Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Gijón dispondrá de un hotel de lujo orientado al turismo de congresos

El Grupo Masaveu busca que el edificio, que será gestionado por una cadena internacional, se convierta en una obra emblemática de la ciudad.

La ciudad de Gijón pronto contará con un hotel de lujo, situado frente a la playa de Poniente, en la banda de terreno delimitada entre las dos direcciones de la Avenida de Juan Carlos I. Y como buque insignia de la actuación urbanística más importante que ha tenido Gijón, el hotel de cinco estrellas del Grupo Masaveu. En la trayectoria del Grupo, presente en el panorama empresarial desde mediados del siglo XIX, se incluyen actividades industriales, relacionadas con el cemento y sus derivados, vitivinícolas e inmobiliarias. Entre sus proyectos más destacados se enmarca la próxima construcción de un hotel de cinco estrellas en la ciudad de Gijón, con los más completos servicios y una excelente ubicación.
 El terreno sobre el que se erigirá el hotel, ganado gracias al soterramiento de las vías ferroviarias, es una zona de grandes posibilidades, que contará con un extraordinario desarrollo urbanístico fruto de la modificación de los accesos al centro de la ciudad, lo que permitirá acceder a la costa oeste sin dar rodeos. “La eliminación de la barrera ferroviaria, como ocurre en muchas ciudades españolas, traerá consigo la creación de parques, edificaciones nuevas y todo tipo de equipamientos, por lo que la zona donde construiremos es excelente, en el centro de la ciudad,frente a la playa y el puerto deportivo,con unas excelentes vistas al mar”, afirma Luis Masaveu, Presidente y Consejero Delegado de las sociedades inmobiliarias del grupo.
La parcela donde estará ubicado el hotel, en un terreno de unos 5.000 metros cuadrados, pertenece a la familia desde hace muchos años. Según Luis Masaveu, “nuestra intención es dotar a Gijón del equipamiento de un cinco estrellas, para absorber la demanda de este tipo de alojamiento, que no existía en la ciudad”. De esta manera se completa la oferta hotelera de Gijón, con un establecimiento de lujo orientado, principalmente, al turismo de convenciones, reuniones y congresos, pero también abierto a cualquier persona que desee aprovechar los equipamientos que ofrece. “Para Gijón”, añade Luis Masaveu, “es bueno poseer todo tipo de alojamientos, desde una casa rural, a hoteles de cualquier categoría, incluidos los servicios de un hotel de cinco estrellas, para que el turista pueda escoger. Pensamos que es el momento perfecto para poner en marcha este proyecto”.

Originalidad y diseño
El arquitecto encargado del diseño del hotel es el español Alejandro Zaera, con quien el Grupo Masaveu se puso en contacto hace aproximadamente un año. Su juventud, unida a su gran proyección internacional -número 2  en los proyectos presentados para la Zona Cero de Nueva York y actualmente volcado en distintos diseños para las Olimpiadas de Londres de 2012-, han sido algunos de los motivos por los que el grupo inmobiliario ha depositado su confianza en él.
“Este proyecto supone su primera incursión en el sector hotelero a este nivel, lo cual nos satisface plenamente, ya que prácticamente todos los arquitectos de cierto nombre presentes en el sector habían tocado este campo. Quizá fue eso, junto con su manera de entender la arquitectura, la calidad de sus diseños y su amplia experiencia, lo que nos hizo decantarnos por él. Su elección, y el proyecto tan singular que ha presentado, ha gustado mucho a todos los niveles, lo cual es una tranquilidad para nosotros”, afirma Luis Masaveu.

Fusión del paisaje
A la hora de diseñar el hotel, el arquitecto ha proyectado su sentimiento del paisaje de Gijón. El alojamiento dispondrá de una torre de cristal en espiral, con 22 plantas, que estará rodeada de jardines con colinas, montículos y estanques, distribuidos por la parcela. Con ello se pretende fusionar todos los elementos del paisaje: las montañas, el verde de Asturias y el agua.
 El Grupo Masaveu pretende que las obras comiencen en un año, probablemente antes del verano de 2008. Su intención es acometer la edificación del hotel con la mayor celeridad, aunque los tiempos estimados pueden variar en función de las demoras de la empresa constructora. El plazo de ejecución del complejo hotelero se sitúa en un máximo de 24 meses.
Un aspecto que aún no está decidido es la cadena que dirigirá este emblemático hotel, aunque el Grupo Masaveu ha manifestado en numerosas ocasiones que lo hará una cadena internacional de prestigio. 
_____________________________________________
LUJO EN PLENO CENTRO DE LA CAPITAL

La actividad de Grupo Masaveu no sólo se centra en el área inmobiliaria, por lo que la compañía siempre tiene sobre la mesa diversos proyectos pertenecientes a los más variados sectores. Sin embargo, su objetivo más inmediato también tiene que ver con el área inmobiliaria. Dentro de aproximadamente tres meses el Grupo abrirá un hotel en Madrid, en el número 3 de la plaza de la Independencia, en el centro de la capital. Con un nombre aún por concretar, la gestión de este alojamiento pertenecerá a la cadena Hospes, que, pese a su juventud, tiene un amplio reconocimiento a nivel internacional. El Grupo Masaveu se identifica con la filosofía de dicha cadena hotelera, por lo que no descarta realizar otros proyectos conjuntos.
Entre las ventajas del hotel que está a punto de inaugurarse en plena Puerta de Alcalá destaca el tamaño de las habitaciones, con una superficie en metros cuadrados que supera la media, y caracterizadas por su comodidad y calidad. Será un hotel con encanto y minuciosos detalles, con una excelente decoración interior, un cuidado servicio al cliente, zona Spa y una buena restauración.

__________________________________________________
UN PROYECTO EMBLEMÁTICO PARA GIJÓN

El nuevo hotel de cinco estrellas que se construirá en Gijón nace con la intención de convertirse en un proyecto emblemático para la ciudad. Alejandro Zaera ha creado una torre cristalina, que con sus 22 alturas se levanta unos 60 metros del suelo. Construida con vidrio de color azulado, para conseguir la tonalidad del agua y simular la ondulación de una ola, la torre tendrá forma circular y una fachada envolvente con giro en espiral, que ofrecerá vistas al mar a sus 170 habitaciones, la mayoría suites junior, con 40 metros cuadrados de media. El Grupo Masaveu pretende que cada una de las 22 plantas destinadas a alojamiento, en la zona norte, cuente con ocho habitaciones en total, para preservar el ambiente de exclusividad de este hotel de lujo. En la parte sur se instalarán placas solares y dos ascensores panorámicos.
La esbeltez del edificio se conseguirá a través de un armazón de hormigón blanco, revestido de cristal azulado, lo que minimizará el impacto visual con el entorno. Se pretende que el lobby sea un enorme vestíbulo de tres alturas, una entrada monumental que asemejará a una catedral.
En la planta baja estarán presentes los espacios destinados a reuniones, convenciones y congresos, con una sala de convenciones con capacidad para 500 personas. Los servicios complementarios del hotel incluirán un centro de belleza y un área Spa donde relajarse, todos ellos dispuestos en estancias abovedadas con una iluminación cenital semejante a la de los baños turcos.
La planta superior, también diseñada por Alejandro Zaera, dispondrá de un espacio de unos 450 metros cuadrados que puede albergar distintas funciones, entre ellas la de habilitarse como centro de convenciones con un carácter más privado y exclusivo, ya que contará con excelentes vistas al mar. La cubierta de este espacio también estará disponible como mirador panorámico, aprovechando su altura.