Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Protección respiratoria para situaciones de emergencia

El I+D y las tecnologías aplicadas en los servicios personalizados para el mantenimiento de estos equipos, la convierten a Airbox en la principal empresa del sector en nuestro país

Los equipos autónomos de protección respiratoria forman parte de un cuidado plan de prevención y actuación contra los incendios; asimismo, su correcto mantenimiento es fundamental para asegurar el buen funcionamiento durante mucho más tiempo. La empresa que cumple con mayor rigor los requisitos de mantenimiento de los equipos de protección respiratoria, avalada en Bruselas, es la barcelonesa Airbox, especializada en la fabricación y comercialización no sólo de este tipo de equipos, sino también de equipos auxiliares de rescate (BX-105) y de equipos de intervención (Aeris-Confort), con todos los accesorios necesarios, garantizados y debidamente homologados.

Los equipos de autosalvamento y escape
Las centrales nucleares, petroquímicas, industrias, hoteles, áreas de servicio, aparcamientos, etcétera. son, junto con los cuerpos de bomberos, los sectores que precisan de un buen equipo de respiración autónomo y de autosalvamento. Algunas industrias están, además, obligadas a tenerlos por el riesgo de sus instalaciones. En éstas se usan para entrar en sitios donde el ambiente no es respirable, o que presumiblemente no lo es; en lugares donde puede haber escapes, o intervenciones en las que hay riesgos de incendio. Los equipos de escape están instalados en un punto para que en un determinado momento el usuario se lo coloque y pueda salir.

El equipo autónomo de aire comprimido respirable, con Certificación CE según EN-1146 es un equipo autónomo de aire comprimido respirable a presión positiva, que por sus características resulta indispensable en previsión de situaciones de emergencia. Sus características físicas definen al producto idóneo para un ligero manejo: tiene poco peso y es de dimensiones reducidas, por lo que puede ser transportado sin grandes dificultades, sobre todo en el espacio asfixiante o reducido en el que pueda propagarse un incendio. No requiere, por parte del usuario, ninguna experiencia previa de manejo, por lo que no son indispensables prácticas anteriores a su uso. Para ello, todos los equipos de autosalvamento y escape cuentan con instrucciones precisas y legibles, incluso en la oscuridad, son fotoluminiscentes (en su elaboración, siempre se ha tenido en cuenta las inclemencias en las que se puede dar el uso de los equipos y, por tanto, la tecnología puntera se ha aplicado a ellos para que su utilización sea fácil y por la que se obtenga un exitoso resultado). Por otro lado, los equipos tienen una gran versatilidad de funciones.
Los equipos han sido diseñados a partir de las tecnologías más modernas y con los materiales más adecuados. De entre estos materiales están los atalajes autorregulables cuello y cintura,  de zafaje  rápido; capuz de sistema multidifuminado; un capuz versátil (que puede adaptarse a cualquier característica física del portante); un capuz ignífugo de alta visibilidad, con visor panorámico y libre de toda mascarilla buconasal, que facilita al usuario el uso del equipo de forma más rápida y eficaz.; manómetro estanco de glicerina; manómetro comprobador de presión, de fácil lectura y con zona de aviso; válvula de apertura y cierre homologada y botella de aire comprimido, ambas homologadas; válvula de alivio (350 bar.) con certificación del tipo CE 0830 (garantiza la seguridad del equipo contra sobre presiones). Además el equipo viene con una bolsa ignífuga contenedora de  todos los elementos del equipo y otra bolsa autoprotectora del equipo. Las instrucciones de uso son fotoluminiscentes (visibles en la oscuridad), y estñan en la propia bolsa. El aire es fluido, constante y uniforme, y todo el equipo está protegido con una válvula de seguridad. La botella es de 2 lts. Con una presión de trabajo de 300 bar. Y una presión de prueba de 450 bar., homologada según legislación vigente. El pomo de apertura y cierre es también foto luminiscente y cuenta con un regulador  de presión, de pistón compensado, y un latiguillo de media presión.

Airbox como fabricante, garantiza su equipo de autosalvamento y escape por un período de 5 años, contra todo defecto de fabricación.

Equipo de intervención Aeris-Confort
Este equipo de intervención es un equipo autónomo de aire comprimido respirable con Certificación CE. Se compone de una espaldera anatómica compacta y con mayor ligereza; atalajes regulables en cintura y hombros con acolchamiento de máximo confort: arnés con hombreras acolchadas en NOMEX y ajustables mediante tirantes que reparten el peso del equipo de forma uniforme por toda la espalda; cinturón acolchado para dar una mayor comodidad de uso al equipo; máscara facial panorámica, con membrana fónica que permite la incorporación de una sistema de amplificación de voz, o un sistema de comunicación externo con conexión a la emisora; pulmoautomático de presión positiva; una alarma acústica y un manómetro con lector de presión de alta visibilidad.

Tiene una botella homologada de aire comprimido respirable de acero que incorpora una válvula de apertura y cierre. Su capacidad  es de 6  lts.  (Agua)  y 1.800  lts.  (Aire), con una presión de trabajo de 300 Bars. y presión de prueba de 450 Bars. Cuenta con un mando de apertura y cierre fotoluminiscente y la válvula incorpora un filtro sinterizado de seguridad.

Equipo auxiliar de rescate BX-105
El equipo auxiliar de rescate BX-105 es un elemento complementario a los equipos autónomos de aire comprimido respirable profesionales. Dispone de una conexión axial de distribución, su especial diseño la convierte en un elemento funcional y práctico que le permite ir siempre instalada en el equipo, como un elemento más del mismo. La conexión se adapta a través de un enchufe rápido de doble sistema de seguridad al latiguillo que une la primera con la segunda etapa, esta colocación la realiza el propio usuario, sin necesidad de requerir ningún servicio técnico. Cuenta con un capuz ignífugo unido mediante un tubo de NBR a la conexión axial, la cual es de conexión simple, a través de la cual proporciona un flujo de aire constante al capuz procedente del equipo profesional, barriendo el visor, evita su empañamiento y alimenta con el aire al usuario. El aire inhalado sale al exterior por la válvula de exhalación.

Los componentes principales del equipo auxiliar de rescate BX-105 son una bolsa contenedora, un capuz y conexión axial. Además, la bolsa soporte contenedora permite una cómoda colocación en el cinturón del equipo, incorporando en su interior el capuz y el latiguillo de conexión, y opcionalmente la bifurcación para conexión a equipos de respiración autónoma que carezcan de segunda salida.

Armarios
Para un funcionamiento adecuado de los equipos de seguridad en una situación de emergencia, Airbox comercializa también armarios para preservación y localización de extintores y equipos de respiración, que los protege del polvo y agentes ambientales, preservando sus componentes en perfecto estado, y facilita su localización inmediata. Los armarios para extintores están hechos de material plástico de gran resistencia, poseen una tapa transparente de apertura rápida, son fáciles de instalar y tienen una señal identificativa de extintor en los laterales. Por su parte, los armarios para equipos de respiración son de material plástico de gran resistencia medioambiental, permiten al usuario una colocación inmediata del equipo, permiten un control rápido y exhaustivo de todos los elementos e incrementan la conservación de sus componentes.

Objetivos de la empresa
Las perspectivas de Airbox es expandirse a nivel nacional, puesto que, como afirma su director general, Fernando González, “es nuestro principal mercado puesto que prácticamente no exportamos”. Actualmente la empresa cuenta una plantilla de unas 40 personas y están a punto de abrir unas nuevas instalaciones en Galicia, la cual permitirá la expansión de la firma al resto del país. 

Contacta con Airbox