Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Presente y futuro de la construcción

Realizar una perspectiva del sector de forma global es complicado, ya que las previsiones para cada región, país o continente son diferentes. Por ello creemos conveniente dividirlo en varios grupos para tener una perspectiva general de lo que podría acontecer en el futuro.
 El comportamiento del sector en Europa durante el año 2006 se podría calificar como bueno. Según datos de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria para Obra Pública, Construcción y Minería (ANMOPYC), el crecimiento se situó en un 4,3% de media en Europa occidental con respecto a 2005. En 2005 y 2004 el crecimiento fue de un 2,6% y de un 3,3% respectivamente. Dinamarca (9,6%), Suecia (7,3%), Bélgica (7,8%), Irlanda (6,7%) y España (5,9%) presentan las mayores tasas de crecimiento. El crecimiento esperado para este año 2007 es de un  2,3% y los valores que se esperan en los próximos dos años serán del 1,3% y 1,6% en 2008 y 2009 respectivamente.

En lo que respecta a obra residencial en Europa los datos que nos arrojó el año 2006 fueron muy buenos, sobre todo en países como España, Francia o Reino Unido. Los resultados del periodo comprendido entre los años 2004-2006 se podrían clasificar como excepcionales para el sector residencial con un crecimiento del 12.2%.

Se espera una moderación en los ritmos de crecimiento para 2007 y 2008, debido a factores como el aumento de los tipos de interés, el endeudamiento de las economías domésticas o la saturación del mercado de la construcción sobre todo en los países que mayor crecimiento han registrado en años posteriores.

Por su lado, los números que arroja la edificación no residencial difieren bastante de la edificación residencial: el crecimiento en los años precedentes no ha sido muy elevado, pero ya el  año pasado la tasa de crecimiento prácticamente se igualó y las expectativas para 2007 y 2008 muestran un fuerte incremento de dos puntos y medio hasta alcanzar el 6% en 2007 y de nuevo el 3% en 2008, en este aspecto contrasta claramente con la desaceleración que se espera en la obra residencial.

Uno de los principales motores de la economía de un país y de nuestro sector en concreto es la obra pública. En lo referente a 2006 el crecimiento fue prácticamente cero, pero las perspectivas del sector son optimistas: este año se prevé acabar con un crecimiento  cercano al 3%, en 2008 el crecimiento que se estima es de un 2.5%.

El mercado mundial está ofreciendo grandes oportunidades a la hora de exportar sobre todo a los países del este de Europa y en China. No debemos olvidar la gran amenaza que supone la competencia china en este tipo de mercados donde prima el precio sobre la calidad. Ésta es una de las principales razones por la que se debe apostar por la I+D+i. El objetivo es lograr que las empresas del sector consideren la innovación en todos los ámbitos como parte fundamental de su plan estratégico para seguir siendo competitivos fuera de nuestras fronteras.