Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

La clave de la piel en el recién nacido

La importancia del que es el mayor órgano del cuerpo humano para la salud es absolutamente esencial en todas las etapas de la vida, pero muy especialmente en las iniciales

Aunque la aclaración pueda resultara ociosa para muchos, conviene empezar recordando que la piel es un órgano y, por cierto, el mayor del organismo humano. Además de barrera protectora frente al medio, la piel funciona como un tercer riñón y unos segundos pulmones, y por ello su importancia en la salud es absolutamente esencial en todas las etapas de la vida, pero muy especialmente en las iniciales. Fundamentalmente porque, en los bebés, la multiplicación de las células epiteliales es extremadamente rápida y eso las hace mucho más sensibles y vulnerables que en cualquier otro estadio del desarrollo.
 Son innumerables los riesgos que acechan la piel de los recién nacidos. El contacto con el sol, el frío, el aire (frecuentemente contaminado), los productos de higiene (no siempre formulados bajo estrictas y adecuadas composiciones), el roce con los tejidos (en ocasiones incompatibles con la delicadeza de su epidermis), los posibles residuos en éstos de detergentes agresivos, sus propias secreciones (baba, sudor, orina y heces que dan lugar a la dermatitis del pañal, etc.), ocasionan con frecuencia irritación, prurito o problemas de funcionamiento general del órgano.

Omega-3 al rescate
La constatación de los múltiples beneficios de los ácidos grasos Omega-3 ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años. Su papel en la prevención de los accidentes y patologías cardiovasculares; su incidencia en la mejora de la función pulmonar y en la reducción de la incidencia del asma; su positivo protagonismo frente al crecimiento de las células cancerígenas; su decisiva acción en el desarrollo neuronal y capacidades de visión en el recién nacido; sus potenciales de regulación del sistema nervioso central; o su acción antiinflamatoria, constituyen hoy la punta de lanza de la terapéutica de estas benéficas grasas.
 Desde hace tiempo también existe una sólida evidencia científica de la importancia de los ácidos grasos Omega-3 en el buen funcionamiento y salud de la piel. Se sabe, por ejemplo, que problemas como la psoriasis o el eczema tienen su origen en un deficiente metabolismo de estas grasas, o dicho de otra forma, los problemas epidérmicos y dermatológicos tienen relación directa con una mala o insuficiente alimentación de la piel, en ácidos grasos “buenos”.

Un  producto singular
Desde hace pocos años existe un producto en el mercado, Dermo Q.ore Beyby, que ha demostrado su altísima eficacia en la prevención y tratamiento de los problemas de la piel de los bebés. Los ácidos grasos Omega-3 presentes en esta crema provienen de un mamífero marino y son obtenidos por simple presión, lo que, además de hacerlos altamente biodisponibles, garantiza un altísimo grado de pureza y eficacia terapéutica.
 Los ácidos grasos Omega-3 presentes en la formulación de Dermo Q.ore Beyby ayudan de forma muy importante a mejorar la elasticidad y resistencia de las membranas celulares epiteliales del bebé, evitando la aparición de trastornos dermatológicos y, en caso de que éstos se hayan producido, contribuye a restablecer la normalidad del tejido cutáneo.
Por otra parte, la inclusión de Aloe Vera en la crema aporta un importante plus regenerativo de la piel, ya que desde hace tiempo son sobradamente conocidas sus propiedades en el tratamiento de patología dérmicas, como eczemas, irritaciones, quemaduras, manchas cutáneas, etc, ejerciendo al mismo tiempo una acción sinérgica con los Omega-3, que facilita y mejora la penetración de los mismos. En suma, se trata de un  producto que bien puede calificarse de único a la hora de proteger y tratar la delicada y muy expuesta piel de los niños, por lo que sería prudente aplicarlo siempre después de cada limpieza, baño o cambio de pañal, y una o dos veces al día en el resto de las zonas dérmicas del recién nacido.

Contacta con Anroch-Fharma