Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a José Martínez, Gerente DE la Asociación Española de Alquiladores de Maquinaria para la Construcción e Industria sin operador (ASEAMAC)

“El sector del alquiler de equipos tiende a disminuir la atomización a favor de la especialización”

Las empresas dedicadas al arrendamiento de maquinaria para la construcción lidian con la Administración y apuestan por la mayor seguridad de sus equipos

La morosidad de la Administración y la voluntad de cumplimiento de la Ley sobre los Riesgos Laborales derivados del alquiler de equipos son los problemas a los que se enfrentan las empresas del sector, a la vez que constituyen el punto de mira fundamental de ASEAMAC, asociación que las representa, recogiendo y aplicando los estatutos propios de la profesión. A pesar de ser crítico con muchos de los aspectos actuales, José Martínez, su presidente, se muestra optimista de cara el futuro, afirmando que “el futuro del sector del alquiler en España es imparable”.

-¿Qué tipos de máquinas para la construcción se alquilan frecuentemente?
La respuesta inicial es “todas”, desde la gran maquinaria de movimiento de tierras hasta el más insignificante equipo que se precise en la obra. Existen más 4.500 tipos de equipos denominados de trabajo. Hay que partir de una realidad incontestable como es la que en la actualidad las grandes empresas, adjudicatarias en su mayoría de las obras públicas –infraestructuras-, tan sólo disponen de un contenido técnico y financiero, ejecutando las obras en su mayoría empresas subcontratadas, que a su vez contratan o alquilan los equipos. Esta realidad nos sitúa en que la casi totalidad de las máquinas y equipos de trabajo que contribuyen a la ejecución de las obras son de alquiler.

 -¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir la empresa constructora para alquilar una máquina, en relación a su calificación profesional, técnica o disponibilidad de un carné acreditativo para su manejo?
La legislación vigente obliga al empresario arrendatario a garantizar la formación de sus empleados u operarios, y para el manejo de los equipos de trabajo, dependiendo del equipo, se precisan además de las acreditaciones pertinentes -carné de conducir- una formación de conformidad con lo previsto en la Ley para la Prevención de Riesgos Laborales. En la práctica esta formación ni se acredita ni se contrasta, ya que cuando se entrega o retira la máquina alquilada para la obra específica, la empresa arrendataria no identifica al operario que va a utilizar el equipo, y por tanto se desconoce por parte del arrendador si quien va a utilizar la máquina está formado o capacitado para ello, debiendo presumir que el arrendatario cumplirá con la Ley y garantizando que el operario esté formado para el manejo de la máquina.

 -¿Cuál es la responsabilidad del arrendador?
El arrendador está obligado a entregar la máquina con todos los requisitos técnicos y administrativos que le afecten: en perfecto estado de uso y funcionamiento, y a informar sobre la utilización, manejo y riesgos que conlleva. El arrendador no forma, sino que informa sobre la máquina que alquila. Es el empresario o usuario el que tiene que acreditar la formación y capacitación para el uso de la máquina alquilada.

 -En estos momentos, ¿cuáles son las principales dificultades con que se encuentra el sector para su desarrollo?
Estas dificultades, que no son nuevas, se concretan en una dilación abusiva en los pagos, por encima de los 210 días, situación ésta que nos diferencia de los países desarrollados del entorno europeo. La Administración se retrasa en sus pagos y las empresas arrendatarias, con la disculpa de que ellas cobran tarde, incrementan el retraso, imputando a nuestras empresas un riesgo financiero peligrosísimo, ya que la deuda acumulada en  caso de insolvencia puede acarrear la desaparición de la empresa alquiladora.

 -A parte de estos escollos, ¿cuál espera que será la proyección en el futuro del sector?
El futuro del sector del alquiler en España es imparable, ya que aunque descienda, como no puede ser de otra manera, la edificación, no podemos ocultar la necesidad de infraestructuras que todavía están pendientes de realizar, así como el mantenimiento de las ya realizadas.

 Esta proyección del sector está cambiando la composición del mismo. En los últimos cinco años ha dado un giro importante, tendente a disminuir la atomización a favor de la concentración de maquinaria en grandes grupos de alquiler, apostando por la generalidad de equipos y por la especialización.

_______________________________________________
ASEAMAC

La obligación asumida por las empresas asociadas de ASEAMAC de informar sobre las condiciones de uso, funcionamiento y seguridad de los equipos de trabajo que alquilan constituye una de las constantes divulgativas de la organización. En la actualidad están trabajando en la elaboración de fichas técnicas sobre los equipos, que faciliten de una forma comprensible el conocimiento de los mismos.

Contacta con Aseamac