Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Cuando la logística afecta a la competitividad

Hay veces en que la cadena de suministros se centra en el proveedor en lugar de centrarse en el consumidor: es el llamado “Efecto Bullwhip”

Se dice siempre que una de las claves para la competitividad empresarial es la optimización de recursos. Esta frase, mil veces oída, quizás cueste de visualizarse y llevarse a la práctica en los procesos productivos de una empresa de servicios. Pero en una industria, la imagen que nos viene a la cabeza directamente remite al stock y flujo de sus mercancías, tanto de las materias primas como del producto acabado. Así pues, lo que los gurús de la consultoría parece que propongan como la ultimísima tendencia en management es algo que la Industria conoce desde hace décadas, y una de la claves para su evolución (se consagró con el Just in time de Ignacio López de Arriortúa en los últimos años de la década de los 80). La logística, o gerencia del almacenaje y la transmisión de información, es, pues, fundamental en una organización industrial, puesto que debe cumplir perfectamente un papel crucial: recortar costes, trabajar a más velocidad y mejorar el servicio para el cliente.

Los flujos de material deben estar perfectamente coordinados y es por ello que la logística es algo complejo; porque se debe encontrar un equilibrio entre las maneras de comprar, la mudanza y el almacenaje. Si este equilibrio se consigue, la competitividad de la empresa subirá enteros. Pero no siempre se da: a pesar de que en muchos productos la demanda de mercado es constante, el aprovisionamiento y los inventarios fluctúan en gran medida en las diferentes etapas del proceso de producción hasta llegar al consumidor final. Hay veces en que la cadena de suministros se centra en el proveedor en lugar de centrarse en el consumidor: es el llamado “Efecto Bullwhip”, la tendencia a una excesiva fluctuación de los inventarios y pedidos que se reciben en los niveles “upstream”, o primarios de las cadenas de suministro. Dicho en otras palabras, la gerencia de la cadena de suministros se centra en el proveedor, en lugar de centrarse en el consumidor. Como los diferentes elementos de la cadena de valor no comparten información sobre inventarios ni demandas, el Efecto Bullwhip puede tener un impacto en los niveles de aprovisionamiento en la cadena. Es decir, casi involuntariamente, el efecto puede producir desabastecimiento. Se da este efecto cuando falta la información entre proveedores y compradores intermedios o comercializadores finales, cuando se manejan sin orden los pedidos de producción, generando volatilidad en los envíos, cuando se entra en posibles períodos sin demanda de los bienes, cuando existen posibilidades de obtener descuentos al por mayor, si hay pedidos inflados o estratégicos o si hay incertidumbre por abastecimiento, lo que puede generar pedidos innecesarios. Para combatir el Efecto Bullwhip se recomienda centralizar  y comunicar la información de la demanda en los diferentes niveles de las cadenas de suministro, ser más eficiente en los pedidos y mejorar  la tecnología de la información con origen en el mismo punto de venta.

________________________________________________
Importancia de la logística

Uno de los sectores que más proyección tiene en una economía globalizada es el de la logística. El comercio mundial teje densas redes de intercambios de mercancías que precisan plataformas para almacenaje, distribución y manipulación. Además, para ser competitivas, las actividades industriales requieren un marco de actuación en el que la proximidad a sus proveedores y suministradores les permita generar sinergias productivas.