Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Entrevista a Eric Delgove, Socio Responsable de Consultoría de DELOITTE

"El papel del consultor es acelerar el cambio y difundir nuevos conceptos"

“El outsourcing es una tendencia imparable, una realidad que está entrando en su fase de madurez”

"El papel del consultor es acelerar el cambio, la difusión de nuevas ideas y nuevos conceptos que muchas veces vienen de fuera. Por ello el perfil de consultor debe cumplir fundamentalmente dos requisitos: tener un excelente nivel académico y mucha inquietud. En este sector la herramienta básica de trabajo son las personas y de su sensibilidad y capacidad de captar estímulos depende poder ir siempre un paso por delante en beneficio de nuestros clientes".

Así piensa Eric Delgove, socio de Deloitte, una de las principales firmas de servicios profesionales de España, que nos ofrece en esta entrevista una mirada personal y profesional sobre la consultoría y sus profesionales. Una mirada sobre la realidad empresarial española doblemente exterior: como consultor y como extranjero.
Los esfuerzos por reforzar la reputación del sector tras los escándalos del pasado están dando sus frutos. Enfrentadas al constante reto de evolucionar más rápido que el mercado, las grandes consultoras parecen dispuestas a resolver algunas asignaturas pendientes.

 -¿En España se saca partido de la figura del consultor?
Las empresas deben buscar el equilibrio entre delegar algunos temas en profesionales de la consultoría y tener un equipo directivo con decisión e iniciativa. El problema que se da en España es que el uso de estos servicios no está muy generalizado y normalmente hay una equivocación en el timing. El mejor momento para que un consultor comience a trabajar es en la concepción de la idea y aquí muchas veces la entrada de los profesionales se produce más adelante, en la fase de implantación. Nuestro trabajo es mucho más efectivo si podemos actuar como socios en los proyectos, en lugar de como meros proveedores.
 El cliente debería pensar en un consultor cada vez que quiera tener una perspectiva diferente que le ayude a madurar la idea, el concepto. Un consultor externo aporta una perspectiva y un conocimiento de la industria internacional tan amplio que le permite ir más allá en el desarrollo de soluciones. 
 -¿Es necesario, por tanto, un cambio de mentalidad?
Sin duda. Pero para ello es imprescindible que haya buenos consultores y que las decisiones en los procesos sean muy profesionales. El hecho de que en España haya mucha empresa personal hace que en muchas ocasiones los procesos sean muy emocionales. Esto está evolucionando rápidamente. El mundo está cambiando y la globalización del conocimiento está rompiendo barreras.
 Lógicamente, los sectores más evolucionados son los que compiten a nivel mundial, empresas globales que se miden contra grandes empresas internacionales con sensibilidades parecidas, lo que desemboca en la profesionalización de los procesos. El sector público está empezando a tomar ejemplo del sector privado y cada vez existe una mayor apertura.
 -¿Cree que hay cierta desconfianza hacia el sector?
Las consultoras deben aportar un soporte en la elaboración de la idea. La aspiración nunca puede ir orientada a permanecer en la empresa, sino a ayudar en el proceso, que es del cliente. Es cierto que algunas consultoras han fomentado una dependencia poco sana. En nuestra opinión, el partnership debe hacerse de forma responsable, lo que además puede garantizar mantenerse junto al cliente a largo plazo y de manera productiva. Queremos ayudar al cliente a acelerar sus cambios sin invadir su terreno.
-Históricamente, una de las debilidades del sector a la hora de captar talento ha sido la aparente ausencia de políticas de conciliación de la vida personal y laboral. ¿Responde a una realidad?
Esta es una cuestión muy delicada. Las consultoras han identificado ya el problema pero sin duda hay trabajo por hacer. Como consultores, nosotros aspiramos a estar muy cerca del cliente, estar a su disposición, pero en España todavía parece que el que trabaja más horas es mejor. Éste es un país algo menos productivo que otros debido en parte a la mala gestión del tiempo y a un hecho cultural que lleva a hablar y discutir casi todo.
Es necesario encontrar el equilibrio. A la hora de encontrar talento es importante que aprendamos a mantener un modelo de una máxima exigencia siendo respetuoso con la vida de los trabajadores y su diversidad.   •

___________
EVOLUCIÓN DE LA CONSULTORÍA, LOS RR.HH. Y EL OUTSOURCING

-¿Cómo evoluciona el sector de la consultoría?
Durante un tiempo el mercado estaba bien segmentado. De un lado las grandes consultoras que generaban la mayor parte del negocio, y de otro las puramente tecnológicas y  las puramente estratégicas. Con la explosión tecnológica todas las consultoras quisieron crecer en ese ámbito y la mezcla consiguiente borró los límites dibujando un sector algo confuso. En los últimos años el mercado está experimentando un buen crecimiento y el horizonte se va despejando. En este momento parece que la evolución nos lleva de nuevo a definir los límites.
-¿Cuál es el papel del outsourcing en esta evolución?
El outsourcing es una tendencia imparable, una realidad que está entrando en su fase de madurez. La posibilidad de especializar sus actividades y dejar fuera soportes como la informática o la gestión de aplicaciones en el proceso es una tendencia que empieza por las empresas globales y que hoy acepta todo el mundo.
La previsión es que se mantenga el crecimiento aunque la madurez del mercado hará que los contratos sean diferentes.
-Parece que también se ha producido una evolución en las áreas en las que intervienen los servicios de consultoría...
Hay muchas áreas en las que podríamos entrar. Hace unos años había divisiones como el Marketing o los Recursos Humanos en las que no se planteaban cambios en los procesos. Ahora se ha visto que se pueden optimizar los recursos de estas áreas gracias a la aplicación de procesos de la mano de consultores. Cuestiones como la Gestión del Conocimiento, que cada vez adquieren más peso en las estrategias internas, pueden mejorar de forma sustancial si se diseñan e implantan los procesos adecuados. La consultoría es un motor de aceleración del cambio.