Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

¿Qué es una “cocina saludable”?

Este nuevo concepto se integra como un espacio más en la corriente de Vivienda Sostenible gracias a los Sistemas Pasivos de Seguridad

Las cocinas han evolucionado a lo largo de la historia en función tanto de los diferentes usos y actividades que en ellas se realizan como de los progresivos avances tecnológicos que se han ido desarrollando e incorporando a este espacio. En el siglo xxi, las nuevas tecnologías nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades que debemos tener en cuenta a la hora de concebir y diseñar un espacio en el que la seguridad alimentaria es una prioridad.
 La creciente preocupación por un estilo de vida más saludable se materializa en viviendas sostenibles en las que tanto el diseño de los materiales utilizados como las fuentes de energía de las que se abastecen son más respetuosas con el medio ambiente. Esta corriente se plasma también en el concepto de “Cocina Saludable” concebida como un espacio preparado para facilitar el desarrollo de unas correctas prácticas de manipulación, tanto en diseño como en equipamiento, y facilitar la limpieza, la higiene y el mantenimiento. Para ello se han de tener en cuenta aspectos como: unas condiciones ambientales apropiadas (temperatura, humedad, aireación); materiales y equipos adecuados (resistentes, no porosos, no tóxicos); diferentes zonas integrales en la cocina: almacenamiento, manipulación, cocinado, limpieza, residuos, y una cadena de trabajo de no retorno hacia adelante, de manera que el alimento avance en la cadena de preparación sin que se produzcan interferencias con etapas anteriores.

Cocinas más seguras e higiénicas: los Sistemas Pasivos de Seguridad Alimentaria (SPSA)
Los denominados Sistemas Pasivos de Seguridad Alimentaria (SPSA) son materiales y equipos de última generación que, instalados en la cocina, mejoran el nivel de seguridad e higiene de la misma sin que el usuario modifique sustancialmente sus hábitos de manipulación. Maite Pelayo, microbióloga especialista en seguridad alimentaria y portavoz técnico del Instituto Silestone para la Higiene en la Cocina, lo presentó en el I Congreso Internacional de Vivienda Sostenible celebrado recientemente en Madrid. Según Maite Pelayo, “la idea es desarrollar en las cocinas una línea basada en los Sistemas Pasivos de Seguridad creando un espacio en el que se encuentren facilidades para mantener un grado aceptable de seguridad alimentaria”. Estos conceptos, que resultan novedosos en el campo de la seguridad alimentaria, son ampliamente estudiados, desarrollados y utilizados en otros sectores como el de la automoción, en el que la seguridad es una prioridad absoluta. Equipar a los coches con sistemas de protección extra como habitáculos indeformables, cinturones de seguridad o airbags ha supuesto un cambio radical en el ámbito de la seguridad.
 Al dotar a las cocinas con Sistemas Pasivos de Seguridad Alimentaria (SPSA) se cuenta con un extra de seguridad a partir del cual el usuario mejorará sus resultados sin cambiar sus hábitos de manipulación y por el que el consumidor estará más protegido. Estos sistemas no sustituyen en ningún caso unas correctas prácticas de manipulación sino que constituyen un plus de protección frente a posibles peligros alimentarios, especialmente los de naturaleza microbiológica.

El Instituto Silestone
El Instituto Silestone para la Higiene en la Cocina (ISHC) es una plataforma, pionera en España, dedicada a crear, reunir, y compartir conocimiento para prevenir los riesgos relacionados con el uso de la cocina y la manipulación de los alimentos, difundiendo buenas prácticas y hábitos de higiene en la cocina. Se trata de un foro de intercambio de opiniones y conocimientos sobre la materia con ciudadanos, instituciones y profesionales en el ámbito de la cocina, y cuenta con un Consejo Asesor integrado por expertos en diferentes áreas como seguridad alimentaria, cocina profesional, comunicación científica, productos de limpieza, arquitectura y diseño, hostelería y restauración, cuyo conocimiento pone a disposición de los consumidores, los profesionales y de la sociedad en general. 

_________________________________________________
SPSA: MATERIALES Y EQUIPOS PARA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA

Los SPSA son todos aquellos materiales y equipos de última generación que, instalados en la cocina, mejoran el nivel de seguridad e higiene como materiales elaborados mediante tratamientos bacteriostáticos o electrodomésticos con protección bacteriana:
• Materiales y revestimientos con tratamientos bacteriostáticos: protegen de manera segura de la proliferación bacteriana entre limpieza y limpieza.
• Neveras y pequeños electrodomésticos con protección bacteriana: evitan el desarrollo de microbios en un lugar tan delicado como es el interior de las neveras así como en pequeños electrodomésticos.
• Herramientas (tablas y cuchillos) e interruptores de luz con tratamiento antibacterias que reducen el peligro de contaminación.
• Receptores higiénicos de residuos con tecnología de infrarrojos: con sólo acercar la mano o un objeto al receptor, éste se abrirá de forma automática, para luego cerrarse, una vez el objeto haya sido depositado en su interior.
• Dispensadores automáticos de agua y jabón con sensor: el grifo se ha convertido en un producto mucho más higiénico. Colocando las manos bajo el rociador, el agua comienza a fluir automáticamente gracias a su sensor de infrarrojos, para detenerse una vez se hayan retirado. Ahorra agua y evita el traspaso de gérmenes, acumulados en el grifo de forma inevitable, a las manos. Este sistema también puede aplicarse al dispensador de jabón líquido.
• Secadores por microcorrientes de aire de alta velocidad, mucho más higiénicos que el tradicional trapo, el papel de cocina e incluso los secadores por aire caliente.