Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Una opción natural para que los pequeños respiren bien y duerman mejor

Las esencias balsámicas de Fluirespira Parches alivian la congestión nasal y ayudan a descansar durante toda la noche

Para los más pequeños el descanso nocturno es fundamental. No sólo para estar en forma al día siguiente, sino también para su propio desarrollo. El sueño facilita la secreción de la hormona del crecimiento, y consolida su capacidad de memoria y de aprendizaje diario. Está comprobado que cuando el niño no descansa bien por la noche, en poco tiempo, se vuelve más irritable, se siente más cansado y presenta dificultades cognitivas o de coordinación.

Para dormir bien hay que respirar por la nariz. Sin embargo, en invierno es frecuente que un resfriado común o un catarro lo impidan. Cuando el niño está tumbado en la cama, la congestión nasal se acentúa y provoca que, al no poder respirar bien por la nariz, empiece a respirar por la boca. Algo que sería conveniente evitar. Porque, al no pasar por las fosas nasales, el aire que llega directamente a sus pulmones no tiene la temperatura ni la humedad adecuadas. El resultado no se hace esperar. Su garganta se reseca, se irrita, y lo más probable es que empiece a carraspear y acabe tosiendo y durmiendo mal.

Respirar por la boca: un pez que se muerde la cola
La nariz es un filtro natural que impide el paso de virus y bacterias. Cuando la congestión nasal obliga al niño a respirar por la boca, sus pulmones pierden una valiosa protección, dejándolo expuesto a nuevas infecciones. El proceso se convierte así en un pez que se muerde la cola. Por eso es importante buscar una solución desde la primera noche.

Cómo aliviar la congestión nasal
De entrada, una buena idea es levantar la cabecera de la cama con cojines o elevando unos 2-3 cm. las patas superiores. También podemos incorporar ligeramente al niño, poniéndole algo debajo del colchón, como por ejemplo una manta. Además es aconsejable evitar la sequedad ambiental que la calefacción puede producir en su habitación.

 Pero, sobre todo, es importante intentar vaciar, limpiar y humidificar sus fosas nasales antes de que se acueste. Podemos utilizar una solución de agua marina, como Fluirespira Mar, que no irrite ni moleste al niño, con una nebulización muy fina para evitar el paso de agua a los oídos. Dos o tres aplicaciones en cada fosa nasal son suficientes.

Esencias balsámicas, una opción natural
La congestión nasal es debida a un cúmulo de mucosidades y a una inflamación de la mucosa nasal por una infección vírica respiratoria. Por tanto, un tratamiento que fluidifique las secreciones, para que sea más fácil eliminarlas y no obstruyan la nariz del niño, siempre ayuda a mejorar su descanso.

 Fluirespira Parches Balsámicos, de Laboratorios Zambon, es una opción completamente natural, ya que contiene esencias balsámicas con eucalipto que, además de propiedades expectorantes y fluidificantes, tiene un efecto desinfectante y antiinflamatorio.

Un parche que ayuda a respirar
Fluirespira Parches se aplica en la zona del pecho, directamente sobre el pijama del niño. Así, los vapores descongestionantes del eucalipto se van liberando gracias a la temperatura corporal y su efecto beneficioso dura ininterrumpidamente toda la noche.
 Por otra parte, aunque están diseñados para su utilización nocturna, si el niño debe permanecer en casa unos días hasta su total recuperación, también puede llevar el parche sobre la ropa mientras descansa en el sofá. 

Zambon

C. Maresme, 5 - polígon industrial de can Bernades Subirà, 08130, Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona, Catalunya, España

www.zambon.es

935 446 400

935 740 436

Contacta con Zambon