Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Razón

Entrevista a Carlos Argos García, Socio y Consejero de EXLEGE ASESORES

"El Derecho es sentido común"

“Los ciudadanos siguen teniendo cierta desconfianza ante la administración de justicia”

Carlos Argos García, socio y consejero de Exlege Asesores, hace una valoración de la actualidad del mundo del Derecho. Su opinión no es muy favorable en algunos aspectos; para Argos García, la situación actual de la abogacía no es todo lo buena que debiera, mientras que “los procesos judiciales siempre son muy lentos, en ocasiones eternos”. Con todo, desde su experiencia, aporta soluciones a las diferentes problemáticas actuales.

¿Cuál ha sido su mayor reto, el caso que le ha proporcionado mayor satisfacción profesional?
Como puede entender es difícil destacar un tema a lo largo de más de cuarenta años y con miles de asuntos desarrollados. Quizá ahora recuerdo las primeras veces que instrumentamos jurídicamente alguna operación económica importante, el hecho de dirigir procedimientos judiciales complejos que han tenido mucho interés económico o social o el asesoramiento jurídico-urbanístico de grandes proyectos urbanísticos. Siempre he encontrado un estímulo en cada cuestión porque, aunque los casos y sus rutinas procesales acaben pareciéndose, uno puede intentar superarse y ser imaginativo incluso a la hora de la argumentación o a la hora de buscar los fundamentos de derecho de casos sencillos.
 Pero, sin duda, las mayores satisfacciones personales son los éxitos profesionales en asuntos de personas humildes y necesitadas, a las que hemos conseguido que se hiciera justicia.
 -La gestión de los despachos de abogados en España ha cambiado enormemente. Desde su experiencia, ¿cuáles cree que han sido las mejoras y los errores de estos cambios?
Una de las mejoras destacables podría ser la aplicación de nuevas tecnologías a la gestión de los despachos y la constitución de despachos colectivos que permiten afrontar, mediante la especialización, el conocimiento de la abundante legislación que se produce.
Desde luego ha sido muy importante la colegiación  única que nos permite intervenir judicialmente en el ámbito jurisdiccional de cualquier Colegio de España y me parecería un error si se decide, como parece, limitar el ejercicio de la profesión en base a regulaciones autonómicas de dudosa legalidad y exigir el conocimiento de lenguas vernáculas a abogados de otras autonomías. Creo que es una discriminación inaceptable que en definitiva perjudica a los ciudadanos.
 -¿Cómo valora la situación actual de la abogacía?
No es todo lo buena que debiera. En general, la comunicación entre jueces y abogados es escasa. Hace 20 ó 30 años era frecuente entrevistarse con un juez para un problema importante o urgente. Ahora, esta posibilidad prácticamente no existe.
 Además la retribución de los abogados del turno de oficio es ínfima y esto origina, por su carácter voluntario, que haya pocos abogados con experiencia que presten este servicio, perjudicando al ciudadano con menos poder adquisitivo.
-¿Cuáles cree que deben ser los principales valores de un despacho de abogados?
Al fin y al cabo el Derecho es sentido común ya que busca la racionalidad y regular las relaciones y la vida social para contribuir a la realización de la justicia. Así que yo creo que, además del máximo rigor jurídico, lo fundamental es ese sentido común, una estricta ética  y una gran responsabilidad. Pienso que un abogado debe tener una especial sensibilidad hacia los problemas del prójimo y la capacidad de apasionarse con cada asunto. Pese a las décadas que llevo ejerciendo, la noche antes de intervenir en una vista o acudir a un juzgado, duermo mal y estoy preocupado. No querría perder nunca ese sentido de la responsabilidad.
 Por eso creo completamente en la honestidad profesional y en decir siempre la verdad al cliente sobre si su pretensión resulta razonable y sobre sus posibilidades de prosperar.
-Desde su experiencia y en comparación con el pasado, ¿cómo cree que funciona la administración de justicia en España en la actualidad?
Creo que funciona deficientemente en diferentes aspectos. En primer lugar, los procesos judiciales siempre son muy lentos, en ocasiones eternos, porque los Juzgados generalmente no cumplen los plazos y la relación entre jueces y abogados carece de fluidez. Una causa de ese mal funcionamiento suele ser que el personal administrativo de los Juzgados no tiene formación suficiente o es personal eventual sin experiencia.
 -¿Qué cree entonces que es necesario modificar?
Garantizar la total independencia es básico, y por ello veo necesario modificar el actual Estatuto del Ministerio Fiscal para que deje de depender del poder ejecutivo y modificar la regulación del Consejo General del Poder Judicial para limitar su excesiva dependencia de los partidos políticos y evitar que sea un reflejo de las mayorías y las minorías de las Cortes
Generales.  
____________
LOS CIUDADANOS Y EL MUNDO DEL DERECHO
-¿Qué factores cree que valora más el usuario de los servicios jurídicos?
Creo que el ciudadano busca en un abogado una mezcla de confesor, asesor legal y ciertos toques de psicólogo. Quiere atención personal y directa del profesional que lleva su asunto así como la total transparencia y la claridad en lo referente a honorarios.
-¿Cuál cree que es la situación del ciudadano ante la administración de justicia?
Los ciudadanos siguen teniendo cierta desconfianza ante la administración de justicia por entender que los más poderosos no sólo están mejor asesorados, sino más protegidos que un ciudadano normal. En Exlege Asesores luchamos para acabar con esa percepción en beneficio de la justicia y espero que contribuyamos con una cuota de excelencia en la práctica de la abogacía para demostrar que el derecho sirve para hacer justicia, que es dar a cada uno lo suyo, y extenderlo a todos los ciudadanos por igual, sin distinciones de ningún tipo.
-¿Cómo cree que evolucionarán en el futuro las necesidades de los ciudadanos en relación al derecho?
Predecir el futuro siempre es arriesgado, pero creo que los ciudadanos van a demandar a la justicia precisamente lo que decía antes, que sea realmente justa, que los procedimientos judiciales sean más rápidos en su tramitación y que los profesionales del Derecho antepongan los intereses de sus clientes a los suyos profesionales. Además creo que pedirán una justicia rápida y ágil y que el Derecho, como expresión del sentido común que es, sea claro y en lenguaje sencillo.
__________
EL BUFETE
El origen de Exlege Asesores se remonta a 1964, cuando Carlos Argos García se une a Nicolás Rodríguez González para trabajar de manera asociada. Pronto se incorporará un tercer socio (Jesús Gómez García) para crear un despacho colectivo, si bien hasta 1991 no se constituye como Exlege Asesores.
El despacho abarca todas las áreas del Derecho excepto el laboral, ya que por razones estratégicas prefieren derivarlo a despachos especializados de su confianza. Cuentan con cuatro abogados, además de los socios, que son especialistas en diferentes materias aunque realizan sus trabajos coordinadamente, con un enfoque multidisciplinar que contempla todos los ángulos legales del problema de su cliente, especialmente en el caso de las empresas. Carlos Argos García considero que “el Derecho Civil es clave, como un tronco común, y es quizá en el que más experiencia tenemos aunque, por supuesto, hemos llevado asuntos de lo más variados”
Actualmente aproximadamente el 80% de los clientes de Exlege Asesores son grandes empresas y pymes, bien familiares o controladas por un número de socios reducidos. En concreto predomina el sector urbanístico e inmobiliario. El 20% restante son particulares que precisan asesoramiento jurídico patrimonial o cualquier clase de asistencia técnica judicial.

Exlege Asesores

Paseo de la Habana, 16, 1º, 28036, Madrid, Madrid, España

www.exlegeasesores.com

915 624 731

915 634 423

Contacta con Exlege Asesores