Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Emma Navó/Xavier F. Vidal, Enviados Especiales

Malta, una isla abierta al mundo

Malta, agregada a la Unión Europea desde el 1 de mayo de 2004, se encuentra en centro del Mediterráneo y goza de una privilegiada posición intermedia entre Europa y África que la ha convertido a lo largo de los siglos en un centro de atracción para las diferentes civilizaciones, desde los cartagineses hasta los ingleses, siendo todos ellos conscientes de su potencial económico. El bagaje cultural y la sólida tradición en comercio internacional, negocios e industria, que se remonta hasta los fenicios, han desembocado hacia un clima industrial favorable y una promoción de los negocios que hace de Malta un lugar muy interesante para la inversión extranjera.

Estado independiente de Gran Bretaña desde 1964, en los últimos años Malta, una país con 400.000 habitantes y 9.568 dólares per cápita, ha buscado nuevas alternativas de crecimiento para el futuro. Así, a parte del turismo y de la industria manufacturera, Malta ha apostado por una reestructuración de la economía maltesa entorno al sector de los servicios. Desde su privilegiada posición geoestratégica trabaja para convertirse en el centro de comunicaciones y servicios de valor añadido del Mediterráneo. La buena capacitación de los trabajadores malteses, los bajos costos laborales, la proximidad al mercado de la Unión Europea y el fácil acceso a los países del Norte de África y Oriente Medio son factores que han despertado el interés creciente de las empresas extranjeras. "Somos un país pequeño con una extraordinaria capacidad de flexibilidad y creatividad ante las dificultades, puesto que el carácter maltés ha estado determinado por los avatares históricos de una isla sometida a continuas colonizaciones", afirma Donna Pace, consultora externa de Malta Enterprise, agencia estatal que vela por la inversión extranjera. "Se puede decir que los malteses son resistentes, flexibles y creativos. Eso configura la mentalidad pragmática del podemos hacerlo", destaca Pace.

Posición geoestratégica
La economía maltesa ha estado vinculada tradicionalmente a la UE, por lo que su crecimiento comercial ha estado condicionado de los flujos comerciales con el continente. De hecho, el comercio con la UE es prioritario para los malteses, ya que el 67.7% de las importaciones provienen de productos europeos y un 44.3% de la exportación se destina a países europeos. Por ello, los observadores políticos valoran positivamente la incorporación de Malta teniendo en cuenta las inversiones y el turismo.
 Entre las principales ventajas para la inversión extranjera, a parte de su privilegiada posición geográfica -que la acerca al mercado europeo, al Norte de África y a Oriente Medio-, cabe destacar los atractivos incentivos fiscales para el capital extranjero, que se incrementan a medida que aumenta el valor añadido de la firma. En el marco de un espíritu a favor de una mayor liberalización del comercio, en los últimos años Malta inició unilateralmente la rebaja del impuesto sobre sociedades por debajo de la mitad de lo que tienen que pagar las empresas en España. Además, pueden beneficiarse de excepciones arancelarias y ayudas para la creación de nuevos puestos de trabajo.
 "De hecho, durante los siete primeros años de instalación las empresas que reúnen las condiciones necesarias cotizan sólo un 5% sobre los beneficios , un 10% para los seis años siguientes y un 15% para los cinco de después" explica Emmanuel Mazzitelli, director de promoción de inversión y comercio de Malta Enterprise.

Los recursos humanos,
un valor añadido
Además, la sociedad maltesa dispone de una mano de obra con un alto nivel de formación, una elevada capacidad de adaptación y eficacia con la ventaja de contar con unos bajos costes laborales, un 40% por debajo de España. De hecho, se trata de una sociedad multilingüe en la que a parte de del inglés y maltés, la mayoría domina el italiano, el francés y tiene nociones de alemán. "Los recursos humanos son el mejor recurso de Malta", afirma Antoine P. Portelli, consejero delegado de Telepage, empresa de Call Center, pionera en la exportación de servicios de valor añadido.
 El capital humano de Malta cuenta también con el valor añadido de la proximidad cultural -se trata de una excolonia británica-, con un estilo de vida europeo y con un carácter marcado por el espíritu comercial, flexible y creativo, además de cálido en tanto que país mediterráneo. En este sentido, la experiencia de Lara Bugeja como PR y directora de preventas en Crimsonwings, empresa de software británica  y proveedor de soluciones IT instalada en Malta desde 1998, opina que "los niveles de calidad son elevados porque contamos con trabajadores flexibles, multilingües y polivalentes. Por lo tanto uno de los puntos fuertes sería la flexibilidad de la fuerza de trabajo que siempre está dispuesta a aprender en las nuevas tecnologías emergentes, y a trabajar en más de un área de operaciones"

Soporte institucional
Malta ha emprendido un proceso para lograr un nivel más elevado de facilitación del comercio que incluye la reducción de la burocracia innecesaria a favor de la potenciación de la competitividad comercial dentro de un contexto de creciente actividad económica mundial. Malta Enterprise, agencia nacional responsable de la promoción empresarial y desarrollo industrial, tiene la misión de facilitar la instalación de empresas en Malta ofreciendo un amplio abanico de servicios, soporte e incentivos, con el fin de facilitar la actividad empresarial en Malta. Según Simon Grima, director general de Hetronic, empresa de sistemas de radios de control remoto alemana  instalada en la isla desde 1996, "Malta es de los pocos países en los que una empresa de 50 trabajadores tiene la posibilidad de hablar por teléfono con el Ministro de Industria".
 Por otro lado, Louise Giordimaina, gerente de Lufthansa Technik, empresa de revisión y mantenimiento aeronáutico, añade que "la empresa mantiene una relación de proactividad con el gobierno ya que atiende a las demandas de formación especializada por parte de las empresas y emprende programas universitarios para incentivar la formación de ingenieros. Malta dispone así de un mano de obra de elevada calidad, comprometida y flexible a costes competitivos."
 Malta Enterprise ha identificado un número especial de sectores en los cuales el país puede ofrecer ventajas en comparación con otros destinos, ofreciendo asimismo incentivos fiscales para las empresas extranjeras que se instalen en el país y cuyas actividades formen parte de los ámbitos de la tecnología de la información y la comunicación, electrónica, conocimiento y servicios de back office, farmacéutica, logística, petrolífero y gasístico, marítimo y aeronáutico y finalmente training y audiovisual.
 En este sentido, Malta Enterprise proporciona una serie de esquemas de apoyo para la empresa que abarcan desde actuaciones para promover los negocios (permisos, impuestos competitivos y desgravaciones fiscales) pasando por todo tipo de incentivos no-fiscales (préstamos, espacio industrial a precios competitivos, etc...) hasta servicios de marketing de exportación, entre otros servicios para la empresa (seguimiento del inversor, servicios consultivos de negocio y asistencia a medida).
En definitiva, como centro para la empresa y la inversión en el Mediterráneo, Malta juega con la ventaja de un clima favorable para los negocios gracias a las rebajas fiscales, una buena calidad de vida, seguridad y estabilidad política y una estructura industrial asentada. Todo ello, unido a una excelente red de telecomunicaciones y las conexiones frecuentes con Europa, el Norte de África y Oriente Medio por mar y aire, junto con el acceso a una mano de obra polivalente y multilingüe, hacen de Malta una opción favorable para la empresa internacional y la inversión directa extranjera.  •

Malta Enterprise

Gwardamangia Hill Pietà MEC 0001, Malta

www.maltaenterprise.com

/maltaenterprise

@maltaenterprise

+35 625 420 000

Contacta con Malta Enterprise