Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Razón

Alfonso Cebrián Díaz, Director General de EAE-Escuela de Administración de Empresas

Abogados más cerca

Licenciado o doctor en Derecho que ejerce profesionalmente la dirección y defensa de las partes en toda clase de procesos o el asesoramiento y consejo jurídico: Abogado para la RAE. Sin embargo, la abogacía data de la época del emperador Justiniano, quien creó la Orden de los abogados. En el Imperio Romano alternaban el estudio de las leyes con la práctica de las armas. Con Claudio, también los plebeyos tuvieron acceso a la abogacía y con la misma tradición. Justiniano, redactó y puso en vigencia el código que lleva su nombre y creo el primer Colegio de Abogados, a los que obligó a inscribirse en un Registro, bajo la exigencia de requisitos severos.
 La abogacía es una de las profesiones más antiguas y los abogados unos de los profesionales más distantes del resto de la sociedad. Su fama de personas severas, eruditas, altamente cualificadas e insultantemente distantes de la realidad social les ha granjeado no pocos enemigos. Muchos procedentes de la literatura. Petrarca, en 1304, ya hablaba del derecho como “una profesión que degrada a los que la practican”. El poeta censura a los juristas de preocuparse por el lucro o de lograr ganancias con su oficio dejando atrás el deber esencial del jurisconsulto y las instituciones del derecho. Otros autores como Shakespeare, Kafka o Dickens también han caricaturizado a juristas y abogados.
 Sin embargo, esta tendencia negativa ha mejorado notablemente en los últimos años, sobre todo, en España. A esto ha podido ayudar el incremento del número de ciudadanos que ha utilizado un abogado. En los últimos 25 años, se ha pasado del 23 al 53% de personas las que utilizan un abogado, según un estudio publicado por el CGAE. En los últimos tres años el aumento ha sido especialmente llamativo por la mayor proporción de los españoles que han utilizado alguna vez los servicios de un abogado: Un 53% en 2005 frente a un 38% en 2002, según el mismo informe. En este mismo estudio se asegura que la imagen que los ciudadanos tienen de los abogados es muy positiva y homogénea y aún es mejor la de quienes han utilizado sus servicios: un 56% de los encuestados considera que la Abogacía es una profesión moderna.
 Además, ahora son también los propios abogados lo que valoran su profesión. En el año 2003, un 42% señalaba como muy buena o buena la situación mientras que en el año 2005, este porcentaje crece a un 46%. Sin embargo, los abogados temen por el deterioro de la profesión ante la masificación de la profesión y la consecuente pérdida de calidad de las prestaciones.
 Otra de las causas del acercamiento de la abogacía a la sociedad es el rejuvenecimiento experimentado por la profesión y la incorporación masiva de la mujer a los bufetes: el 75% de los abogados tienen menos de 45 años, el 33% menos de 35 años y sólo un 25% tiene más de 45 años. Por otro lado, el 37% de abogados son mujeres. En abogados menores de 35 años, este dato mejora y las proporciones son muy parecidas: 52 y 48%. Sin embargo, sólo un 18% de los abogados ejercientes de más de 45 años son mujeres.
 Un dato interesante que puede ayudar a interpretar el acercamiento de los abogados: Quienes han acudido alguna vez al abogado, tienen mejor opinión sobre la profesión. La confianza y entrega son los dos aspectos más valorados en la relación abogado y cliente. El 52% además considera que la Abogacía es una profesión moderna que contribuye a la armonía social y que es necesaria para la consolidación de la Justicia, la democracia y la paz social.
 A ello se añade la labor realizada por los Colegios de Abogados. Estos últimos han incrementado enormemente su actividad profesional, se ha hecho manifiesto su acercamiento a las empresas e instituciones con programas de actividades como los servicios de orientación a ciudadano o jornadas prácticas.
 Sin embargo, hay un dato que puede pasar desapercibido y es el notable incremento de licenciados en Derecho, que ejercen o no la abogacía, y que deciden cursar un programa de formación directiva en gestión empresarial. Su estancia en escuelas de negocios les hace adquirir un prisma muy práctico de realidad empresarial y social que enriquece su perfil y les acerca al resto de profesionales y ciudadanos. 
EAE - Escola d'Administració d'Empreses

C. Aragó, 55, 08015, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.eae.es

902 474 647

Contacta con EAE - Escola d'Administració d'Empreses