Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Jesús Gilabert, Director de Comunicación de CRIOPROTECT

“Con células almacenadas no hay que esperar hasta encontrar a un donante y la compatibilidad es total”

La conservación de células madre aporta a largo plazo beneficios totalmente efectivos para la persona de la que son extraídas y sus familiares directos, es por ello que, dado su enorme valor y creciente demanda, toman mayor peso empresas como Crioprotect, asentada en España hace un año pero que cuenta con la experiencia de la portuguesa Crioestaminal, funcionando desde el 2003, pionera y líder de la península en conservación de células madre del cordón. Allí se depositan en el laboratorio las muestras de sangre de madres españolas.
-¿Cuál es el proceso que deben seguir aquellas personas que deseen criopreservar las células madre a través de Crioprotect?
Es muy sencillo. Deben solicitar el servicio por teléfono, fax o cumplimentando el formulario on line de nuestra página web. Después deben efectuar un ingreso de 300 euros en nuestra cuenta e inmediatamente les enviaremos el kit de recogida con toda la documentación.

-¿Dónde se depositan estas células, cuándo pueden utilizarse y en qué casos?
Una vez recogida la muestra de sangre se lleva al laboratorio. Allí son aisladas las células madre y se almacenan congeladas durante veinte años, con la posibilidad de prorrogar este plazo si el titular de la unidad de sangre lo considerara conveniente.
 Mientras permanecen almacenadas, las células madre pueden ser requeridas en cualquier momento si se necesitan para practicar una intervención. No tienen más que solicitarlo por escrito el médico y los padres, o los hijos si fueran mayores de edad.
 Actualmente estas células del cordón se emplean en el tratamiento de enfermedades sanguíneas y cancerígenas. Si el paciente dispone de células almacenadas no hay que esperar hasta encontrar a un donante y la compatibilidad es total. Además, la sangre del cordón puede servir también para otros familiares directos.
 Y se siguen realizando pruebas clínicas para descubrir otras aplicaciones. Éste es un mundo apasionante y vertiginoso. Con un período de veinte años por delante los avances en biomedicina son, hoy por hoy, inimaginables.

 -Dado el auge que está adquiriendo la criopreservación de células madre y ante la proliferación de empresas dedicadas a ello, ¿qué ofrece Crioprotect en este sentido?
Crioprotect pretende ofrecer un servicio al alcance de las familias. Nuestro precio, 1.300 euros, es el mejor del mercado. Pero, además, somos muy exigentes con la calidad: el laboratorio al que llevamos las muestras cuenta con la tecnología más avanzada en materia de seguridad y equipamiento, está acreditado con la norma ISO 9001, que es una certificación de calidad a nivel mundial, y permanece abierto todos los días de la semana para procesar la sangre nada más llegar. Y los padres tienen garantizada la plena propiedad y total disponibilidad de la muestra.

-Todavía no está muy asentada, sin embargo, la tendencia habitual de la criopreservación de células madre, ¿a qué se debe?, ¿es quizá por falta de información? ¿Se trata de un proceso caro?
Cada vez se va conociendo más y los futuros padres se muestran muy receptivos. La información, desde luego, es muy importante y los medios de comunicación, como divulgadores de los avances científicos, juegan un papel crucial. En cuanto al precio, pensemos que el almacenamiento se hace por veinte años. Si tenemos en cuenta esto, estamos pagando 65 euros al año por algo que tiene tanto valor. Nuestra filosofía es ofrecer la máxima calidad en el servicio y, al mismo tiempo, hacerlo accesible a todas las familias que quieran solicitarlo.

Contacta con Crioprotect