Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Dr. Juan Pedro Gómez Siguiero, Coordinador de Endrocrinología Pediátrica del Hospital Materno Infantil de Málaga

“El niño debe ser evaluado cada seis meses para detectar posibles problemas de crecimiento”

Hoy en día existen tratamientos hormonales muy eficaces, como el Increlex, desarrollado por Ipsen Pharma, para corregir la talla baja

Cuando se detecta un problema de crecimiento en un niño hay que descartar posibles enfermedades pediátricas y comprobar si posee suficiente hormona de crecimiento. Si se confirma este diagnóstico, puede ser necesaria una estimulación para que aumente. Los endocrinólogos pediatras recomiendan algunos tratamientos especializados, muy seguros y de gran eficacia.

-¿Qué impide, fundamentalmente, el crecimiento y desarrollo correcto de los niños?
Depende del país. En uno del primer mundo, los problemas de crecimiento se relacionan con enfermedades de orden pediátrico y problemas celiacos, digestivos u hormonales. En el tercer mundo se relacionan con problemas de nutrición e infecciones. El crecimiento también se relaciona con la familia y los genes. Hay personas que son bajitas y son normales, pero siempre hay que descartar enfermedades pediátricas.

 -¿Cómo se detecta el tipo de patologías que afectan a las hormonas de crecimiento?
En primer lugar, hay que vigilar el crecimiento. El niño debe ser evaluado y seguido cada seis meses. Una vez que se detecta el fallo de crecimiento y vemos que no se crece lo suficiente, es decir, unos cinco o seis centímetros cada año según la edad, hay que poner en marcha el mecanismo de detección de estudios hormonales para descartar otras enfermedades y ver si el niño tiene suficiente hormona de crecimiento. Esto se hace mediante unos estímulos o test que la ponen de manifiesto. La hormona de crecimiento se puede estimular con diversas sustancias para que aumente. Si es imposible de aumentar por encima de un determinado nivel, se considera que hay un déficit de hormona de crecimiento.

 -¿Cuánto puede durar el proceso desde que se sospecha de la existencia de un problema de crecimiento?
El proceso de detección para ver si un niño tiene o no un problema de deficiencia de hormona de crecimiento u otros problemas hormonales debe seguirse por un endocrinólogo pediatra, que será el que haga el diagnóstico. En España, el tratamiento está financiado por la Seguridad Social mediante la previa autorización de unos comités, también formados por especialistas en endocrinología y endocrinología pediátrica. Es decir, el tratamiento se dispensa en farmacias hospitalarias, no se vende en la calle, y dura aproximadamente un año, momento en el que se procede a revaluar el caso. Es muy importante que el niño sea siempre evaluado por un especialista en endrocrinología pediátrica o en endocrinología si supera los 14 o 15 años. Él será el que proponga un tratamiento, si previamente es aceptado por esa Comisión.

 -¿Qué productos podemos encontrar en el mercado farmacéutico y que usted como especialista pueda recomendar a los pacientes?
Hay varias hormonas de crecimiento que se venden con un efecto similar, si bien es cierto que algunos dispositivos son más útiles que otros dependiendo, entre otras cosas, del peso del niño. La hormona es biosintética, obtenida de una síntesis bacteriana, o bien por hongos. No se extrae del cuerpo humano ni se fabrica químicamente, y todas ellas cumplen los requisitos de seguridad y eficacia.

 -¿Qué otros consejos sobre alimentación, hábitos o actividades deportivas recomienda para un sano crecimiento?
El niño debe tener una nutrición adecuada para estar en unas condiciones óptimas de desarrollo. También influye la afectividad y el cariño. Los niños abandonados pueden sufrir problemas de crecimiento, por eso muchos de ellos, al ser adoptados, manifiestan un estirón de crecimiento provocado por el beneficio nutricional y por la familia sustitutiva que antes no tenía. En cuanto al ejercicio, éste es necesario, pero no suficiente. No por hacer más actividad física se va a crecer más. Lo mismo pasa con la nutrición, donde el exceso nos lleva a la obesidad, muy perjudicial para el niño. 

__________________________________________________
HORMONAS DE CRECIMIENTO

El laboratorio Ipsen Pharma ha desarrollado Increlex, un fármaco para solucionar en los niños el  problema de baja estatura debido a una deficiencia primaria grave del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (deficiencia primaria grave de IGF-1). Con este lanzamiento Ipsen Pharma se convierte en la primera y única compañía farmacéutica que ofrece terapias para dos de las principales causas del trastorno de crecimiento: el déficit de GH y el déficit de IGF-I.

Contacta con Ipsen Pharma