Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Dr. Josep Cararach Ramoneda, presidente de la AGRUPACIÓ CATALANA D’ESTABLIMENTS SANITARIS (ACES)

“Se debe reconocer la necesidad de coexistencia de la sanidad pública y privada”

ACES lamenta que el Pla de Salut Pública deje demasiado de lado al sector sanitario privado catalán

Las decisiones de la Administración sobre sanidad tienen una gran repercusión en el sector privado, como la jubilación forzosa de médicos a los 65 años o la equiparación del convenio colectivo. Por otro lado, el sector privado puede descongestionar el público, por lo que ambos se necesitan. Al reconocimiento de ello y a representar a gran parte del sector privado sanitario, se dedica la Agrupació Catalana d’Establiments Sanitaris, una de las tres patronales del sector, junto al Consorci Hospitalari de Catalunya y la Unió Catalana d’Hospitals con cuyo presidente nos entrevistamos.

-¿Está la crisis afectando a la sanidad privada?
La sanidad privada o pública, como el resto de sectores económicos, sufren o sufrirán los efectos de la crisis. La sanidad privada, como elemento del sistema productivo, se afectará en mayor o menor grado en función de lo que afecte al segmento social del consumidor del seguro privado o del privado estricto. Algunas unidades asistenciales o específicas nos trasladan su preocupación. Pero también la sanidad pública, en función de la propia crisis, del paro, de la caída del sector empresarial, etc. y de los acuerdos de financiación autonómica están y estarán bajo los efectos de la crisis y profundamente.

 -¿Cuál es el papel de la sanidad privada en cuanto a su contribución a la descongestión de la pública?
La sanidad privada cubre una función social absolutamente imprescindible en la actualidad. Se lo voy a resumir: uno de cada cuatro o cinco ciudadanos de nuestro país tiene un seguro privado o mutua, sigue pagando su cuota de seguridad social y utiliza escasamente recursos públicos habitualmente, disminuyendo la presión asistencial, listas de espera, etc. ¿Se imagina 1.400.000 personas más utilizando exclusivamente el servicio sanitario público? Y con menos recursos globales (si no hay aportación privada).

 -¿Cómo valora el papel de la investigación en el marco de la sanidad privada en Catalunya?
La financiación de la investigación tiene básicamente apoyo privado (industria farmacéutica, acuerdos empresariales, etc.), sin embargo estos recursos acaban en el sector público, siempre hay colaboraciones concretas en líneas determinadas de investigación y aplicación práctica en el sector privado. Desde nuestra institución se intenta la reflexión sobre esta situación.

-¿Cómo valora el Pacto por la Sanidad impulsado por el Ministerio y su distribución por seis comités institucionales?
El Ministerio no tiene competencias en sanidad y es lógico que intente a través de comités un cierto control; sin embargo, se necesita un pacto político para la sostenibilidad financiera del sistema, siendo precisa la reforma y modernización del mismo que reconozca la necesidad de la coexistencia de público y privado, para hacer frente a las necesidades actuales y a los retos de futuro.

 -¿De qué manera afecta a la sanidad privada el Pla de Salut de Catalunya?
El Pla de Salut de Catalunya contempla escasamente la realidad del sector privado, cuando sería muy interesante aceptar su coexistencia real. Le pondré un ejemplo: el Plan Integral de Urgencias de Catalunya (PIUC) se basa prácticamente en la oferta pública, cuando podría y debería aprovecharse el sector privado. Sin embargo, nuestra institución viene ofreciendo desde hace tiempo al Departament de Salut el establecimiento de una mesa bilateral permanente de reflexión y negociación para abordar temas de una importancia real para nuestro sector, porque las decisiones de la Administración respecto al sector público tienen una gran repercusión en el sector privado. Varios ejemplos: jubilación forzosa de médicos a los 65 años, que agravó el problema de la falta de médicos; la equiparación del convenio colectivo del sistema público, que se paga con un dinero procedente de los impuestos, que representó en ciertos colectivos 20 o 30% de incremento; la posibilidad del sector público de competir con el privado en áreas históricamente reservadas al sector privado… podría seguir. Pero el respeto a los ciudadanos, a los que nos debemos, aconseja ser prudentes, dentro de ciertos límites. Y la sensibilidad de la Administración debe ser tal que contemple la realidad social y sanitaria del país al que nuestro sector aporta calidad, eficiencia, equilibrio económico y contribuye a que los ciudadanos de Catalunya tengan acceso a una atención de calidad. De otro modo podemos iniciar un camino de regresión, sin ninguna justificación, que la historia se encargará de juzgar.

_________________________________________
ACES

Creada hace 32 años, ACES, con 110 socios, agrupa a establecimientos sanitarios privados de Catalunya, algunos concertados, otros con un concierto pequeño y la mayoría sin concierto (entre hospitales de agudos, centros sociosanitarios y de salud mental; centros de diagnóstico por la imagen; laboratorios; centros de traumatología; de estética y cirugía ocular, etc). Sus objetivos son los propios de la representación del sector privado de prestación de servicios sanitarios en relación a la Administración, organizaciones sociales y sociedad civil en general, y da asistencia a un 25% de la población. Además negocia el convenio colectivo desde sus inicios, desarrolla acciones formativas desde hace 12 años y defiende los intereses de las empresas del sector.

Los trabajadores que ampara ACES son unos 15.000, más 5.000 médicos colaboradores.

Contacta con Agrupació Catalana d'Establiments Sanitaris