Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Ignacio Méndez de Vigo, Consejero Delegado de ELCOGAS

“La gasificación del carbón es la alternativa para la generación de energía limpia y eficiente”

La misión de Elcogas incluye el desarrollo de procesos de gasificación de combustibles sólidos para la producción de energía, en un contexto de competencia donde se conjugan la búsqueda de la calidad

Desarrollar tecnologías limpias de producción de energía eléctrica y preservar el medioambiente es una asignatura pendiente de las suministradoras, aunque existe cada vez más una concienciación del problema y están surgiendo empresas que desarrollan nuevas propuestas para este sector. Es el caso de Elcogas, sociedad participada por empresas eléctricas y suministradoras de bienes de equipo europeas, con sede en Madrid y una central térmica de Gasificación Integrada de Ciclo Combinado (GICC) en Puertollano. La medición continuada de la calidad de los servicios es la base para la mejora de la eficiencia, y con este planteamiento la compañía establece objetivos anuales sobre la continuidad de suministro de una planta de producción energética que es pionera en el mundo.

-¿Cómo funciona  la tecnología GICC y cuál es la función de la central de Puertollano en esta actividad?
La central de Puertollano es la mayor del mundo en la generación de energía con esta tecnología y con combustible sólido. Tiene unas características que la hacen pionera, en cuanto a capacidad, rendimiento energético y gasificación de diferentes tipos de carbón. Permite alimentar la turbina de gas del ciclo combinado, que conjuga  las ventajas de los ciclos termodinámicos de gas y de vapor, con gas sintético (modo de funcionamiento GICC) o gas natural (modo de funcionamiento CCGN). Actualmente estamos intentando buscar mecanismos de ajuste, dado el elevado precio del gas natural.
Desde el punto de vista medioambiental, y aunque pueda parecer paradójico, el proceso de gasificación del carbón es la alternativa para la generación de energía limpia y eficiente. La gasificación del carbón es un proceso que permite eliminar los contaminantes antes de la combustión del gas. Además este gas se quema en un ciclo combinado con rendimiento muy elevado, cuyo techo aún no se ha alcanzado, lo que reduce las emisiones de CO2 por unidad de energía eléctrica producida y previsiblemente lo hará aún más en el futuro.


 -La energía eléctrica es en los puntos de consumo, la más limpia, por lo que muchas industrias la eligen como su energía de base. ¿Qué evolución cree que tendrá en un futuro su demanda?
Pensamos que la demanda de energía va a seguir subiendo, pero lo que verdaderamente nos preocupa es que la planta se explote cada vez mejor, seguir acometiendo las mejoras necesarias en el cumplimiento de los estándares exigidos por los clientes, y en la aportación de valor y rentabilidad a inversores y accionistas.


-Desde el punto de vista medioambiental, y especialmente en cuanto a emisiones, el carbón es el gran denostado. ¿Qué incidencia tiene esta tecnología en cuanto a emisiones?
Es cierto, y de hecho hace más o menos cuatro años nadie invertía en carbón. Hoy en día la comunidad internacional empieza a mirar al carbón unido a la realidad del cambio climático en sentido positivo. Para entenderlo hay que asumir que cualquier proceso de generación de energía requiere que los componentes que intervienen sean separados y que además no contaminen. La gasificación de carbón tiene mucho que decir en este sentido: la captura y almacenamiento del CO2 o la producción económica de hidrógeno para su uso energético no contaminante son proyectos que estamos haciendo realidad, pese a los costes de investigación y a las dificultades. Por otro lado, es evidente que la gasificación integrada en un ciclo combinado tiene grandes ventajas en el control de emisiones sólidas, que se recuperan como productos aprovechables (escorias vitrificadas, cenizas, azufre), y también en la menor necesidad de agua respecto a centrales clásicas.


-¿Cuáles son las aplicaciones de  estos subproductos generados por estos procesos?
Como resultado de las actividades de valorización de subproductos, Elcogas vende la producción de escoria y cenizas volantes. La escoria permite elaborar materiales cerámicos, como ladrillos y tejas, además de fibra de vidrio. También se utilizan en el relleno de minas y carreteras. Las cenizas se emplean en la fabricación de cementos y hormigones. Una consecuencia de la utilización de estos residuos es el abaratamiento del coste de producción gracias a su venta, junto con el ahorro de su eliminación o tratamiento: entre 0,8 y 0,9 €/MWh para una planta GICC, comparado con otros procesos basados en el carbón con tratamiento de gases.


 -Volviendo a lo anterior, es entonces la captura y almacenamiento de CO2 una línea estratégica de trabajo para su departamento de I+D+i…
Desde hace dos años estamos abordando este asunto, con el objetivo de demostrar que la separación de CO2 e hidrógeno es viable. La desventaja de la producción de CO2  dejará de existir en el momento en el que se considere la captura de CO2 para su almacenamiento. Los resultados ambientales de la planta GICC se encuentran por debajo de los límites actuales de emisiones permitidas y aventajan claramente a otras tecnologías basadas en el carbón. No obstante limitar cada vez más nuestras emisiones y contribuir a la mitigación del cambio climático es un objetivo esencial para nosotros.


 -¿Qué otros proyectos de investigación destacaría en la línea de la búsqueda de fuentes alternativas de energía?
Una nueva aplicación, que se encuentra enmarcada dentro del programa CENIT,  se centra en la investigación para el impulso del biodiesel en España., coordinado por Repsol. Elcogas lidera uno de los subproyectos llamado “Producción de biodiesel vía Gasificación”, en el cual van a colaborar la UCLM y el INCAR-CSIC.  El objetivo es evaluar la viabilidad de la obtención de biodiesel a partir de la gasificación de biomasa. El proceso consiste en hacer cogasificación de hasta un 10% de biomasa con el combustible habitual de la planta, y obtener gas de síntesis que se caracterizará para poder estudiar en laboratorio su transformación en biodiesel mediante una serie de conversiones químicas.    

______________________
LA EMPRESA

Elcogas fue constituida en 1992 como Sociedad Anónima sujeta a la legislación española, cuyo objetivo era el desarrollo del proyecto, construcción y explotación de una central GICC en Puertollano. Elcogas fue seleccionada como proyecto objetivo por el ambicioso programa Thermie de la Comisión Europea, que ponía énfasis en la adopción de acciones a corto plazo para garantizar que se dispusiera en el futuro de una tecnología limpia en la generación de energía. Las líneas generales del programa energético de la Comisión Europea fijaban los objetivos que condujeron a la selección del proyecto Elcogas. Razones estratégicas a nivel nacional (diversificación de las fuentes de energía, mejora del empleo en Puertollano…) incorporaron el proyecto al Plan Energético Nacional entre 1991 y 2000. Actualmente la Central de 335 MW brutos (en condiciones ISO), la mayor planta del mundo, posee un sistema productivo basado en la tecnología de Gasificación de carbón Integrada en Ciclo Combinado (GICC), con unas características medioambientales modélicas, reduciendo las emisiones atmosféricas por debajo de lo establecido en la legislación vigente.

________________________
ENERGÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO

El cambio climático es, sin duda, uno de los más graves problemas ambientales que afectan a nuestro planeta. Las sucesivas predicciones que el IPCC (Intergovernmental
Panel on Climate Change) realiza sobre sus consecuencias son cada vez más preocupantes, constituyendo una clara amenaza para las condiciones de habitabilidad del entorno en el que vivimos y realizamos nuestras actividades. En un contexto como éste, Elcogas pone de manifiesto las posibilidades que la tecnología GICC presenta para contribuir a la reducción del problema. Así, además de aumentar la eficiencia en la generación eléctrica a partir de carbón, reduciendo las emisiones de CO2 asociadas, la tecnología GICC presenta otras posibilidades: la flexibilidad en el uso de combustibles como la biomasa, facilitar el secuestro geológico del CO2 generado, impidiendo su emisión a la atmósfera, o sintetizar hidrógeno, combustible limpio cuyo uso está exento de emisiones.

Contacta con Elcogas