Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Razón

José María Martí, Director de Derechos

La Comunicación

¿Qué es la comunicación? ¿Cuáles son los mecanismos que la rigen?

La comunicación es la transmisión de un mensaje con un objetivo. En la forma mas básica de comunicación intervienen: un emisor, un mensaje, un vehículo y un receptor.
 El emisor ha de tener un conocimiento, una idea, ... unos hechos o conceptos para comunicar, que sean o puedan ser de interés para el receptor.
 El receptor tiene que estar dispuesto a conocer los hechos del emisor.
 El mensaje ha de ser comprensible para el receptor y contener los elementos necesarios para recabar su atención e interés.
 El vehículo es el elemento que permite el contacto entre el emisor y el receptor, el que traslada el mensaje.

¿Para qué sirve a la empresa o al profesional? Una buena comunicación será aquella que aporta el mayor beneficio posible al interés al que sirve. Las relaciones humanas y por extensión la empresa y los negocios son comunicación. Es con la comunicación como se relacionan con su entorno necesario, para comprar y para vender, para recibir y prestar servicios, es con la comunicación como se organizan y desarrollan los procesos internos en las empresas y por tanto la producción de productos y servicios. La comunicación interna es tan importante en una organización como la comunicación con el entorno, y como en ésta, hay que invertir recursos para que funcione, se desarrolle y acabe generando valor; como en el resto de actividades empresariales. Por tanto, para ser efectiva, al igual que cualquier otra función de una organización, requerirá de unas estructuras y de unos procedimientos, de una organización, de planificación, que ponga en común, para cada uno de los componentes de la organización, la misión, la filosofía y la proyección en su entorno, y que además otorgue el papel de cada cual en esta función. Y si toda la organización es uno mismo, hay que responder primero a: ¿Quién soy? ¿Qué pretendo? ¿Qué beneficios puedo aportar a mi entorno?

En los despachos, como en todas las empresas e instituciones, la comunicación es una pieza más del engranaje que permite que todo funcione. Depende y sirve directamente a marketing, es decir, a las acciones que realiza el despacho para definir servicios, promocionarlos e implementarlos a satisfacción de sus clientes, clientes internos y externos. Es en esa necesidad de la satisfacción del cliente donde se justifica la necesidad de comunicación y por tanto debe obedecer a esa política de marketing que es la que focaliza este interés ineludible.
 No es óptima, y por tanto no es rentable, la comunicación que: comunica por comunicar, la que dispersa mensajes diversos según la dirección de la oportunidad, la que actúa a salto de mata, la que se estructura valorando solo costes y no beneficios, ... en resumen no es optima la que no obedece a una política de marketing predefinida.
 Y todavía es menos adecuada la que, además de no obedecer a un objetivo, o quizás por eso, otorga el valor al mensaje por el mayor o menor coste del vehículo con el que se transmite, o la que niega los propios valores y aportaciones propugnando el autismo, o la que huye para refugiarse en el tiempo, en la excusa de la capacidad, o en un complejo de inferioridad. 

Comunicación Empresarial

Redacción, España

Contacta con Comunicación Empresarial