Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Razón

Fernando Quicios Dorado, Socio del área de Mercantil y Financiero de PEREZ-LLORCA

Breve reseña acerca de la normativa aplicable a los hedge funds en España

Instituciones de Inversión Colectiva de Inversión Libre:

Los llamados comúnmente “hedge funds” o “fondos de gestión alternativa”, y denominados en España por la normativa aplicable “Instituciones de Inversión colectiva de Inversión Libre” (“IICILs”) son fondos de inversión (u otros instrumentos de inversión colectiva) que invierten su patrimonio en productos más agresivos que aquellos en los que invierten los fondos tradicionales. Estos instrumentos de inversión han obtenido en los últimos años, con carácter general, rentabilidades anuales medias superiores a las de los índices de los principales mercados del mundo. Estos resultados han convertido a estos productos en alternativas de inversión atractivas para un buen número de inversores, lo que ha posibilitado un espectacular desarrollo del mercado de estos productos.

La primera regulación en España de los IICILs tuvo lugar mediante el Real Decreto 1309/2005, de Instituciones de Inversión Colectiva (el “Real Decreto”), de desarrollo de la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de Instituciones de Inversión Colectiva. Sin embargo, ciertos aspectos concretos de las IICILs, en particular referidos a sus sociedades gestoras, quedaron pendientes de desarrollo por parte de la CNMV. Este desarrollo ha tenido lugar principalmente mediante la Circular 1/2006, de 25 de abril, de la CNMV, sobre IICILs (la “Circular”).

El Real Decreto establecía, con carácter general, que a las IICILs les eran de aplicación las reglas sobre Instituciones de Inversión Colectiva de carácter financiero incluidas en el Real Decreto, con ciertas excepciones. Las más relevantes de las citadas excepciones son las siguientes: (i) obligatoriedad de realizar un desembolso mínimo inicial de 50.000 euros para poder ser accionista o partícipe de una IICIL; (ii) restricción de la comercialización de las IICILs a inversores cualificados; (iii) obligatoriedad de que las IICILs tengan un mínimo de 25 accionistas o partícipes; (iv) posibilidad de invertir en cualquier tipo de derivado, cualquiera que sea la naturaleza de su subyacente, atendiendo a principios de liquidez, diversificación del riesgo y transparencia; y (v) no sujeción al límite máximo de las comisiones de gestión, depósito, suscripción y reembolso aplicables a las IICs.

La CNMV, mediante la Circular, ha establecido los requisitos específicos aplicables a las gestoras de IICILs. En resumen, (i) no se ha creado una nueva figura de gestora, dedicada exclusivamente a las IICILs, sino que las gestoras existentes podrán llevar a cabo esta labor, aunque cumpliendo ciertos requisitos adicionales; (ii) se ha regulado en detalle los medios organizativos y de control de riesgos exigibles a las gestoras; (iii) se ha regulado las relaciones entre las sociedades gestoras y los intermediarios financieros que proporcionan financiación y otros servicios a la IICIL; y (iv) se establece el contenido del documento de consentimiento del inversor, en el que éste manifiesta su conocimiento de los riesgos inherentes a la inversión en fondos de fondos de inversión libre.    

Perez-Llorca

C. Alcalá, 61, 28014, Madrid, Madrid, España

www.perezllorca.com

Contacta con Perez-Llorca