víctor Moreno Catena, nos explica cómo surgió esta iniciativa de acercar el mundo académico a la realidad de la práctica profesional.

¿Qué objetivos y filosofía básica tiene este Máster?
Nuestros abogados comenzaban su andadura profesional sin instrumentos para enfrentarse a un caso práctico, lo cual es un contrasentido porque el Derecho es una actividad eminentemente práctica ya que no es más que la regulación de la vida social.
 En 1985 ya sentí necesidad de paliar esta situación y creé la Escuela de Práctica Jurídica en Santiago de Compostela en colaboración con el colegio de Abogados. El Máster en el Ejercicio de la Abogacía de la Universidad Carlos III de Madrid se creó con esa misma filosofía en octubre de 1996.
 Se trata de que los alumnos reciban una formación práctica que abarque todas las materias que los juristas utilizan de forma continua en el ejercicio de la Abogacía, dotándoles de una preparación técnico-jurídica mejor, y de que reciban una formación completa sobre los problemas jurídicos que deben resolverse cotidianamente en el seno de la asesoría jurídica de una empresa.
 Se trata de que los alumnos reciban una formación práctica que abarque todas las materias que los juristas utilizan de forma continua en el ejercicio de la Abogacía, dotándoles de una preparación técnico-jurídica mejor, y de que reciban una formación completa sobre los problemas jurídicos que deben resolverse cotidianamente en el seno de la asesoría jurídica de una empresa.
 -¿Se dirige sólo a los recién licenciados o también a los profesionales?
El Máster está enfocado bien a recién licenciados en Derecho o a aquellos que llevan algún tiempo trabajando en despachos. Lo normal es que los grandes despachos den su propia formación continua, pero en el caso de los medianos, los abogados siguen sintiéndose inseguros en su ejercicio y, de hecho, los propios bufetes nos mandan a veces a su gente.
-¿Cómo se organiza el plan de estudios y cuál es la metodología docente?
El Máster se imparte en dos años. El primero consta de 1000 horas de docencia, pero con un enfoque completamente práctico. Se incide en Asesoría Jurídica a empresas en lo referente a Derecho Societario, libre competencia y en materia tributaria, todo ello incluyendo su vertiente internacional.
 Los alumnos además pasan ocho semanas tutelados por un juez y cuatro semanas con un fiscal, con un máximo de dos alumnos por cada uno. El segundo año lo pasan entero realizando prácticas en uno de los despachos o asesorías jurídicas de empresas con las que colaboramos.
 -¿Hasta qué punto es necesaria la formación continua para el profesional del Derecho?
La formación continua es imprescindible para los profesionales del derecho sea cual sea su especialidad debido a los continuos cambios legislativos y jurisprudenciales que se producen.
 -¿Cómo conjugar la base teórica a impartir con la explicación de las últimas novedades en el campo legal?
Somos muy flexibles y la metodología permite adaptarse perfectamente. Incluimos nuevos bloques cada año para adaptarnos a las demandas del mercado laboral y también damos cursos monográficos como el de 20 horas sobre contabilidad que comienza ahora o el próximo sobre fusiones y adquisiciones, de innegable actualidad. 

_____________
ACCESO A LA PROFESIÓN
España es el único país en toda Europa en el que hay acceso libre a la abogacía tan sólo con obtener la Licenciatura. Antes se utilizaba la figura de la pasantía como complemento formativo práctico, pero la especialización a la que tienden los despachos y el número actual de licenciados hacen imposible que se absorba la oferta.

Contacta con Universidad Carlos III de Madrid