Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Imma Mayol, Presidenta del Institut Municipal de Parcs i Jardins, segunda teniente de alcalde y concejal responsable del Área de Gobierno de Medio ambiente del Ayuntamiento de Barcelona

“Como empresa pública debemos ser un referente en la seguridad de nuestros trabajadores”

El Institut Municipal de Parcs i Jardins de Barcelona se convierte en una de las primeras empresas públicas en obtener la certificación OHSAS 18001

Imma Mayol es segunda teniente de alcalde y concejal responsable del Área de Gobierno de Medio ambiente del Ayuntamiento de Barcelona. Durante los próximos cuatro años ostentará de nuevo la Presidencia de l’Institut Municipal de Parcs i Jardins, una de las primeras empresas públicas en conseguir la certificación OHSAS 18001, el Sistema de Gestión de Seguridad y Salud Laboral.
-¿Por qué se plantearon obtener esta certificación?
Nuestro objetivo no fue obtener una certificación, sino mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores y trabajadoras del Institut. Una de las máximas por la que toda empresa debe luchar es el bienestar de sus trabajadores, hoy en día no se puede plantear la idea de progreso si es a costa de las personas. Salarios dignos y condiciones dignas no son eslóganes sino realidades que deben ser aplicadas en todo momento. Al asumir la presidencia de Parcs i Jardins, una de las líneas estratégicas que quise remarcar fue precisamente la de trabajar para las personas. Uno de los caminos escogidos por los técnicos especialistas ha sido el de implantar este sistema de gestión y conseguir certificarlo. Ha sido un duro trabajo, pero ha valido la pena.

-Teniendo en cuenta que muchas de las actividades del IMPJ de Barcelona se realizan en la calle y en contacto con la ciudadanía, ¿qué repercusión tiene en el ciudadano?
Evidentemente, la realidad nos demuestra cada día que todo está interrelacionado y que debemos aproximarnos a las cosas de una manera global. No nos podemos plantear un espacio público de calidad sin estar asociado también a un trabajo de calidad. Nosotros trabajamos en el espacio público y coincidimos con la ciudadanía que lo utiliza, por lo tanto nuestros protocolos de trabajo tienen en cuenta al ciudadano no sólo como beneficiario del producto final sino como un factor que forma parte del entorno de nuestro trabajo diario. Señalizar las calles con antelación cuando se realiza la campaña de poda, aplicar productos fitosanitarios, desinfectar las áreas para perros y realizar todas las actividades de jardinería, segar, plantar o regar, sin cerrar ni un solo espacio público son algunos de nuestros retos diarios.

 -¿Cómo incide esta certificación en otras empresas que prestan sus servicios a Parcs i Jardins?
Como empresa pública debemos ser un referente en este tema y ser exigentes con el cumplimiento de la normativa, todas las medidas de seguridad que tiene nuestra plantilla deben tenerlas también todos los que trabajan para nosotros aunque sea a través de otra empresa. La imposición no es el camino en este caso, pero está claro que todas las empresas que trabajan con nosotros deben cumplir una serie de requisitos que se marcan ya en el Pliego de Condiciones de contratación.

 -¿Tendrán que certificarse también estas empresas?
No tienen por qué certificarse, pero sí trabajar según marca nuestro sistema de gestión. No impondremos nada, serán ellos mismos los que valorarán las ventajas de aplicar esta norma.

-¿Cuál ha sido el grado de implicación de las personas que trabajan en Parques y Jardines?
Desde mi punto de vista lo más positivo es constatar que se está realizando un buen trabajo. Me consta que ha sido un proceso que ha implicado a toda la organización, que ha puesto sobre la mesa temas de interés común entre diferentes departamentos, que ha hecho replantear protocolos y responsabilidades, y que en la mayoría de casos ha confirmado que se estaban haciendo bien las cosas. El simple hecho de generar un debate y una reflexión conjunta sobre la seguridad de los trabajadores ya es muy positivo.

 -En su opinión, ¿cuál ha de ser el grado de compromiso de las empresas publicas en la prevención de los riesgos laborales?
El grado de compromiso ha de ser total, pero no sólo en la prevención de los riesgos laborales sino en todas aquellas iniciativas que mejoran las condiciones de trabajo. Salarios dignos, estabilidad, horarios coherentes con una vida familiar, formación y desarrollo profesional... No podemos pretender que los empresarios apliquen medidas que la administración pública no asume en su vertiente empresarial. Debemos ser ejemplo de que el progreso es posible gracias a las personas y no a costa de las personas. 

Contacta con Parcs i Jardins de Barcelona