Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Dr. Iñaki Lete, jefe de servicio de ginecología del Hospital Santiago Apóstol de Vitoria

“Las mujeres que usan anticonceptivos hormonales pueden prevenir ciertos tipos de cáncer”

Las mujeres perciben en el uso del anillo mensual comodidad y menos probabilidad de olvidos

Los falsos mitos sobre los anticonceptivos hormonales están pasando progresivamente a la historia, pues cada vez hay mayor aceptación por parte de las mujeres y por la diversidad de modalidades y aplicaciones en que se disponen hoy en día. De entre sus beneficios, como explica el doctor Iñaki Lete, del Hospital Santiago Apóstol de Vitoria, está la prevención de cánceres aislados, como el de ovario y endometrio, y también por el diagnóstico precoz de la enfermedad debido a los mayores controles ginecológicos.

-Háblenos de los falsos mitos ligados a los anticonceptivos hormonales, causantes de que las mujeres se sientan contrarias al uso de anticonceptivos hormonales.
Lo que más preocupa es la posibilidad de incremento de peso, que es el mito más extendido, y realmente no hay ninguna evidencia que lo sustente. Esto surgió con la píldora inicial, la que salió hace 50 años, pues aquélla tenía 200 veces más dosis de hormonas que las que hoy se utilizan, lo cual suponía más efectos secundarios, como la retención de líquidos y el aumento de peso. Otro mito muy asociado a la toma de anticonceptivos es que dificultan un embarazo posterior, lo cual tampoco es cierto, y, por último, su posible relación con el cáncer: hay trabajos que han demostrado que, en general, las mujeres que usan anticonceptivos hormonales no tienen más cáncer sino que incluso pueden ser beneficiosos para algún tipo de cáncer como el de ovario y el de endometrio.

 -La píldora supuso la primera revolución femenina. ¿Podemos hablar ya de la segunda revolución por el hecho de poder elegir un anticonceptivo “a medida” según el estilo de vida de cada mujer?
Evidentemente, no sólo por esa razón sino por la reducción tan drástica en las dosis totales que administramos actualmente. Otra revolución viene por el hecho de que se han descubierto y fabricado nuevos preparados de gestágenos que potencian el efecto beneficioso que tiene la píldora, no sólo para evitar el embarazo sino para disminuir el cáncer de ovario o endometrio, para tratar el acné, la anemia, el dolor de la menstruación, el síndrome pre-menstrual, etc.

 -De entre las novedades en anticonceptivos está el llamado anillo mensual. ¿Qué ventajas tiene?
Las ventajas que tiene el anillo vienen básicamente por la pauta de administración; podemos garantizar eficacia anticonceptiva con un solo gesto al mes; no necesitamos un gesto diario como con la píldora o un gesto semanal como con el parche, además el anillo contiene una dosis hormonal baja y una valorada discreción para la usuaria.

 -¿Cuál ha sido su aceptación?
Después de los cuatro años y medio que hace que se comercializa, es cada día más alta. Hemos hecho un estudio, el Estudio TEAM, en el que a las mujeres que querían utilizar hormonas se les daba la información de forma totalmente aséptica por parte de 500 médicos españoles que participaron, y de esas mujeres que se iban a iniciar en la toma de un anticonceptivo hormonal combinado, un 46% eligió el anillo y un 39% la píldora. Las mujeres perciben en el uso del anillo comodidad y menos probabilidad de olvidos.

 -¿A partir de qué edad son recomendables los anticonceptivos hormonales y cuáles son los más indicados por edades?
Se pueden empezar a utilizar desde que una chica tiene unos ciclos más o menos regulares, sobre los 14-15 años sin ningún tipo de reparo y hasta que desaparezca la menstruación. No hay un límite de tiempo para su uso. No hay un método para cada edad; cualquier método anticonceptivo hormonal combinado se puede utilizar en cualquier edad, hecha la salvedad de que en mujeres por encima de 35 años, y que tienen hábitos de factor de riesgo para la salud, como el tabaco, los hormonales combinados están contraindicados.

 -En ocasiones se recomiendan los anticonceptivos hormonales con el fin de regular la menstruación y paliar sus efectos como el dolor. ¿Es esto correcto? ¿Cómo si no pueden las mujeres solucionar este problema sin recurrir constantemente a antiinflamatorios?
Una mujer que tiene reglas muy dolorosas y que no controla con antiinflamatorios – éstos, además, pueden ser gastroerosivos y a veces crean patologías- puede recurrir a los métodos anticonceptivos, combinados o no, porque al inhibir la ovulación, se elimina el dolor. También se usan para regular la menstruación o para que ésta sea menos abundante. La mayoría de los ginecólogos, ante el caso de una mujer que quiere tener hijos pero sufre dolor por la regla, recomendamos un tratamiento no hormonal, que son los antiinflamatorios; pero si una mujer, además de tener reglas dolorosas, no quiere tener hijos, con la anticoncepción hormonal matamos dos pájaros de un tiro.

-¿Qué efectos puede acarrear el nuevo fármaco aprobado en EEUU “Lybrel” que elimina la menstruación?
Yo creo que la mayoría de ginecólogos de este país pensamos que la regla no es necesaria. De hecho si nosotros actuáramos de una forma natural, como ocurría en nuestra sociedad hace 300 años, o como ocurre ahora con las mujeres subsaharianas, las mujeres, de una forma natural, no tendrían la regla. Antes, y ahora en un país en vías de desarrollo, se embarazaban, lactaban y se volvían a embarazar, sucesivamente, por lo que perdían la regla.
 Nuestra sociedad ha controlado la natalidad y como consecuencia de ello las mujeres han comenzado a tener muchas más reglas que antes. La regla como tal no es una necesidad para la mujer; otra cosa son las patologías que se acompañen de la ausencia de regla, que se deberán estudiar.
 Creo que el Lybrel no tendrá una repercusión negativa para la mujer; se administrará en situaciones de patologías asociadas a la menstruación y para que la mujer pueda hacer “ingeniería menstrual”: planificar sus menstruaciones según su estilo de vida, sus deseos y necesidades. Si desde hace tiempo reivindicamos que la mujer decide sobre su cuerpo, también puede decidir sobre la regla, sabiendo, además, que no hay ninguna repercusión negativa por el hecho de que no la tenga al usar este tipo de anticonceptivo.

 -Sin embargo, la amenorrea que se da en la menopausia, sí tiene efectos secundarios…
En la menopausia, la ausencia de regla es la consecuencia de que el ovario deja de funcionar. Mientras que, cuando nosotros administramos hormonas exógenamente mediante un anticonceptivo, el ovario no deja de funcionar en la medida en que lo hace con la menopausia. Y tampoco hay sintomatología como hay en la menopausia. 

_________________________________
TIPOLOGÍA DE ANTICONCEPTIVOS HORMONALES:

Hoy en día, en lo que se refiere a anticonceptivos, hay que distinguir los anticonceptivos hormonales combinados de estrógeno y gestágeno, y los anticonceptivos que llevan sólo gestágenos. De los combinados, el más conocido es la píldora, el parche y el anillo mensual.
Los métodos que llevan sólo gestágenos se pueden usar en aquellas situaciones en las que los estrógenos están contraindicados, como por ejemplo en mujeres mayores de 35 años fumadoras o en mujeres que han tenido algún factor de riesgo cardiovascular, también indicados durante la lactancia. De este tipo está la minipíldora, que se usa en España fundamentalmente durante la lactancia porque no pasa apenas a la leche; los implantes anticonceptivos –que se usan durante 3 o 5 años-, y las inyecciones que se aplican cada tres meses.

Próximos a llegar a España están, provenientes de EE.UU:
• “Seasonelle”, en circulación: píldora que se toma durante tres meses seguidos, de forma que, en el período de descanso, las mujeres tienen la regla; ésta se da, por tanto, sólo cada tres meses. Su nombre comercial hace alusión a las “estaciones”, porque la mujer tiene la menstruación cuatro veces al año.

• “Lybrel”, anticonceptivo hormonal  de muy reciente aprobación en los EEUU y a la espera de su comercialización global: sus efectos son los mismos que los de cualquier anticonceptivo, pero con la consecuencia de la eliminación total de la regla. Lybrel, que contiene una dosis más baja de hormonas sintéticas en una dosis diaria que los contraceptivos orales tradicionales, se toma los 365 días de año.

Contacta con Hospital Santiago Apóstol de Vitoria