Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Antonio García Julià, abogado y mediador fundador de García Julià Abogados

"La mediación es una gran ayuda en un proceso que no excluye la figura del abogado"

Fundado en 1977, el despacho García Julià Abogados fue el primer bufete especializado en derecho civil de Sant Cugat del Vallès, apostando siempre por el trato cercano.

-¿Es la atención personalizada una de las claves para solventar cualquier conflicto?
Trabajamos siempre bajo la perspectiva de un trato muy personalizado, tanto por mi parte como de todos los profesionales que colaboran conmigo. Lo que pretendemos siempre es ofrecer un servicio completo y adaptado a cada cliente.
 
-¿La crisis económica de los últimos años ha comportado que sea, por ejemplo, más difícil una separación?
El derecho familiar ha sufrido un cambio sustancial en los últimos cinco años porque en este periodo han coincidido dos cuestiones que afectan directamente a la familia. Por un lado, la reforma en el tema de cómo ejercer la guarda, ya que en el pasado era prioritario y preferente un sistema de custodia exclusiva mientras que ahora la custodia compartida casi es la norma. Al respecto, decir que la custodia compartida no es la panacea y no en todas las situaciones es la fórmula más idónea para preservar los intereses de los menores. Y por el otro lado, se ha unido la crisis económica, que ha provocado que las demandas de modificación de efectos sean hoy en día las más importantes en número. Asimismo, antes, cuando una pareja era propietaria de una vivienda podía liquidar el patrimonio en caso de separación y repartirse los diferenciales que podían generarse entre el precio de venta y la carga hipotecaria, pero hoy en día, si se pone a la venta un piso adquirido en los últimos 5 o 10 años, lo más normal es que con el producto de la venta  no puedan, ni tan siquiera, saldar ni la hipoteca, con lo que los cónyuges están obligados a mantenerse en la copropiedad, lo que genera conflictos en la atribución del uso de difícil, y no siempre justa solución.
 
-Y aquí es donde entra en juego la mediación familiar. ¿En qué consiste?
A través de la mediación lo que se intenta conseguir es una fórmula que sea satisfactoria para las dos partes, y que quede en el ámbito de decisión de los propios afectados. Este es el espacio en el que entra la institución de la mediación gamiliar, pero la mediación no es tan sólo una fórmula de resolución de conflictos familiares,  sino que también un sistema alternativo de resolución general de conflictos.  De hecho, actualmente el órgano jurisdiccional recomienda que, ya sea antes del inicio de la vía contenciosa o cuando  el conflicto ya está sometido al órgano jurisdiccional, se inicie un proceso de mediación que si bien mantiene el principio de la voluntariedad, se recomienda, como muy positivo y útil, pues queda amparado por la confidencialidad y por la imparcialidad del mediador. 
 
-Por lo tanto no se desplaza la figura del abogado…
No, de ninguna forma el abogado queda desplazado en el proceso de mediación, pues el proceso de mediación finaliza, en el caso de haberse asumido un acuerdo, en un pacto de mediación, que en el ámbito del derecho de familia debe convertirse en un convenio de separación o divorcio que deben redactar los respectivos abogados y los pactos de mediación conformarán la redacción del Plan de Parentalidad preciso en el convenio de separación o divorcio. El mediador puede ser un partner en un proceso de negociación cuando las partes se “enquistan” en uno o más puntos y la función del mediador sería generar comunicación entre las partes para obtener una fórmula satisfactoria para ambas, sin someterse a la decisión jurisdiccional. 

García Julià Abogados

Av. Catalunya, 22, 1r, 2a, 08172, Sant Cugat del Vallès, Barcelona, Catalunya, España

936 744 108

Contacta con García Julià Abogados