Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Esther Carrera, Directora de MASIA LA TARTANA

“Los espacios naturales permiten ofrecer actividades extras a la celebración de un evento”

La Masia La Tartana es un espacio polivalente concebido para todo tipo de actos, incluidos convenciones, congresos, reuniones y presentaciones de productos.

En ocasiones la tradición tiene un peso más relevante que la mera sofisticación de un evento. Si a la disposición histórica del edificio, y a su situación geográfica en un entorno privilegiado, le sumamos un toque actualizado en cuanto a los servicios, el éxito de un evento está asegurado. En la Masia La Tartana modernidad y tradición se fusionan. Se trata de unas instalaciones del siglo XIV ampliadas el año 2000 con un edificio anexo de arquitectura sofisticada, todo ello en un entorno natural. Su directora nos habla sobre las peculiaridades y los usos de la Masia.

-La Masia La Tartana es un edificio del s. XIV, algo que estructuralmente permanece como testimonio del tiempo. ¿Es éste el atractivo principal o reclamo del público?
Por supuesto la infraestructura que tenemos es uno de los principales atractivos de la Masia. Creemos que es inmejorable el estado de conservación del edificio, el cual requiere de grandes esfuerzos de mantenimiento. Además, está decorado de forma exquisita lo que lo convierte en un lugar ideal para la celebración de todo tipo de eventos. La Masia tiene unos 1.400 m2 a los que les sumamos 2.000 metros más gracias a un edificio anexo que empezamos a construir cuando adquirimos la propiedad, en el año 2000. De esta forma sumamos un nuevo atractivo: la modernidad, que se fusiona esta vez con lo tradicional.

 -¿Es esta tendencia actual de mezclar tiempos y estéticas un valor añadido demandado especialmente?
Sí. Este contraste es uno de los atractivos más valorados por los clientes. Sin embargo, hace siete años, al construir el edificio anexo, muchos veían este contraste como algo demasiado arriesgado. Ciertamente el proyecto era arriesgado pero con el paso del tiempo se ha demostrado que la propuesta del arquitecto fue todo un acierto.

-Las salas de conferencias y reuniones, el auditorio y demás espacios con que cuenta la Masia tienen una capacidad relevante. ¿Qué papel juegan en ellas las últimas tecnologías?
Tienen un papel fundamental para que cualquier evento llegue a buen puerto. Por supuesto, también suponen un contraste con las instalaciones de la parte antigua de la Masia. Y es que todas las salas están dotadas de las tecnologías más innovadoras para permitir el óptimo desarrollo de la actividad. Para ello contamos con los mejores técnicos en imagen y sonido que pueden solucionar cualquier eventualidad.

-¿Cómo influye el paisaje en que se encuentra y el entorno de montaña en los clientes que acuden a reuniones de trabajo y/o conferencias?
Los espacios del entorno son muy adecuados para que el cliente se sienta relajado, en un espacio abierto, alejado de la ciudad y en un lugar muy diferente a los centros de convenciones habituales, que suelen estar en espacios cerrados. Los espacios naturales también nos permiten ofrecer actividades extras a la celebración del evento, ya sean lúdicas, de outdoor training, o deportes de aventura. Para ello contamos con la colaboración de  empresas especializadas que se conocen la zona perfectamente y que diseñan un programa adecuado a las necesidades de los clientes.

-¿Qué servicios adicionales ofrece La Tartana?
Aparte de los ya nombrados ofrecemos cualquier servicio adicional a la celebración del evento y que nos pueda demandar el cliente para que éste se concentre en su trabajo y no en otras cuestiones. Dentro del precio del alquiler de las instalaciones incluimos los servicios de restauración. Los platos que ofrecemos son también una combinación entre la comida tradicional y la alta gastronomía, la más sofisticada.
Por otro lado, como la Masia no dispone de alojamiento, lo que sí tenemos son convenios con hoteles próximos. Son todos ellos alojamientos de cuatro estrellas que garantizan un servicio exquisito y a precios muy ventajosos para nuestros clientes.

 -A pesar de la amplitud de sus salas y de las posibilidades que tiene, la Masia se caracterizan por la exclusividad. ¿A qué se debe este hecho?
Es parte fundamental de nuestra filosofía ya que preferimos concentrar esfuerzos en la celebración de un evento al día. De esta forma aseguramos un trato muy personalizado al cliente, que es una de las características de nuestro servicio que más destacan. Siempre somos las mismas personas tratando con el cliente y nunca delegamos ninguna función a terceros. Ese trato cordial y personalizado es el que nos permite tener una clientela fija.

 -¿Cuáles son los objetivos comerciales de la Masia?
Creemos que las instalaciones son inmejorables y que ofrecen muchas posibilidades, por lo que nuestros esfuerzos están puestos en dar a conocer mejor los servicios de la Masia sobre todo entre las empresas, puesto que el lugar es ya muy conocido para la celebración de bodas y banquetes. Sin embargo, creemos que podemos explotar aún más el potencial de las instalaciones como centro de convenciones, teniendo en cuenta todos los servicios que ofrecemos.
 Tradicionalmente, los clientes alquilaban toda la casa y ellos ponían el resto de los servicios, como por ejemplo, el catering. Hoy, aunque damos esa posibilidad, no es necesario, puesto que contamos con cocina propia y creemos que el cliente debe concentrarse en la actividad que viene a realizar. En este mismo sentido aplicamos esa filosofía de dedicarnos con exclusividad al cliente, llevando a cabo un solo evento, dedicándole toda nuestra atención.

______________________________________________________
LOS SALONES

La sala reina de La Tartana es el salón “lluernari”. Situado en la parte moderna de La Masia, este espacio tiene  una capacidad para 500 personas y es ideal para cualquier tipo de evento o comida de empresa. Dispone de luz natural gracias a unas grandes vidrieras que dan al bosque que nos rodea. En la parte antigua hay un comedor para 100 comensales y un auditorio que también puede albergar a un centenar de personas. Es este último un lugar muy especial al estar situado en la buhardilla de la masía; hecho que acentúa su singularidad.
Para comidas de pequeños grupos o reuniones de trabajo el edificio dispone de multitud de rincones muy apropiados, así como otros espacios ideales para llevar a cabo cócteles o aperitivos. “Con la llegada del buen tiempo”, explica Esther Carrera, “nos son muy solicitadas las terrazas del exterior”. La mayor tiene una capacidad de 300 personas, lo que la hace un lugar apropiado para los coffee break o aperitivos. A todo ello hay que sumarle un gran aparcamiento cubierto en el cual se pueden celebrar presentaciones de producto u otro tipo de evento que requiera de un gran espacio en el exterior pero resguardado de la lluvia.

Contacta con Masia La Tartana