Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Magnolia Fernández, Directora General de COFEM

“Hay que crear sistemas que optimicen la detección precoz de los incendios”

En Cofem destaca el servicio especializado para las ingenierías e instaladores,

La detección precoz de los incendios es fundamental para evitar mayores desastres como la pérdida de vidas humanas. Por ello, empresas como Cofem, ubicada en Rubí y que inició su actividad en 1973, están desarrollando y comercializando sistemas contra incendios. Las nuevas tecnologías son la mayor apuesta de la empresa, que dedica grandes esfuerzos a la I+D. En 1982, Cofem creó la división de detección electrónica, implantando la producción propia de detectores y centrales adaptados a las exigencias del mercado. Hoy ocupa una destacada posición en el mercado nacional, exportando a más de 20 países entre Europa, América Latina, África y Países Árabes.

-¿Qué líneas de producto ofrece Cofem?
Ofrecemos cuatro líneas principales de producto: detección de incendios, detección de CO, detectores domésticos de gases y bies (bocas de incendio equipadas).

 -¿Cuál es su filosofía de empresa?
Ha sido siempre la de invertir los beneficios en la empresa, especialmente en I+D, apostando por las nuevas tecnologías desde su origen, cuando la protección contra incendios era ‘una cosa rara’.

 -¿Cuáles son las características que debe reunir un buen sistema de detección de incendios?
¡Que sea fiable! El valor más importante de los sistemas de detección de incendios es que sean eficientes y seguros. Otra característica a tener en cuenta es que sean fáciles de programar, para lo cual Cofem proporciona un software de accesible configuración. Asimismo deben estar de acuerdo a los requerimientos del RIPCI, Reglamento de Instalaciones de PCI RIPCI y el RSCIEI, reglamento seguridad contra incendios en establecimientos industriales.

 -¿Qué modalidades para la detección de incendios existen?
Hay dos modalidades de detección de incendios: la convencional y la analógica. La convencional es recomendable para las pequeñas instalaciones, y las analógicas o algorítmicas para las grandes, tales como aeropuertos, hoteles, hospitales o centros comerciales donde es necesaria mayor información para localizar rápida y eficazmente el punto conflictivo.

 -¿Cómo se soluciona la adaptación de los sistemas a la diversidad de normativas locales existentes?
Por la normativa de producto. Por un lado el CTE, Código Técnico de la Edificación, que determina los sistemas mínimos de protección contra incendios por instalar en función de la tipología y tamaño de los distintos edificios que hay que proteger, así como el anteriormente mencionado RSCIEI. Asimismo, adaptación a las normativas locales existentes, que deben cumplir los mismos requisitos de producto de toda la UE.

 -¿Qué aspectos, además de los legales, deben contemplarse para una correcta instalación de los medios de detección, extinción y seguridad?
El correcto mantenimiento, así como la necesidad de renovación del parque existente, que en muchos casos es superior a diez años, cuando los productos deben tener una vida media de ese promedio. Recordemos que los sistemas de prevención de incendios funcionan 24 horas al día, 365 días al año, y se debe garantizar la continuidad de su funcionamiento.

 -En general, ¿cuál es el grado de protección que se aplica a edificios e instalaciones de servicios, sean públicos o privados?
En general cumplen con los requisitos mínimos detallados, que garantizan la seguridad de las personas y de los bienes.

 -¿Y el de las instalaciones industriales?
Con el RSCIEI, en vigor desde diciembre de 2004, mediante RD2267/2004, el nivel de seguridad actualmente es bastante elevado.

 -¿Y en cuanto a los edificios residenciales?
Desafortunadamente el nivel de protección doméstico es muy pobre. Sólo hay que ver el número de accidentes en España anualmente por incendios o explosiones con las lamentables pérdidas que conllevan. Notamos una gran deficiencia en comparación con otros países de Europa, donde es obligatoria la instalación de detectores de incendio en las viviendas particulares.

 -¿Qué papel habrán de jugar la tecnología y los esfuerzos en I+D+i?
Habrán de crear sistemas que optimicen la detección precoz y apostar por la prevención segura y fehaciente de las vidas humanas. 

________________________________________
NORMATIVA SOBRE SISTEMAS DE DETECCIÓN AUTOMÁTICA

La normativa legal vigente acerca de los sistemas de detección automática es la Directiva 89/106/EEC, Directriz de Consejo del 21 de diciembre de 1988 sobre la aproximación de leyes, regulaciones y las provisiones administrativas de los Estados miembros que se relacionan con productos de construcción (89/106/EEC). Todas las normas de producto han sido o están siendo armonizadas de acuerdo a la misma, por el Comité Técnico 72, siendo la Dirección Técnica de Cofem representante de AENOR. “Confiamos”, explica Magnolia Fernández, “que la próxima modificación del RIPCI ayude a una mayor protección de seguridad contra incendios, así como una mayor sensibilización ciudadana, y por tanto mayor implantación de instalaciones, así como en relación a la evolución o aparición de nuevos sistemas”. También contribuirán las nuevas tecnologías con mayor grado de sofisticación, que minimizarán el riesgo de incendio y reducirán las falsas alarmas.

Contacta con Cofem