Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Razón

Entrevista a José Antonio Suárez, Director de Suárez de la Dehesa Abogados

"Marruecos ofrece una gran oportunidad de inversión para los sectores inmobiliario y turístico"

El bufete Suárez de la Dehesa acaba de inaugurar un despacho en Tánger, ya que “estimamos que buena parte del desarrollo inmobiliario se va a producir en el norte de Marruecos”, según afirma José Antonio Suárez, y “la voluntad política del Gobierno de Marruecos es desarrollar esa zona como un centro de turismo y ocio”. El despacho trabaja en materias relacionadas con el Derecho inmobiliario y Derecho mercantil, asesorando integralmente en lo referido a transmisión, adquisiciones y fusiones empresas y desarrollo urbanístico.
¿Por qué han elegido exactamente Tánger?
En Casablanca ya hay varios despachos españoles, pero en el norte no había ninguno. Hemos apostado por el norte de Marruecos porque no va a ser un competidor, sino un socio en el desarrollo del turismo de ocio, por lo que es una oportunidad de inversión para la empresa española, a la que ya le quedan pocas posibilidades en nuestro país para el desarrollo inmobiliario y hotelero, y pronto deberá buscar alternativas en el extranjero: Marruecos es un lugar cercano, con precios más baratos y necesitado de servicios turísticos,  por lo que es una gran oportunidad de inversión.
 -¿Cuál es la peculiaridad del sistema judicial marroquí en materia inmobiliaria?
En Marruecos perviven dos sistemas jurídicos: por un lado, el sistema tradicional, el MELK, donde las propiedades no se registran y los contratos son de carácter verbal. Lógicamente, es muy inseguro, origina  muchos conflictos y es difícil a ojos de la mentalidad europea.  Por el otro, existe el sistema al que estamos acostumbrados, con documentos públicos, inscripción en el registro de la propiedad, etc...
 -¿Qué percepción cree que tienen los clientes españoles y europeos en cuanto a la forma y, sobre todo, a la seguridad de los negocios en Marruecos?
No tenemos ninguna queja de ningún cliente con respecto a la inseguridad de las inversiones. Marruecos tiene un acuerdo de respeto con España en lo referido a entradas de inversiones, para la implantación de empresas españolas en aquel país. La entrada de empresas extranjeras en el mercado marroquí es relativamente fácil: las constituciones de las sociedades son muy parecidas a las españolas, y buena parte del Derecho mercantil y del Derecho civil que hay aplicar es muy similar al de nuestro sistema. Marruecos sí tiene un problema que tiene que afrontar: su sistema judicial no está preparado para afrontar algunas cuestiones en materia de inversiones y de desarrollo inmobiliario.
-¿Cómo solucionar este último impedimento?
Nosotros recurrimos al arbitraje, que está perfectamente aceptado a nivel empresarial en Marruecos. Aplicamos, o bien normas de carácter general, o bien diseñando instrumentos y convenios arbitrales de cierta dificultad pero que son eficaces. Así, se resuelven conflictos de una forma muy rápida, en una media de seis meses. Siempre hemos estado a favor del arbitraje para resolver disputas.
 -Además de la inversión en el sector inmobiliario y del turismo, ¿qué otras ventajas aporta el norte de Marruecos al empresario español que se quiera instalar?
Hay muchas ventajas a nivel fiscal. La zona franca de Tánger permite operar con mentalidad “offshore”; no como paraíso fiscal, pero sí entendido a nivel del comercio internacional, además de ofrecer un mecanismo burocrático muy eficaz.
 -¿Cuál es la actitud de  Marruecos frente a la inversión extranjera?
La Administración marroquí siempre ha mostrado una voluntad de atender al inversor extranjero, y además en los parámetros en los que éste está acostumbrado. Como he dicho al principio, el norte de Marruecos es muy amistoso para el inversor español, también por la proximidad cultural y lingüística, y muestra una voluntad política de fuerte desarrollo, así como voluntad de cumplir y agradar. Y esta tendencia, sin duda, irá a más.
 -¿Qué necesitan las empresas marroquíes para asimilar competentemente la entrada de inversión extranjera?
Deben invertir más en formación. Nosotros lo hacemos, con nuestro propio personal, ya que queremos aplicar allí los mismos estándares que los despachos que tenemos en Madrid y Bilbao. Marruecos está en vías de desarrollo y la UE desplaza fondos para la formación, por lo que hay voluntad de por ambas partes  potenciar este aspecto, además de una demanda muy superior a la oferta que lo hace necesario. 

Suárez de la Dehesa Abogados

Paseo Pintor Rosales, 40, 28008, Madrid, Madrid, España

www.suarezdeladehesa.com

915 599 991

915 410 343

Contacta con Suárez de la Dehesa Abogados