Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Vicente García-Patos, Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitari Vall d’Hebron

Dermatitis atópica

Dos enfermedades de la piel muy frecuentes que afectan a los más pequeños

La dermatitis atópica forma parte de un grupo de enfermedades con base hereditaria caracterizadas por una respuesta exagerada a estímulos ambientales. Está relacionada y a veces coexiste con el asma y la rinitis. Es un proceso muy frecuente, hasta el punto de que uno de cada cinco niños que acuden a la consulta de dermatología pediátrica es por este motivo. Afortunadamente en la mayoría de niños de nuestro entorno geográfico es un proceso leve que tiende a mejorar con los años.

Los datos más típicos son el picor, la sequedad cutánea y la tendencia a padecer eccemas con un curso oscilante. Las zonas afectadas cambian con la edad, predominando en las mejillas en los lactantes y en las flexuras de las extremidades cuando son más mayorcitos. En la mayoría de niños no es posible identificar una única causa que desencadena los brotes y pocas veces se debe a una alergia a un alimento concreto.

El diagnóstico se basa en la clínica. Para el control de este proceso son imprescindibles unas normas generales, tales como la utilización de jabones suaves, poco espumosos; evitar esponjas y baños prolongados con agua muy caliente; aplicar cremas hidratantes varias veces al día; evitar el calor, el frío y la sequedad ambiental intensos; y evitar ropas con tejidos irritantes, tales como las fibras sintéticas o la lana. Para controlar los eczemas disponemos de cremas con efecto antiinflamatorio, sobre todos los corticoides. Utilizados correctamente, en tandas hasta controlar los síntomas, los preparados más modernos no comportan riesgos locales ni generales para el pequeño. Otros pilares del tratamiento son los antihistamínicos por vía oral para aliviar el picor y los antibióticos cuando las lesiones se sobreinfectan.

La dermatitis del pañal
Bajo esta denominación podríamos incluir todas aquellas enfermedades cutáneas que se manifiesten en la zona cubierta por el pañal. En la práctica, lo más frecuente es que se trate de un proceso irritativo e inflamatorio de esta zona por las condiciones especiales de humedad, maceración, fricción y contacto con las heces, la orina y otras sustancias, tales como detergentes y perfumes.

Todos estos factores dañan la epidermis, que pierde sus propiedades como barrera y favorece la irritación. La contaminación por bacterias y hongos y el aumento del pH parecen ser factores que contribuyen al proceso. Es muy frecuente en lactantes de 6 a 12 meses de edad. La diarrea favorece su aparición y la utilización de pañales extra-absorbentes reduce su frecuencia y gravedad. Como prevención se recomienda una buena higiene de la zona, para que permanezca seca y limpia. La limpieza se realizará con agua tibia, una esponja suave y un poco de jabón ácido o neutro. Las toallitas limpiadoras, tan extendidas en nuestro entorno, deben reservarse para cuando no sea posible hacer una limpieza convencional. Es imprescindible cambiar los pañales con frecuencia (preferentemente cada vez que esté húmedo) e incluso dejar al niño unas horas al día si ellos. Para aislar la piel del contacto con el pañal y las sustancias irritantes se pueden emplear pastas protectoras, de las que existen muchas comercializadas.

__________________________________________________
PERFIL

El Dr. Vicente García-Patos es Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Barcelona, Profesor Titular de Dermatología de dicha universidad y Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Es miembro del Grupo Español de Dermatología Pediátrica. Sus áreas de interés son la Dermatología Pediátrica, las enfermedades autoinmunes de la piel y la Oncología Cutánea.

___________________________________________________
Bepanthol Pomada Protectora

Una eficaz protección de Bayer contra la dermatitis del pañal

Bepanthol Pomada Protectora es una eficaz pomada que ha sido especialmente diseñada por Bayer para el cuidado diario y prevención de las irritaciones del culito del bebé, como la dermatitis del pañal. Gracias a Bepanthol Pomada Protectora, el culito de tu bebé se mantendrá sano y protegido de manera natural. Por su composición a base de emolientes naturales y Dexpantenol (pro-vitamina B5), sin conservantes, sin perfume, ni antisépticos, Bepanthol Pomada Protectora ejerce una doble protección en la piel del culito del bebé: desde fuera los emolientes forman una barrera protectora que cuida la piel y la aísla de sustancias irritantes y, desde dentro el Dexpantenol, protege la piel, acelerando su proceso natural de regeneración. El uso continuado de Bepanthol Pomada Protectora proporcionará más beneficios de los que crees, porque tu bebé se sentirá protegido y tú mucho más tranquila.

¿Cómo utilizarlo?
Aplicar una ligera capa de Bepanthol Pomada Protectora después de cada cambio de pañal. Extender la pomada con un suave masaje sobre la piel limpia y seca, especialmente en el área del pañal. Puede utilizarse tantas veces al día como sea necesario, después del baño y de cada cambio de pañal. Presentaciones disponibles en farmacia: Tubo de 30 y 100 gramos.

Contacta con Bayer