Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Dr. Lluís Cabero Roure, jefe del servicio de obstetricia del Hospital Vall d’Hebron

“Cada vez tenemos más técnicas para prevenir los partos prematuros”

Adolescentes, mayores de 40 años, multigestantes, obesas, diabéticas e hipertensas se encuentran entre las pacientes de riesgo

La prematuridad es uno de los grandes retos asistenciales actuales, no en vano en Catalunya constituye cerca del 8% de todos los partos y, si consideramos a lo más prematuros, menos de 32 semanas, constituyen el 1,6% de toda la población. Ello significa un gran reto y una gran necesidad de recursos dado que estos niños, posteriormente, tienen secuelas y necesitan más cuidados médicos, educativos y asistenciales que los nacidos a término. El Dr. Lluis Cabero, Jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Vall d’Hebron, nos habla de la los partos pretérmino y cómo prevenirlos.

-¿Qué es un parto pretérmino y qué causas lo originan? 
Un parto pretérmino o prematuro es aquél que ocurre entre de las 24 y 37 semanas cumplidas. Las causas son fundamentalmente tres. La primera es la decisión médica; cuando se decide que ante unas circunstancias maternas o fetales determinadas es mejor que el niño nazca, dado que fuera del útero puede hacerse un mejor tratamiento tanto a la madre como al propio recién nacido. Una segunda causa son aquellos casos en que se rompen las membranas amnióticas, a menudo debido a una infección. El tercer motivo, que denominamos idiopático, es aquél en que se debe tanto a la infección amniótica  como a  otras alteraciones en forma de estrés o de  multigestación, esta última causa cada vez más importante.

 -Son frecuentes las “falsas alarmas” en el último ciclo del embarazo. ¿Existe una sintomatología específica del parto prematuro? ¿Cuándo hay que acudir a urgencias?
Es extremadamente importante poder detectar lo más precozmente posible esta alteración. Un diagnóstico muy precoz significa una oportunidad de tratamiento más eficaz y con ello mejores resultados para el recién nacido. Sin embargo, los síntomas son muy imprecisos (contracciones uterinas dolorosas, ciertos cambios en las características del flujo, a veces pequeña pérdida de sangre, etc.) y  propios de muchas gestaciones normales. De todas maneras, la diferencia entre una verdadera y una falsa amenaza de parto prematuro debe realizarla el médico, de ahí que ante los síntomas antes citados debe acudirse a un centro hospitalario inmediatamente.

 -¿Se puede prevenir? En ese caso, ¿cómo se diagnostica?
Hay casos en que sí se puede hacer mucho. Por ejemplo, previniendo que haya gemelos o multigestaciones. Otra medida es adecuar ciertos hábitos. Eliminar el consumo de tabaco, adecuar el peso o controlar de manera adecuada ciertas enfermedades incluso antes del embarazo como la diabetes, hipertensión, alteraciones tiroideas, etc. Durante el embarazo se pueden permitir tratamientos preventivos como la administración de progesterona por vía vaginal. Además hoy en día podemos identificar de manera muy razonable qué gestante tiene riesgo de parto pretérmino. Para ello utilizamos los denominados marcadores de prematuridad y que en síntesis se reducen a dos: la medición del cérvix uterino mediante ecografía durante la gestación y la medición de una sustancia denominada fibronectina en vagina que también es un gran marcador de prematuridad. Si está presente entre las semanas 20 a 34, esa gestante tiene un mayor riesgo.

 -¿Es mayor la posibilidad de tener un parto pretérmino en algún tipo de pacientes?
Efectivamente. Hay un grupo de pacientes que denominamos de riesgo. Estas son las adolescentes, o las mujeres de más de 40 años, las fumadoras, las obesas, las portadoras de gemelares o trillizos, las hipertensas, las diabéticas y también las gestantes que ya tuvieron un parto pretérmino. Es por ello que este grupo debe ser controlado en centros especializados a fin de detectar cuanto antes la prematuridad y tratarla en consecuencia.

__________________________________________
CINCO VECES MÁS AL HOSPITAL EL PRIMER AÑO

El recién nacido prematuro tiene importantes problemas tanto morfológicos como funcionales debido a que ciertos órganos no están maduros. El más significativo es la falta de funcionamiento pulmonar adecuado, justificando de esta manera las alteraciones en la respiración, y la necesidad de realizar respiración asistida. Otros efectos pueden ser sobre el intestino, obligando a realizar dietas especiales, dado que la  mucosa intestinal no puede absorber según qué sustancias. Por otro lado, el sistema inmunitario no está suficientemente desarrollado y por eso tienen más infecciones. También  les es más difícil regular la temperatura, y por ello deben de estar en incubadoras. Los niños prematuros van cinco veces más al hospital en su primer año de vida que los que nacen a término.

Hospital Vall d'Hebron

Pg. de la Vall d'Hebron, 119-129, 08035, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.vhebron.net

934 893 000 / 932 740 000

Contacta con Hospital Vall d'Hebron