Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Cambio de mentalidad

Las empresas cada vez son más conscientes de la importancia de la prevención de los riesgos laborales; con todo, es frecuente que tengan una buena política en este sentido pero desconozcan las alterna

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) y la dureza de la administración han hecho que las empresas españolas quieran profesionalizarse y concienciarse en la disminución de los accidentes laborales, lo que implica a su vez una reducción de costes para las mismas. Lo más importante es que el equipo que se suministra debe cubrir cualquier riesgo laboral que pueda producirse. Además, hay que intentar que el equipo protector sea útil y cómodo para el trabajador.
En los últimos tres o cuatro años la situación ha cambiado bastante en cuanto a la conciencia de la importancia de la prevención por parte de las empresas. Éstas cada vez se van acercando más a proveedores especializados, huyendo un poco del suministro industrial porque piensan que, ya que por normativa tienen que proteger a sus trabajadores, mejor estar asesorados por especialistas. Por parte de la empresa, quizá por miedo a recibir sanciones, ha aumentado mucho la concienciación de que, según Juan Ramón Arrebola, director de Eco-Prohima, “debe empezar por el trabajador, que debe ser consciente de que tiene que trabajar seguro, y por eso debe exigir a la empresa esa seguridad y protección”.
El trabajador tiene que pedir su protección y sobre todo utilizarla, que es el caballo de batalla de todas las empresas. “Todavía se oyen por parte de trabajadores que rondan los 50 años frases como ‘pero si toda la vida se ha hecho así (sin protección) y nunca ha pasado nada’, aunque las generaciones más jóvenes están cada vez más concienciadas sobre el uso de equipos de protección individual”, añade Arrebola. Es por ello que se impone la necesidad de contar con profesionales y especialistas en la materia, que asesoren de una forma profesional.

Contacta con Eco-Prohima