Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

El cuidado oral durante el embarazo

Es importante cuidar las encías durante los cambios hormonales producidos por la gestación para evitar enfermedades gingivales

El embarazo es un momento en el que debe prestarse una especial atención al cuidado de dientes y encías. Los cambios hormonales que experimenta el organismo durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad gingival. Por tanto, hay que practicar una buena higiene oral, lo que implica cepillarse con una pasta de dientes específica para el buen mantenimiento de la salud gingival y realizar limpiezas interdentales a diario. Si se combina esta rutina con una dieta saludable, equilibrada y con visitas regulares al dentista, no sólo se previenen problemas dentales, sino que se contribuye al desarrollo saludable del bebé.

Hasta un 70% de las embarazadas padece alguna forma de enfermedad gingival. Las señales de alarma son: encías sensibles, hinchadas o enrojecidas. Sangran al cepillarse los dientes o al hacer la limpieza interdental. No se puede eliminar el mal aliento o el mal sabor de boca. Si se detecta y trata en sus primeros estadios, la enfermedad gingival puede controlarse en la mayoría de los casos. Durante el embarazo también aumenta el riesgo de caries dental, debido a los ácidos producidos cuando hay vómitos y al mayor consumo de dulces. Se puede evitar cepillándose, al menos dos veces al día, preferiblemente por las mañanas y antes de acostarte con una pasta de dientes con flúor y realizando una correcta limpieza interdental. Dedicar un mínimo de dos minutos para eliminar la placa que continuamente se forma sobre los dientes. Utilizar un cepillo de dientes con filamentos suaves o uno eléctrico recargable, con un diseño moderno, seguro y cómodo de usar. Muchos cepillos eléctricos incorporan una tecnología avanzada que permite eliminar la placa de un modo más eficaz que los cepillos de dientes manuales ordinarios. Usar una pasta de dientes con flúor. Está demostrado que el flúor previene la formación de caries. Actualmente podemos encontrar pastas con flúor mucho más completas para nuestra higiene dental, con dos tipos de flúor: flúor de acción inmediata, que se fija en el esmalte y en la placa dental durante el cepillado, y flúor de acción prolongada, que se adhiere al esmalte y sigue actuando incluso después del cepillado. También se debe realizar limpiezas interdentales a diario utilizando hilo dental u otros productos de limpieza interdental para eliminar la placa de las zonas donde no llega el cepillo de dientes.

Los dientes del bebé
Cuanto más sana sea la dieta, más probabilidades hay de que los dientes y encías del bebé estén también sanos. Debemos tener en cuenta que el primer diente del bebé empezará a desarrollarse aproximadamente a los tres meses del embarazo. Cuando nazca, aun antes de que aparezcan los primeros dientes, hay que empezar a cuidarlos: después de darle de comer, es bueno utilizar una toallita o un trozo de gasa humedecida para limpiar las encías, esto eliminará la placa que se haya formado. Una vez que le han salido los dientes, hay que cepillárselos después de comer con un cepillo de dientes con filamentos suaves.

Biberón y caries
Si se deja al bebé en la cuna con un biberón que contenga leche (incluida la leche materna), un preparado para biberón o un zumo, el azúcar de la bebida y las bacterias de la boca del bebé interaccionarán formando ácidos que atacarán el esmalte de sus dientes y pueden provocar caries. Si el bebé necesita “juguetear” con un biberón para dormirse, habrá que rellenarlo con agua.

Cuidando de nuestras encías. Embarazo e higiene oral
Una correcta higiene dental es la mejor forma de prevenir las enfermedades de las encías y de los tejidos que le dan soporte al diente. Cuando descuidamos nuestra higiene diaria y se van acumulando restos de alimentos y bacterias que acaban formando la placa bacteriana. Esta placa puede producir inflamación de las encías y, si no es tratada correctamente, extenderse a los tejidos que dan soporte al diente derivando en una posible pérdida de los mismos. Al conjunto de tejidos que dan soporte al diente se le conoce como periodonto y está formado por: encía cemento radicular, ligamento periodontal, hueso alveolar. A las enfermedades que afectan al periodonto las conocemos como enfermedades periodontales.

Causas de las enfermedades periodontales
La placa bacteriana es la principal responsable de las enfermedades de la encía como la gingivitis y la periodontitis, aunque debemos de tener en cuenta otras causas como: Genética: mayor susceptibilidad debido a una predisposición heredada. Factores sistémicos: estrés, edad, nutrición, medicación, tabaco, inmunodepresión. Factores locales: apiñamiento dentario (acumula placa bacteriana y sarro). Sarro: depósitos calcificados en los dientes que se forman por la mineralización de la placa bacteriana.

Gingivitis
La gingivitis viene dada cuando por una incorrecta higiene bucal los depósitos de placa bacteriana producen una inflamación e infección que destruye el tejido que sujeta nuestros dientes, incluyendo las encías, los ligamentos periodontales y el hueso alveolar. La gingivitis no suele producir dolor, aunque las encías pueden estar rojas e inflamadas y sangrar fácilmente con el cepillado o al comer algún alimento. En estados avanzados este sangrado puede producirse de forma espontánea. También puede haber mal sabor de boca o mal aliento persistente (halitosis). Por suerte, la gingivitis se considera un estado reversible al no existir pérdida de hueso ni del ligamento periodontal, pudiendo volver a recuperar una boca sana realizando una buena higiene bucal y eliminando la placa bacteriana.

Periodontitis
La periodontitis es la infección progresiva y pérdida del hueso alrededor del diente. Aunque los primeros signos son similares a los de la gingivitis, si ésta no se trata correctamente y a tiempo pueden surgir los siguientes síntomas: pérdida ósea, recesión gingival (pérdida de encía), movilidad dental, aparición de bolsa periodontal, fístulas o pus alrededor del diente, mal aliento, mal sabor de boca, modificaciones en la forma de morder/alteraciones en la oclusión. A diferencia de la gingivitis, la periodontitis se puede considerar como un estado no reversible al no poderse recuperar el estado inicial debido a la pérdida de hueso y del ligamento periodontal. Por ello un rápido diagnóstico es de gran importancia ya que permitirá proporcionar al paciente el tratamiento adecuado para cada caso con el fin de frenar la pérdida de hueso y de dientes.

_______________________________________________________________
¿Por qué el cepillo recargable es mejor que el manual para eliminar la placa?

Está clinicamente probado que los cepillos recargables de última generación, con tecnología oscilante rotacional, eliminan hasta el 58% más placa que los cepillos manuales después de tres meses de utilización. Con el cepillo eléctrico no se necesita destreza manual y muchos de ellos incorporan un temporizador que avisa cuándo hemos alcanzado los dos minutos reglamentarios. Hay que tener en cuenta el diseño y el tamaño del cabezal, ya que en el cepillo de la mejor tecnología, la oscilante rotacional, éstos son especialmente adecuados para limpiar diente por diente y para alcanzar las zonas retromolares. Además, estos cepillos suelen incluir accesorios de limpieza específicos, como el limpiador lingual, la púa interdental y el cabezal abrillantador pulidor.

• El cepillo eléctrico recargable con tecnología oscilante rotacional llega donde no alcanza el cepillo manual ni el cepillo a pilas y es mucho más eficaz.

• Es especialmente efectivo en prevenir la aparición de sarro y de manchas, manteniendo la blancura de los dientes y reduciendo la aparición de problemas en las encías.

• Su eficacia es muy superior a la del cepillo a pilas, debido a la diferencia de sus ángulos de oscilación, por lo que con el cepillo a pilas para conseguir el mismo efecto se requiere mayor tiempo de cepillado.

Para las mujeres embarazadas, se puede encontrar en el mercado un cepillo eléctrico especial que dispone de  un cabezal especifico para la protección y cuidado de las encías sensibles.

______________________________________________________________
La prevención de la gingivitis y la periodontitis

La placa bacteriana es la principal responsable de las enfermedades periodontales y, en consecuencia, su eliminación es la mejor manera de prevenirlas. Los odontólogos recomiendan las siguientes medidas preventivas:

• Conocer y entender la enfermedad.

• Cepillarse los dientes por lo menos dos veces al día durante dos minutos cada vez. Es indispensable el cepillado antes de dormir.

• Correcto cepillado de dientes. Es recomendable la utilización de un cepillo eléctrico recargable de última generación, oscilante rotacional.

• Limpieza interdental con seda dental

• Revisiones periódicas, cada tres o seis meses, que incluyan una limpieza profesional realizada por un dentista o un experto en higiene dental para remover la placa y el sarro en áreas que son difíciles de alcanzar y, consecuentemente susceptibles a la enfermedad periodontal.

Existen en el mercado productos específicos para Encías sensibles, que ofrecen al consumidor la respuesta completa para los problemas de encías:

• Parogencyl Forte ayuda al tratamiento de choque de la gingivitis, favorece la reducción rápida del sangrado, inflamación y sensibilidad

• Parogencyl  Control ayuda al tratamiento y prevención de la gingivitis, fortalece las encías frente a  la inflamación, previene la sensibilidad gingival y el sangrado

Contacta con Oral B