Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Lourdes Barceló, coordinadora pedagógica de ST. PETER’S SCHOOL

“Que el alumno establezca una relación de confianza y respeto con los profesores es lo más importante”

St. Peter’s School cuenta con una estructura diseñada para favorecer la innovación continua, acorde con su proyecto educactivo

La promoción del aprendizaje de cinco lenguas, con el inglés como idioma vehicular, y el hincapié en las áreas matemática y científica son sólo algunos de los aspectos diferenciales del St. Peter’s School, escuela totalmente privada e independiente situada en Barcelona y cuya historia se remonta a 1964. Su modelo educativo se basa en la atención personalizada, atendiendo a la diversidad y la especificidad, obteniendo unos resultados académicos excelentes, pero, más importante aún, que los alumnos disfruten todos los años que dura su formación.

-Háblenos del proyecto educativo de St. Peter’s School. ¿Qué lo distingue en cuanto a filosofía y orientación educativa?
El proyecto educativo del St. Peter’s piensa en un alumno con vocación universitaria. Desde los 18 meses hasta los 18 años trabajamos con la voluntad de que el alumno, cuando acabe su escolarización, pueda escoger qué carrera quiere hacer. Desde pequeños intentamos llevar a cabo un proyecto que fomente los hábitos de trabajo y la formación personal, es decir, la capacidad de desenvolverse en cualquier entorno nacional e internacional.

 -¿Por qué el inglés como lengua vehicular? ¿Qué otros idiomas se enseñan y a partir de qué edades?
El inglés actualmente es la lengua de la Universidad mundial. Es la lengua que permitirá a los alumnos trabajar donde quieran y llevar a cabo cualquier tipo de proyecto laboral. Pero no queremos olvidar otras lenguas, fundamentalmente el castellano y el catalán, y también el francés y el alemán, porque pensamos que son lenguas de ámbitos cultural y de negocio importantes. También incluimos en nuestro currículum, en este caso de forma extraescolar, el chino. Se produce una inmersión total en inglés en Prescolar y Primaria; cuando llegan a la ESO se produce una transición, incrementando la presencia del castellano. El Bachillerato está orientado a la selectividad de aquí, de Catalunya, pero se mantiene el inglés y el francés. Se hace una gradación en el estudio de las lenguas aplicadas a las asignaturas para que puedan ir a cualquier Universidad, tanto de aquí como de fuera. El francés se desarrolla desde 5º de primaria hasta segundo de Bachillerato; el alemán, durante toda la primaria y el inglés es una lengua absolutamente prioritaria desde que empiezan hasta que terminan.

 -¿Cómo se lleva a cabo una educación basada en la diversidad y la personalización?
Nosotros tenemos un interés específico en extraer lo máximo de cada uno de los alumnos, para ello hemos creado una estructura que da cuenta de la diversidad. Esto quiere decir proyectos “ad hoc”, proyectos especiales para grupos de alumnos; podemos hablar de grupos flexibles, de un centro de soporte de aprendizaje para los chicos que presentan alguna dificultad específica, sea en lecto-escritura, en numerología, logopedia…y además procuramos trabajar siempre con grupos reducidos: desde primaria tenemos una estructura de “corners”, es decir, se realizan cuatro actividades en paralelo, de manera que hay un “corner” de arte, otro de ciencias, otro de lecto-escritura… a medida que avanzamos vamos haciendo lo mismo pero adaptándolo a los distintos niveles; así el alumno no siempre está con los mismo compañeros sino que aprende en función de sus necesidades. El fin es que puedan orientarse donde sea pero ofreciéndoles los recursos que necesiten. En Bachillerato preparamos a los alumnos para el examen de Cambridge (inglés) y el DELF (francés), incorporando a cada uno al nivel que le corresponde. Para ello se requiere mucho profesorado y una distribución de alumnos muy reducida. 

 -¿Cómo explica el fracaso escolar que sufren los niños y jóvenes de nuestro país? Y, por lo tanto, ¿cómo consiguen sus alumnos estos resultados tan satisfactorios?
Decir por qué fracasa el modelo educativo español es muy complicado, pero sí puedo explicar por qué a nosotros nos va bien: somos un centro privado, esto nos da una total independencia curricular y de manera de funcionar; podemos tener también un perfil de alumnos, exigir un tipo de normativa que nos interesa para mantener un cierto entorno, muy cuidado y que extraiga de cada alumno lo mejor de sí mismos. Esto se traduce en una ausencia total de problemas de disciplina, y esto es muy relevante: el profesor puede dar la clase y el alumno se siente a gusto. Lo más importante para nosotros es que el alumno venga contento al colegio. Si a ello le sumamos que tenemos muchos recursos para poder trabajar de una forma diferenciada, es fácil llegar a unos buenos resultados académicos.

 -Aparte de promover el aprendizaje de lenguas extranjeras, tienen especial presencia las áreas científicas, para las que dedican mayor número de horas lectivas. ¿A qué se debe?
Pensamos que hay una cierta carencia en el área de ciencias en el currículum de nuestro país. En St. Peter’s, en cambio, queremos dar mucha carga a estos aspectos. Esta área se aborda de una manera muy experimental, muy pragmática; nosotros consideramos muy importante el método científico como tal, no sólo como finalidad (por ejemplo, que puedan llegar a ser buenos médicos), sino el hecho de que el alumno aprenda experimentando, sacando sus propias conclusiones, pensando, razonando… sobre todo en primaria, para que luego les resulte fácil la adquisición de conocimientos científicos en la ESO y en Bachillerato. A nuestro método de enseñanza de las ciencias lo llamamos “cube”, porque es una metodología en la que encajamos todos estos aspectos experimentales, un “hands on” (trabajar con las manos), desde una perspectiva deductiva, no memorística. Los alumnos adquieren una habilidad metacognitiva sólida. Le damos peso a las ciencias porque nos parecen un buen método de razonamiento.

 -¿Qué proyectos de innovación pedagógica están desarrollando?
Para nosotros los proyectos innovadores son nuestra manera de ser. Estamos constantemente innovando, desde el área babies, es decir, desde los 18 meses de edad (estamos trabajando el tema de las inteligencias múltiples, o el desarrollo de un laboratorio, que es un minimuseo de la ciencia para los pequeños), en la ESO (con los que estamos realizando un cortometraje), hasta el Bachillerato (con los que estamos trabajando en un proyecto de desarrollo universitario). Además abordamos el trabajo conjunto con los padres (asesorándoles y haciéndoles partícipes de la educación de sus hijos). Intentamos trabajar la innovación en todas las áreas, pero es en el fondo nuestra filosofía, nuestro método educativo y de trabajo.

-¿Cuáles son las máximas del St. Peter’s School?
Que el alumno vaya contento a la escuela es lo más importante, que establezca una relación de confianza y a la vez de respeto con los profesores; que éstos le ayuden a aprender, y que nuestro sistema sea coherente desde el inicio hasta el fin, involucrando a los profesores en nuestro proyecto pedagógico, en la marca de la casa. Otro punto importante que nos distingue es que trabajamos la expresión oral desde los más pequeños hasta los más mayores, de tal manera que el alumno del St. Peter’s tiene que poder llegar a hacer una conferencia en un teatro ante el público.

 St. Peter’s es una escuela bilingüe, tenemos influencias del mundo británico, tanto en lo normativo como en la manera de funcionar, pero sin olvidar que somos una escuela que está en Barcelona, incorporamos aspectos culturales propios. Nuestros alumnos aprenden también fuera del aula: en esta misma línea experimental, queremos que sean niños cosmopolitas; hacemos multitud de salidas, excursiones y viajes, a menudo al extranjero. Todas las instalaciones del centro, por otra parte, están muy orientadas a ayudar al aprendizaje; por ejemplo los pupitres los importamos de Finlandia,  porque cubren las necesidades del alumno, tanto en ergonomía como en otros aspectos educativos y de aprendizaje.

__________________________________________________
ETAPAS EDUCATIVAS DE ST. PETER’S SCHOOL

• En Preschool (etapa preescolar) se ocupan de los niños a partir de los 18 meses hasta los 5 años de edad: Babies, Nursery, Kindergarten y Top Infants.
• La primaria cubre desde los 6 hasta 12 años de edad. La expresión oral ocupa un lugar destacado en el proceso de aprendizaje, entrenando la habilidad de expresión en público.
• La secundaria se inicia a los 12 años de edad, e incluye dos etapas: ESO (que consta de 4 cursos, se caracteriza especialmente por la consolidación de los hábitos de estudio y la potenciación de las técnicas de aprendizaje) y Bachillerato (2 cursos orientados a la preparación de los alumnos para la universidad poniendo especial énfasis en la sistematización del estudio, en el control del propio tiempo individual y en la técnica para realizar y superar exámenes de todo tipo).

St. Peter's School

C. Eduard Toldrà, 18, 08034, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.stpeters.es

/stpetersbcn1964

@stpetersbcn

932 043 612

932 054 805

Contacta con St. Peter's School