Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

La importancia de desayunar y merendar bien

El desayuno es la comida más importante del día y debería suponer el 25% del aporte calórico diario. Sin embargo, los españoles en general desayunamos poco y mal. De la población escolar sólo el 50% desayuna diariamente y únicamente el 5% de los niños lo hace de forma óptima. La merienda también es una comida básica para los niños y debería aportar un 15% de la energía diaria.

 Por la mañana los niños necesitan reponer sus reservas de energía. Están en una etapa de crecimiento y suelen practicar deporte, lo que implica un elevado desgaste de calorías. Un desayuno variado y equilibrado les proporcionará toda la energía necesaria para afrontar la mañana. Un desayuno equilibrado, además de prevenir la irritabilidad, permite a los niños concentrarse mejorando su rendimiento escolar. También evita el picoteo y la ansiedad de comer a destiempo, lo que contribuye a mantener un peso adecuado. En algunos estudios se ha demostrado que los adolescentes que no desayunan presentan una mayor tendencia al sobrepeso. En este sentido, la merienda también es una buena forma de evitar el picoteo antes de la cena.

 La leche es un elemento básico en el desayuno porque aporta tres minerales esenciales para la protección y funcionamiento del organismo: el calcio, el fósforo y el magnesio, sin olvidar su aporte de hidratos de carbono, proteínas y energía. El calcio es esencial para la formación del esqueleto y la absorción de minerales por parte de éste se produce hasta los 25 años, de aquí la importancia de su consumo durante la infancia. El cacao es una importante fuente de magnesio. Por ello, un buen vaso de leche con Nesquik aporta los minerales básicos para el crecimiento y desarrollo de huesos y dientes en los niños: el magnesio procedente de Nesquik y el calcio y fósforo procedentes de la leche. Además, Nesquik es una manera deliciosa y fácil de conseguir que los niños se beban la leche por la mañana pues a menudo a ellos no les gusta el sabor de ésta y porque se prepara de forma rápida por ser de disolución instantánea. Es importante saber que Nesquik es apto para celíacos porque no contiene gluten y su proceso de elaboración garantiza la inexistencia de contaminación cruzada.

 Las necesidades de calcio son especialmente importantes entre los niños más pequeños. Un niño de entre 6 y 10 años necesita 900 mg. de calcio al día. Como se ha comentado, una bebida a base de leche y cacao es ideal por su contenido en calcio y magnesio siendo imprescindible el aporte de vitamina D para que el organismo absorba el calcio. Nesquik Junior responde a estas necesidades ya que es el primer cacao del mercado adaptado a niños desde los 18 meses que, además del calcio y la vitamina D, contiene un 40% de cereales sin gluten que aportan la energía adecuada para esta etapa de crecimiento y facilitan la transición del mundo de las papillas al hábito diario de tomar leche. Además, Nesquik Junior incorpora hierro, Vitamina E, Tiamina (B1) y Ácido fólico (B9) para un correcto desarrollo del organismo.

 Un consejo para evitar saltarse el momento del desayuno es procurar que los niños duerman las horas necesarias pues ello hará que despierten de mejor humor y tengan el tiempo necesario para desayunar. En este sentido son bien conocidas las bondades de la leche caliente para ayudar a descansar así como los efectos relajantes de las infusiones. Pensando en el  momento previo a ir a dormir ha sido creado Nesquik Noche: el Nesquik que, con el mismo sabor de siempre, incluye una mezcla de extractos naturales de manzanilla, tila, melisa y miel, que ayudan a descansar por la noche para reponer fuerzas de cara al nuevo día. 

___________________________________
LA FÓRMULA DE UN DESAYUNO COMPLETO: LÁCTEOS + CEREALES + FRUTA

• Un producto lácteo: leche caliente o fría con Nesquik
• Una pieza de fruta o zumo.
• Cereales, barritas de cereales o rebanadas de pan con mermelada.

___________________________________
A COMER TAMBIÉN SE APRENDE...

1. Es más fácil crear buenos hábitos que corregirlos. Desde el primer año hasta los 12, es el periodo en el que el niño aprende.

2. Enseñar a comer de todo es prevenir futuras enfermedades (obesidad, diabetes, etc.).

3. Si queremos que el niño coma sano, debemos educar con el ejemplo y comer saludablemente.

4. No caigas en la tentación de ceder siempre a sus gustos y preferencias.

5. Para facilitar la comida hay que crear un ambiente relajado, agradable, y comer todos juntos siempre que se pueda.

6. Prepara platos variados e imaginativos, que contengan distintas texturas y colores pues la comida entra por la vista y haz que tu hijo te ayude en las tareas de la cocina, eso le motivará a querer saber más sobre los alimentos y cómo se preparan.

7. Y no olvides que una óptima calidad de vida conlleva una alimentación variada y un estilo de vida saludable que incluya la práctica de ejercicio físico adecuada a cada edad.

Contacta con Nesquik