Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Dr. Ramón Clapés Ferrán, Pediatra. Servicio de Urgencias del Hospital de Nens de Barcelona

EL RESFRIADO COMÚN

El resfriado común, también denominado Rinofaringitis o Catarro de vías altas, es una infección viral que afecta a las vías aéreas superiores, con preferencia a nariz y garganta, y que puede ser padecida por todo el mundo, siendo más frecuente en niños por su inmadurez inmunológica. Es una de las enfermedades más frecuentes y que origina más consultas al pediatra y también ausencias a la escuela o guardería. De hecho, sabemos que un niño padecerá durante los cuatro primeros años de vida un promedio de tres a ocho resfriados por año, y seguirá padeciéndolos, aunque con mucha menor frecuencia, durante toda su vida.

¿Cómo se produce el contagio?
El resfriado común puede estar causado por una amplia variedad de virus, siendo los Rinovirus con más de 100 tipos diferentes, Coronavirus, Parainfluenza y Virus Sincitial Respiratorio los responsables de la mayoría de casos. El contagio se produce de persona a persona, a través de las gotitas despedidas al aire al toser o estornudar, siendo más frecuente en guarderías y colegios por estar en locales cerrados con una evidente proximidad entre los niños. También la manipulación de objetos contaminados como juguetes o peluches puede ser otra vía de contagio.

Síntomas frecuentes
La congestión nasal con estornudos y rinorrea, el dolor de garganta, la tos y el malestar general son sus síntomas más frecuentes. Generalmente cursa sin fiebre, aunque la aparición de febrícula o fiebre moderada es usual en los niños más pequeños. Los síntomas suelen remitir hacia los 7-10 días, persistiendo en ocasiones la tos, que irá desapareciendo de forma gradual.

Prevención
El resfriado común es una enfermedad banal, autolimitada (que cura sola) y que solo requiere tratamiento sintomático. Puede aparecer en cualquier época del año, aunque al inicio de la primavera, en otoño y en invierno, son las estaciones en las que se presentan mayor número de casos.

La prevención del resfriado común resulta difícil al ser una enfermedad altamente contagiosa. La higiene con lavado frecuente de manos y de juguetes compartidos por varios niños, la ventilación de estancias cerradas y la exclusión de la escuela o guardería del niño enfermo pueden reducir el número de contagios.

Actualmente, no existe ningún tratamiento que haya demostrado una eficacia contrastada en la prevención del resfriado común. 

_________________________________________________________
Consejos para tratar el resfriado común

Para aliviar y minimizar los síntomas del resfriado es aconsejable:

1. Mantener al niño en casa, en reposo y sin acudir  a la escuela o guardería.

2. Incrementar la toma de líquidos como agua, zumos, caldo vegetal o infusiones, para mantener una buena hidratación.

3. Lavados nasales frecuentes con Suero Fisiológico o agua marina para aliviar la congestión nasal.

4. Humidificación ambiental para aliviar la congestión nasal y el resecamiento de las mucosas. Es importante que la humidificación ambiental no sea excesiva pues sería contraproducente. Asimismo, está contraindicada en niños asmáticos.

5. El uso de antitérmicos (Paracetamol o Ibuprofeno) sólo estará indicado ante la presencia de fiebre o cuando el niño está irritable y con malestar general.

6. Los antitusigenos pueden ser utilizados ante la presencia de tos irritativa nocturna que impide al niño dormirse. Pero ha de tenerse en cuenta que la tos es un mecanismo de defensa del sistema respiratorio, útil para la movilización y expulsión de secreciones, y por lo tanto no siempre es recomendable inhibirla.

7. Al tratarse de una enfermedad producida por virus, los antibióticos no son eficaces en el tratamiento del resfriado común. Sólo deben ser utilizados ante la sospecha por el pediatra de sobreinfección bacteriana o presencia de complicaciones como otitis media aguda, sinusitis, etc.