Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Nuria Bordera, Gabriel Buendía, Juan Bascones y Joan Ramon Garcés

"El láser convierte en ciencia lo que antes parecía ficción"

Fundado en 1996 y actuando como el servicio central del Centro Médico Teknon desde 1998, el Instituto de Fotomedicina es un referente internacional en la aplicación del láser en los tratamientos médicos. 

-Ustedes arrancaron en 1996 como una Plataforma Láser para formar a especialistas en esta técnica. ¿Cómo se definirían ahora?
El Instituto de Fotomedicina es un caso singular. No somos un centro médico al uso donde se hacen todo tipo de tratamientos y además se utiliza el láser. Al contrario, el láser constituye el núcleo a partir del cual se articula todo lo que hacemos; nos enfocamos exclusivamente en aplicar la luz en aquellos campos de la medicina donde esta puede hacer una contribución. Y estamos técnica y profesionalmente capacitados para ello. Tanto los integrantes de la Unidad de Láser Cutáneo liderados por la Dra. Eva Ciscar, como el cuerpo de técnicos láser para cirugía están entrenados para manejar todos los dispositivos. Y no es tarea fácil. Piense que contamos con diferentes equipos de láser adaptados a cada tratamiento y nuestra investigación es constante, así como la formación. Le daré un cifra, desde nuestra creación hemos realizado más de 9.000 intervenciones quirúrgicas. Anualmente participamos en más de 800 cirugías y realizamos casi 6.500 tratamientos de láser cutáneo. El láser es nuestro leitmotiv, algo inherente a nuestra actividad. 
 
-¿Cuáles son las principales áreas de trabajo del Instituto de Fotomedicina?
La primera es la aplicación del láser en dermatología (rejuvenecimiento facial, skin care, dermatología clínica, manchas en la piel, cicatrices, acné, eliminación de tatuajes, depilación, etc.). Una segunda línea de trabajo es el láser en cirugía, donde proveemos de los equipos a todas las especialidades que usan el láser como técnica alternativa o de preferencia. Me refiero a intervenciones en especialidades tan diversas como la urología, cirugía torácica, otorrinolaringología, cirugía plástica, proctología traumatología, cirugía vascular o ginecología. Nuestro tercer gran campo de trabajo es el de la fototerapia regenerativa. Este incluye el tratamiento del dolor, el láser para la eliminación del ronquido o para tratar la incontinencia urinaria de la mujer a través del rejuvenecimiento vaginal, que es un deterioro muy común después del parto o con la llegada de la menopausia. Por último destacaría que todas estas intervenciones, desde la cirugía más compleja a una depilación, la realizan exclusivamente médicos.
 
-Hablaban ustedes de cómo el láser va camino de ser del gold standard, el tratamiento idóneo ante muchas intervenciones.
Sin duda el láser presenta una serie de ventajas importantes. El primero es que la luz es estéril y en función del tipo de láser (de su color –también llamado longitud de onda– de su potencia, de la duración del pulso, etc.)su efecto va a cambiar. Fíjese que hay láseres que sólo son específicos de hemoglobina, pudiendo discriminar entre la de la sangre arterial y la venosa; hay láseres para pigmentos (por ejemplo, melanina), u otros que tienen una gran captación por el agua.
 
-¿Y para el particular qué mejora supone?
El corte con láser es menos invasivo. Podemos controlar la agresividad del tratamiento sin perjudicar al resto del tejido. Lo que supone una mejor y más rápida cicatrización y recuperación. Por ejemplo en una operación de próstata con láser, en circunstancias normales, no sólo se acorta la duración de la intervención, también se requiere menor tiempo de hospitalización que se reduce a pasar 24 horas en el hospital. Una de las razones es la afinidad de ese láser por la hemoglobina lo que aumenta la coagulación y por consiguiente disminuye la hemorragia y la perdida de líquido, que es una de las complicaciones de las prostatectomías. Otro buen ejemplo es la intervención de hernias discales mediante láser si el disco no está roto. La intervención dura media hora, el paciente se va a casa y a la semana nota un gran mejoría. En definitiva el láser supone una mejora para el paciente y un menor coste para el centro médico, siempre y cuando el procedimiento lo lleven a cabo manos expertas. Los cirujanos con los que trabajamos son todos grandes especialistas en láser. 
 
-¿Cuál es el perfil de usuario del Instituto de Fotomedicina?
Tenemos un perfil amplio y poco definido porque cubrimos muchas especialidades. Como particular, nuestro perfil de cliente es aquel que conoce las ventajas del láser en otros campos, como el dermoestético, y que viene de motu proprio o derivado por su especialista. También colaboramos con mutuas que cubren todo o parte de este tipo de tratamientos. Contamos también con unos forfaits dirigidos a particulares con precios cerrados para determinadas intervenciones comunes como varices, próstata, hemorroides, etc. También ayuda, por supuesto, la publicidad que nos dan las diferentes clínicas con las que colaboramos, como Centro Médico Teknon donde somos el servicio central de láser. 
 
-Hacían mención a su labor docente e investigadora…
En la vertiente docente, hemos impulsado un Máster de Fotomedicina y Aplicaciones Cutáneas del Láser junto a socios tan extraordinarios como lo pueden ser la UPC, el ICFO y la Fundación Quirón, así como un plantel de profesores excepcionales. En cuanto a la investigación, tenemos una intensa actividad orientada hacia la bioingeniería cutánea que nos permite mantener la condición de pioneros en las aplicaciones actuales y futuras del láser tanto médica como tecnológicamente. En nuestro trabajo objetivamos mediciones de la piel y añadimos el factor de calidad de innovación en estudios de eficacia en cosmética, siguiendo el modelo francés. Para ello contamos con aparatos únicos en España que en otros países sí tienen grandes grupos cosméticos internacionales. Numerosos centros de eficacia y laboratorios acuden a nosotros para conocer nuestra actividad investigadora en análisis clínicos que estudia los efectos que experimentan las moléculas cuando incide la luz sobre ellas variando el efecto sobre el tejido. También colaboramos con diferentes clústeres tecnológicos como SECPhO. 
 
-¿Cuáles son sus planes de futuro del Instituto de Fotomedicina?
El láser es a la medicina del siglo XXI lo que la electricidad fue a la del siglo XX. Una revolución transversal de la que estamos viviendo solo el principio. Cada día se producen avances tecnológicos que se irán plasmando en nuevos dispositivos. Algunos están incluso más cerca de lo que pensamos. Van a llegar nuevos láseres como el de luz azul o el de femtosegundos que volverán cambiar los paradigmas de la medicina tanto en el diagnóstico como en el tratamiento, y nosotros queremos ser un actor relevante de ese cambio. 
Institut de Fotomedicina

C. Vilana 12, planta -1, 08022, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.fotomedicina.com

/fotomedicina

934 343 737

Contacta con Institut de Fotomedicina