Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Joan Escuer, Presidente del COL•LEGI OFICIAL DE GEÒLEGS DE CATALUNYA

“Los estudios geológicos aportan seguridad, garantía de calidad y ahorro”

El nuevo Código Técnico de la Edificación ha fomentado las aplicaciones de estudios geotécnicos en los terrenos

Los estudios geológicos y geotécnicos, hoy en día más demandados porque la aplicación de las nuevas normativas como el CTE así lo requieren, aportan beneficios en el ámbito de la seguridad y evita mayores impactos medioambientales. El Col·legi Oficial de Geòlegs de Catalunya tiene como filosofía la defensa de la profesión y la representación de los profesionales, mediante sus estatutos, ante la sociedad y las instituciones públicas. Sus funciones son desde promocionar todo tipo de actividad en materia de geología, informar de proyectos de ley, realizar estudios, informes o dictámenes.

-¿Qué APORTA fundamentalmente un estudio geológico al sector de la construcción?
Básicamente seguridad, garantía de calidad y ahorro. Seguridad y calidad, porque si no conoces bien el suelo sobre el que edificarás, puedes tener graves problemas; por otro lado evitamos que se dispare el presupuesto: cuando se conoce bien un terreno, el ingeniero puede diseñar para las características del mismo, y sabiendo que éste es de buena calidad, ello puede suponer gran ahorro de material. No se tiene que sobredimensionar la obra poniendo más cemento, por ejemplo, u otras materias primas.

 -¿Asesoran a los ingenieros y/o las constructoras o únicamente realizan los estudios previos?
Se hace de todo. Hay determinados trabajos que te piden hacer sólo análisis y, en otros, el geólogo diagnostica las cuestiones del suelo. Hay un trabajo de asesoramiento, esto cada vez es más recomendable, y existe la tendencia creciente de formar parte de equipos multidisciplinares, para abordar los problemas con mayores garantías.

 -¿Cuáles son los daños colaterales derivados de la construcción para el medio ambiente?
Los daños colaterales son muy variados y vienen, fundamentalmente, de la explotación de recursos naturales que se necesitan para la construcción, como abrir canteras de donde hay que sacar material para fabricar cemento, ladrillos, yeso, vidrio… todo esto representa un impacto sobre el terreno, algo que, no obstante, está controlado por los departamentos y ministerios de Medio Ambiente. El reciclaje de la materia prima que se usa en la construcción para darle un uso nuevo está en un estadio bastante primigenio. Cada vez que se construye una casa se está ocupando un terreno, algo que también supone un impacto ambiental, y vamos viendo cómo se están invadiendo lugares en los que supone un riesgo, además, construir, como los que son proclives de ser inundados, por ejemplo. Otra cosa que afecta de forma más indirecta es la sobreocupación de espacios naturales y la utilización de sus recursos; por ejemplo, la sobreexplotación de la costa: todas las casas han estar dotadas de agua y, tanto si no hay agua como si la que hay es subterránea, construir mucho puede afectar a su aprovechamiento. Todos estos problemas tratan de subsanarse. Sin embargo, en nuestro país existen carencias en todo lo que se hace relativo a la ordenación del territorio.

 -¿Cómo lleva a cabo un geólogo el control de calidad de los procesos geológicos aplicados a los sectores de la construcción?
Los geólogos participan en el control de calidad, básicamente, formando parte de los staff de oficinas de control técnico y de empresas constructoras, dedicándose en aspectos muy concretos de la dirección de obra. En una oficina de control técnico el geólogo supervisa los estudios geológicos, cuando un promotor hace una casa, en el cálculo de cimentación, etc. En esta oficina se mira si el estudio es verosímil, si hay alguna carencia… Por otro lado, el geólogo trabaja en la propia dirección de la obra.

 -¿Qué otro tipo de estudios se llevan a cabo y en qué consisten?
A raíz de la ley de urbanismo de Catalunya y su reglamento se ha hecho hincapié en el riesgo natural; está prohibido construir sobre un especio inundable. Para determinar si un espacio es inundable o no, un geólogo puede ser requerido. Por ejemplo construir cerca de un torrente en el Pirineo, una rambla, en la costa… en donde se necesitan estudios específicos. Antes en los Ayuntamientos se urbanizaban terrenos y nadie miraba si éstos estaban afectados por desprendimientos u otras cosas. Esta ley, relativamente reciente, procura que esto no pase.

 -Se tiene la idea general de que, de la misma forma como pasa con los estudios de impacto medioambiental, los estudios geológicos no tienen una aplicación efectiva (ejemplos como el AVE, el hundimiento en el barrio de El Carmel). ¿Es esto cierto?
Esto ha sido cierto hasta ahora porque, precisamente, con lo que ha pasado con estos ejemplos, se ha visto la necesidad de impedir este tipo de desastres. Ha empezado a haber movimientos en Catalunya como la promoción de una ley de obra pública; la creación del Instituto Geológico de Catalunya… a nivel político se ha visto que hay que poner remedio, por tanto se está notando un cambio, que es tímido, evidentemente. Nosotros pensamos que hay mucho por mejorar pero, como mínimo, ahora existe un cambio de tendencia. Todos los organismos involucrados están reelaborando su trabajo alrededor de los problemas derivados de este tema.

 -¿Cómo deberían actuar los organismos públicos para mejorar esta situación?
Primero habría que dotar de recursos y de presupuestos los estudios geológicos, en sentido amplio. Se cree comúnmente que estos estudios encarecen las obras, algo que no es del todo cierto porque lo que puede costar una batería de estudios geológicos tiene un coste marginal comparado con lo que cuesta la propia obra. Aparte de esto, hay que hacer caso de los estudios, no guardarlos en un cajón. Se necesita la complicidad de un trabajo en equipo e incluso de la Administración. Una de las carencias que vemos también, debido a que somos una profesión relativamente joven, es que no hay suficientes geólogos en lugares clave para evaluar la información geológica. Desde el Col·legi tenemos que hacer presión en la Conselleria de Política Territorial i Obres Públiques para que incorpore más personas a su staff. Pensamos que la información geológica ha de poder entenderla y gestionarla gente del ramo, geólogos, ingenieros geólogos, arquitectos…  

 -¿Cómo es el trabajo conjunto real entre los geólogos, ingenieros y constructoras?
Cada vez es más satisfactorio en el sentido de que los que son buenos profesionales y quieren ofrecer productos de calidad se preocupan mucho de tener bien trabados sus equipos; por lo tanto, una constructora de prestigio tendrá sus geólogos, sus ingenieros, que serán capaces de entenderse entre sí. Hay que invertir en la tendencia de formar equipos, y la gente que quiere trabajar en la excelencia ya lo procura. Hasta hoy ha habido carencias en estos aspectos; ha habido defectos de comunicación, de entendimiento.

 -¿Cómo ha calado en el sector de la construcción, junto con todos los sectores relacionados, el nuevo Código Técnico de la Edificación?
Nosotros hemos detectado desde la aplicación del CTE una cierta picaresca, gente que trata de evadirlo. Sería relativamente sencillo por parte del Ayuntamiento pedir los estudios geológicos pertinentes antes de dar licencias de obra; sería una buena forma de controlar la correcta aplicación del Código Técnico.

_________________________________________________
El avance del Código Técnico de la Edificación

El CTE tiene como objetivo establecer los protocolos y las intervenciones necesarias para todas las obras de ingeniería civil, pública o privada, las cuales serán de obligado cumplimiento. Es el geólogo el profesional capaz de realizar los estudios de terreno necesarios para poder realizarlas.

Tras la aprobación de la Ley de la Ordenación de la Edificación, se han hecho estudios geotécnicos sistemáticos para las casas. El CTE, no sólo hace de éstos algo obligatorio sino que establece unas pautas de cómo hay que hacerlos y cuál ha de ser su calidad. En este sentido, el CTE es un avance, porque establece una normativa que hay que cumplir, con lo que se asegura que los cimientos de una casa son los correctos para su construcción y habitabilidad. El CTE incrementa la seguridad y el ahorro, a pesar de que se haya interpretado como algo que pueda encarecer el precio de las construcciones.

Contacta con Col·legi Oficial de Geòlegs de Catalunya