Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Vicente Ruiz Amat, director de Ruiz Procuradores

"Una mayor asignación de presupuesto agilizaría mucho los trámites judiciales"

Procuradoría Ruiz es toda una referencia en Terrassa, y el secreto de su éxito, como afirma su director está “en contar con un equipo formado a conciencia, con ganas de aprender y amor por la profesión de la procura”. 

-¿Qué servicios ofrece Procuradoría Ruiz?
Aparte de los servicios propios obligados de la profesión por la Ley de Enjuiciamiento Civil como son representar al cliente en todo tipo de procedimientos judiciales (el abogado es quien lo defiende, pero es el procurador quien lo representa) y gestionar el trámite de los procesos judiciales y administrativos, llevamos a cabo otros servicios como mandatarios del cliente, a través del letrado o directamente de representado. Entre ellos están por ejemplo el de depósito, ya que contamos con unas naves industriales donde depositamos bienes embargados. También, para la práctica de lanzamientos, de ocupaciones o de entradas tenemos un servicio propio de cerrajería y en el caso de que el inmueble haya sido destrozado por sus ocupantes, también contamos con un equipo especializado en restauración y rehabilitación de edificios. En resumen, no nos dedicamos sólo al ámbito procesal puro y duro, sino también a las consecuencias de los actos procesales. Por otro lado, hacemos todas las notificaciones que nos permite la ley siempre que nos lo pida el cliente, llevando a cabo unas 200 mensuales. Para ello tenemos una infraestructura creada, con vehículos y un procurador fijo para estas certificaciones, con dos testigos si es preciso.
 
-¿Cuáles son sus áreas de actuación?
Yo soy de la opinión de que las áreas de actuación deben ser lugares en los que pueda estar personalmente, ya que los clientes valoran que conozcas los territorios en donde los trabajas. Ahora mismo ejercemos en los partidos judiciales de Terrassa, Manresa, Rubí, Granollers, Sabadell, Berga, Cerdanyola y Mollet del Vallès, y en Barcelona también actúa la compañera Begoña Callejas, pero nuestra intención no es limitarnos a estos territorios, sino seguir creciendo.
 
-¿Cree que la figura del procurador está suficientemente reconocida?
La figura del procurador no está valorada ni conocida suficientemente pero eso no sólo ocurre con el procurador, sino que hay un desconocimiento de las profesiones jurídicas en general. Para el ciudadano de a pie el protagonista del pleito es el abogado, pero en realidad, quien va a diario al juzgado y conoce todo el procedimiento es el procurador. Nosotros realizamos el seguimiento técnico procesal, la ejecución y la práctica de los actos de comunicación. Es algo que, en mi opinión debería enseñarse en las escuelas. Los procuradores somos un vínculo necesario de comunicación entre el Tribunal y el cliente, y la dirección letrada y hoy en día con las comunicaciones conocemos a la parte demandada, le explicamos sus derechos, su problema, le damos una información muy importante en su caso particular, sin ningún tipo de arrogancia, a veces en el comedor de su propia casa o en la cocina, es una buena función social. Nuestro trabajo no consiste sólo en entregar las notificaciones procesales, sino que hacemos el trabajo duro, lo cual incluye, por ejemplo, dar la cara cuando hay que embargar bienes, desahucios y últimamente vemos situaciones familiares dramáticas en las que intentamos aliviarles en la medida que podemos dentro de su grave problema.
 
-¿Cuáles diría que son sus valores añadidos con respecto a otras procuradorías?
Los valores añadidos de nuestra procuradoría son, sobre todo, la experiencia y la especialización. Tenga en cuenta que yo llevo más de 30 años de profesión. También valoramos mucho la formación, de nuestros empleados, dedicamos mucho tiempoa ello, algo de lo que me siento muy orgulloso es que varios procuradores de Terrassa se han formado aquí. Por último, algo muy importante en esta profesión es tener la agilidad necesaria para adaptarse a los cambios, y esa es precisamente una de las señas de identidad de la Procuradoría Ruiz.
 
-¿Qué opina de las tasas judiciales?
Opino que es de las medidas más perjudiciales que se han tomado en la justicia de nuestro país desde la instauración de la democracia. Yo que llevo mucho años en la profesión y he visto algo similar, cuando había que pagar unas tasas judiciales por períodos, celebré que se abolieran estos gastos para respetar un principio fundamental que es la asistencia jurídica independiente y gratuita. La instauración de las tasas judiciales ha reducido la contenciosidad, una familia normal sin derecho a justicia gratuita no puede pagar 800 euros de tasa por una apelación porque una vez pagada la hipoteca y los gastos necesarios para subsistir, a una familia de clase media no le quedan 900 euros netos, por eso me hace gracia cuando se dice que los procuradores encarecen la justicia. No se puede solucionar la crisis vulnerando derechos fundamentales, no vale todo. Las tasas judiciales son, en mi opinión, un paso atrás.
 
-¿Qué supone para la procuradoría la nueva modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil y cuáles son las nuevas atribuciones con respecto a las que ya tienen?
Actualmente se están planteando mucho las nuevas funciones de los procuradores, pero de momento, la última modificación efectiva fue la de las notificaciones del artículo 152, que da la posibilidad de practicar personalmente los actos de comunicación (notificaciones, requerimientos, citaciones y emplazamientos) que sean encomendados por el letrado o por el cliente, o sean decretados por el Secretario Judicial. Nosotros ya las aplicamos al 100%, ya que nos piden muchos clientes que lo hagamos. Entre los nuevos cometidos de esta ley estaría el reconocimiento de la capacidad de certificación para que las notificaciones realizadas produzcan plenos efectos cuando el destinatario se encuentre en su domicilio y se niegue a recibir la copia de la resolución, junto a la condición de agentes de la autoridad en determinados momentos del procedimiento. Al final todo lo que se pretende con estas medidas de la participación del procurador en acciones públicas es agilizar la justicia, convalidar actuaciones que antes se realizaban por los juzgados. La futura reforma prevé que tengamos más potestad para agilizar justicia, pues seamos sinceros no hay presupuesto para contratar más funcionarios, no se convocan oposiciones y, a veces, un procurador, tendrá que hacer estas funciones públicas, las cuales, por otro lado no creo que vayan a ser excesivas. De todos modos se habla mucho, pero desarrollar varias leyes orgánicas, todas ellas en fase de proyecto. Personalmente me preocupa el desarrollo de esas leyes, las normas no sirven sino se invierte en Justicia.
 
-¿De qué modo, bajo su punto de vista, podrían agilizarse los trámites judiciales?
Principalmente con un mayor presupuesto, ya que no se puede ser demócrata y dejar la justicia abandonada económicamente. La justicia ha sido siempre “el pariente pobre”, en cuanto a las asignaciones de presupuestos del Estado, desde la instauración de la democracia y ya no hablo de la dictadura, lo cual es muy grave teniendo en cuenta que junto con la sanidad y la escuela pública es uno de los tres pilares fundamentales del Estado de Derecho. Es donde menos se invierte, con recortes de personal, de funcionarios públicos, etc. Hay juzgados actualmente en Catalunya con unas carencias de lo más básico. Se tienen que convocar plazas de jueces, se tiene que cambiar el sistema arcaico de acceso a la judicatura y secretaría judicial, en definitiva, se le ha de dar la importancia que se merece al sistema judicial. Faltan jueces y hay que crear un cuerpo de funcionarios que se sienta a gusto económicamente, de promover y disfrutar de la vocación pública jurídica. Cuando un funcionario tiene problemas de falta de material de oficina, es que vamos muy mal. Por otro lado, también es fundamental la incorporación de nuevas tecnologías, plataformas tecnológicas bien implantadas y unificadas territorialmente que ayuden a optimizar la gestión de procedimientos judiciales y la información permanente a los ciudadanos de la situación de los expedientes.
 
-¿Cuáles son los planes de futuro de Procuradoría Ruiz?
Nuestros planes de futuro son seguir creciendo como despacho y continuar ofreciendo los mejores servicios de gestión procesal a nuestros clientes con el rigor y la profesionalidad que siempre nos han caracterizado. Actualmente estamos muy a la expectativa de las futuras modificaciones que se están anunciando, para adaptarnos a los nuevos tiempos.
Ruiz Procuradors

C. Galileu, 234, 1r, C, 08224, Terrassa, Barcelona, Catalunya, España

www.ruizprocurador.com

937 890 429 / 937 890 457

937 808 970

Contacta con Ruiz Procuradors