Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Xavier F. Vidal, Jefe de Redacción

EDITORIAL

ejorar el desarrollo, la productividad y la competitividad son los objetivos primero y último de toda empresa. El "qué" lo determina la propia economía de mercado y el desarrollo de la competencia, y no tiene más secreto. Lo difícil es, sin duda, el "cómo".

Cada vez más empresas deciden contratar los servicios especializados de otras empresas, ya sea para ser asesorados en la gestión de su negocio y el uso de las tecnologías o bien para externalizar algunas de las actividades. Hay que alinear estrategias, procesos y recursos para aumentar la competitividad del tejido empresarial de nuestro país para jugar en el mercado global, y la consultoría, la tecnología y el outsourcing tienen mucho que aportar en este sentido. Las consultorías ofrecen una mirada diferente sobre las empresas. Una mirada para asesorar sobre factores estratégicos, tecnológicos, de dirección, etc..., y casi siempre con un trasfondo: el del desarrollo personal. La consultoría estratégica aporta soluciones globales encaminadas a mejorar la situación global de la empresa e incrementar los beneficios, aconsejando en la implementación de soluciones de negocio. Una vez que el empresario decide contratar los servicios de una consultoría estratégica empieza una relación muy profunda empresa-consultoría en la que sin una total confianza y acceso a la información de todos los estamentos de la empresa al consultor es muy difícil conseguir los objetivos previstos. Pero el hecho más destacable quizás sea la focalización que se hace sobre el capital humano, un valor que cada vez se potencia más. Difícilmente se concibe un cambio en la estrategia de una empresa sin incidir en lo que cada vez se considera su recurso más preciado: las personas. Lo referido a Recursos Humanos participa cada vez más activamente en cuestiones estratégicas fundamentales en las organizaciones. Cada vez más, no sólo en España, se busca desarrollar ese capital humano, por lo cual algunas tendencias como el coaching cobran mucha fuerza. Asimismo tienen un fundamento estratégico las Nuevas Tecnologías, ya que también las consultoras en este campo tienen como fin último la maximización de la rentabilidad de una empresa a la que asesoran. La estrategia de Tecnologías de la Información forma la base de un análisis global y clarificador de los procesos de negocio, afectando a la gestión del cambio, en la política comercial, el marketing, etc. Por ello, y porque el sector de la consultoría es relativamente nuevo y está en constante cambio, la línea que separa la Consultoría estratégica de la de NNTT está muy difuminada y de hecho se complementan perfectamente. En cualquier caso, en un mercado tan competitivo como el actual el funcionamiento de las empresas requiere como base la implantación de un sistema tecnológico de última generación que reduzca costes y aumente la eficiencia y rapidez en los procesos de gestión. Pero si escuchamos opiniones ajenas que nos sugieren cómo dirigir y hacia dónde orientar nuestro negocio, cómo decidir sobre la gestión de las personas, el conocimiento y los cambios -en definitiva, los intangibles, - qué y cómo utilizar la tecnología y los sistemas de información para buscar el máximo beneficio...¿cómo no dejar en manos de especialistas la realización de ciertas tareas? Cada vez son más las empresas que confían en el modelo del outsourcing (externalización de actividades) para ahorrar costes, mejorar la calidad, aumentar la productividad y ampliar la flexibilidad de sus operaciones.

Antes hemos dicho que la Consultoría es un sector relativamente nuevo. Ahora añadimos que es un sector algo imprevisible, donde muchas compañías de las puramente tecnológicas se han visto obligadas a ofrecer outsourcing, ya que permite una mayor previsión en los ingresos. Y es que, y también lo hemos mencionado, todos estos campos se entrelazan y se complementan, y volvemos al inicio al afirmar, pues, que la externalización de diversas áreas de negocio y el creciente impacto de la tecnología están cambiando drásticamente las expectativas sobre el papel de las personas en las organizaciones.

Pretendemos en este suplemento especial asesorar al sector empresarial mostrando novedades y empresas de Consultoría estratégica y de Dirección, Recursos Humanos, Formación, Consultoría en Nuevas Tecnologías y servicios informáticos, gestión documental, servicios de información y actividades que se externalizan, como el renting, los servicios de traducción o los de análisis y certificación. Muchos y muy variados campos con casi siempre un denominador común: el interés por el talento y el conocimiento, seguramente la verdadera riqueza de cualquier organización.

COMUNICACIÓN EMPRESARIAL edita cada año este especial, y cada número es reflejo del constante cambio que se produce en el mundo de la Consultoría y los Servicios, y sus novedosas tendencias. Consultoría de dirección, gestión de personas, especialización...aspectos sin duda muy originales. Pero no le faltará razón a aquel que diga que esta originalidad se da sólo si recurrimos al sentido estricto del término, el que remite al origen: ¿No pensaba Adam Smith que la base de la economía de mercado gira en torno a la capacidad de que los individuos interactúen entre sí, y dependan los unos de los otros?. ¿No afirmó que "el origen de la riqueza proviene del trabajo de la nación, que será tanto más productivo cuanta mayor división del trabajo exista"?¿No estamos hablando, acaso, de cosas muy similares al tema que nos ocupa?

Comunicación Empresarial

Redacción, España

Contacta con Comunicación Empresarial