Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Elena Sensat y Rogelio Vilaplana, directora general y fundador de Vilaplana Catering

“En el mundo del catering

El sello de Vilaplana es el de una cocina evolucionada, no una cocina que esté siempre rompiendo en el mercado.

El servicio de catering, aunque aún es joven, ha ido evolucionando con el tiempo y sobre todo se ha adecuado paulatinamente a las nuevas tendencias y demandas. Vilaplana Catering es una empresa con 40 años de servicio en el sector, un aval que ha confluido en la fusión con el grupo inglés Compass Group, empresa internacional dedicada exclusivamente al servicio de la restauración a nivel mundial y presente en 90 países. De este modo, el carácter localista y familiar de Vilaplana ha cambiado de tal forma que hoy está incorporada a un mercado global y su ámbito inicial de actuación –bodas y eventos de carácter familiar- se ha abierto a nuevos retos como eventos de gran envergadura para cubrir demandas del sector empresarial como congresos, galas y presentaciones de productos.
-EN ESTOS 40 AÑOS desde que se fundó Vilaplana, ¿cómo ha evolucionado la demanda de servicios de catering por parte de las empresas?
Rogelio Vilaplana: Este sector ha evolucionado una barbaridad; antes las empresas no hacían tantas celebraciones.
Elena Sensat: El catering internamente lo dividimos en dos sectores: el familiar y el de empresa. Dentro de este sector, podemos hacer desde un desayuno sencillo hasta una cena de gala sofisticadísima. La evolución en este sector ha sido radical, de no hacer prácticamente nada, hoy no bajamos de los cinco o seis eventos diarios relacionados con el mundo de la empresa, en Barcelona y en Madrid.

 -En este tiempo la cocina ha evolucionado mucho, de modo que lo que antes se consideraba un primer plato, ahora, con los nuevos formatos y texturas, puede pasar como una simple degustación… ¿cómo se ha adaptado Vilaplana a estos cambios?
R.V: Vilaplana siempre ha cuidado mucho la buena cocina clásica, conservamos aún esas raíces tradicionales de cuidar mucho la calidad del producto. Sin embargo hemos dado un salto, un nuevo enfoque que supone presentar una cocina moderna, en las presentaciones, sobre todo, en que cada plato es una obra de arte en sí mismo.
E.S: El chef de cocina de antes y el de ahora no tienen nada que ver; antes el cocinero no tenía el prestigio que tiene ahora y hoy está capacitado para dirigir 40 o 50 profesionales dentro de una cocina. La cocina es un cambio constante, si no sería aburridísimo y nosotros no estaríamos aquí; estamos cada día inventando y sugiriendo. Este constante darle vueltas al producto es lo que nos sitúa en la punta del mercado. Por otro lado contamos con un equipo muy joven que no nos deja acomodarnos. Sin embargo, atendemos ante todo al sabor y a la calidad de la materia prima; no abusamos de las nuevas texturas o las nuevas presentaciones.

 -¿Deben ser los productos ofrecidos como catering acordes a la imagen de la empresa que protagoniza un evento?
R.V: Sí, por supuesto. Estudiamos todo aquello que haga referencia al producto que se presente o la imagen corporativa de la empresa.
E.S: El catering de hoy es el complemento de un acto de marketing, nosotros siempre vamos de la mano de los departamentos de marketing, imagen o relaciones públicas de las compañías. Cuando una empresa hace un acto busca siempre distinguirse de la competencia y crear una imagen lo más suya posible. Nosotros formamos parte de ese conjunto. Somos cómplices del cliente a la hora de desarrollar el producto.

 -En cuanto al asesoramiento a las empresas, como especialistas, se han de tener en cuenta las características de la empresa, el tipo de evento, el espacio en que se desarrolle, la tipología y nacionalidad de los clientes, etc. ¿Cómo lleva a cabo el asesoramiento Vilaplana?
E.S: Hay dos tipos de clientes, los que nos conocen y los que no; con los primeros se crea un vínculo de confianza y la relación es muy fácil. Este cliente fidelizado se apoya en nosotros y le asesoramos en todo: desde el color de los manteles, el tipo de material, el menú, el tipo de servicio que vamos a hacer...incluso en la iluminación. Estamos desde el inicio del evento hasta el momento en que tenemos que llevarlo a cabo porque hay muchísimos factores que nos afectan.
R.V: Incluso para el tema de los aparcamientos y los desplazamientos tenemos servicio de chofer a disposición del cliente. Esto es algo muy importante para los eventos que se dan fuera de la ciudad y los clientes tienen que conducir, sobre todo porque en un evento se bebe normalmente.

 -¿Acepta Vilaplana encargos de mayor envergadura como un congreso?
E.S: Para un tipo de catering grande, como para un congreso, nosotros podemos aceptar el reto porque contamos con los equipamientos necesarios para garantizar el servicio. Cuando se habla del mundo catering se piensa en el glamour, en la imagen, pero lo que es de verdad importante es la garantía y la seguridad.

Contacta con Vilaplana Catering