Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Vicente Ramoneda, Director de NESTLÉ NUTRITION en España

“El mejor alimento para un recién nacido es la leche materna”

Vicente Ramoneda, director en España de Nestlé Nutrition, nos habla y aconseja sobre diversos asuntos relacionados con la nutrición infantil.

Vicente Ramoneda, siendo el máximo responsable en España del negocio de alimentación infantil de Nestlé, recomienda la leche materna para los bebés en los primeros meses de vida. Aunque es prácticamente imposible reproducir exactamente las características de esta leche natural, los esfuerzos de Nestlé, empresa líder en el sector, se han encaminado a fabricar un producto que se asemeje a ella lo máximo posible.

Desde el primer momento la alimentación más recomendable es la lactancia materna, pero... ¿qué ocurre cuando no es posible?
El mejor alimento para un recién nacido es la leche materna. Sólo en aquellos casos en que no sea posible, el pediatra es la persona más indicada para determinar el tipo de leche infantil que debe tomar un bebé para que tenga un crecimiento y desarrollo adecuados.

 -¿Todos los bebés son iguales con relación a sus necesidades alimentarias?
Cada bebé tiene unas particularidades determinadas. Además, hay que tener en cuenta que en el primer año de vida tienen lugar grandes cambios en el niño, principalmente en lo que respecta a sus capacidades digestivas, enzimáticas y renales. A título de ejemplo, el estómago del bebé al nacer tiene una capacidad de sólo 30 mililitros, mientras que al cabo de un año de vida esa capacidad es de casi medio litro. 
 Por eso es muy importante, en cuanto a su alimentación, seguir las pautas que vaya marcando el pediatra a título individual, quien determinará en cada momento el tipo de alimentación más adecuado para el bebé.

 -Las alteraciones digestivas y de tolerancia a ciertos alimentos así como las alergias han aumentado mucho en  las últimas décadas. ¿Qué medidas se pueden tomar para prevenir o minimizar estas alteraciones?
En las últimas décadas, las alergias han aumentado dramáticamente, por lo que actualmente son consideradas un serio problema de salud pública por la Organización Mundial de la Salud. En la actualidad, hay casi tres veces más niños afectados de asma y alergias alimentarias y dermatológicas que hace 30 años.
 Para promover la maduración del sistema inmunitario intestinal en los críticos primeros meses de vida, la leche materna reduce de forma natural la sensibilización a los alérgenos y ayuda al desarrollo de la tolerancia oral. Si la lactancia materna no es posible, se recomienda la alimentación con una fórmula hidrolizada testada clínicamente como prevención dietética de la aparición de una alergia.
 En este sentido, Nestlé ha sido pionera en el desarrollo de unas leches infantiles, Nidina Premium Excel, de las que, mediante ensayos clínicos, se ha comprobado su eficacia en la prevención del desarrollo de alergias.

 -¿Qué papel juegan los prebióticos y los probióticos en este proceso?
Se puede definir a los probióticos como aquellas sustancias vivas que, una vez han atravesado el tubo digestivo, llegan al intestino grueso y ejercen efectos beneficiosos para el organismo. Para hacernos una idea de la situación, en nuestro organismo hay unas 400 especies de sustancias vivas y tenemos más de dichas sustancias vivas (100 billones) que células en el cuerpo. En cambio, los prebióticos son sustancias que el organismo humano no digiere y que una vez han llegado al intestino grueso favorecen el desarrollo de los probióticos.
 Se ha comprobado que la utilización de ambas sustancias en la alimentación infantil ejerce efectos beneficiosos, tales como la protección frente a la diarrea y el estreñimiento. Asimismo se ha comprobado que determinados probióticos tienen efectos positivos sobre la dermatitis del pañal.

 -Cuando el bebé va creciendo y disminuye la frecuencia con que ingiere alimento, ¿cuáles son las cantidades y su distribución óptima a lo largo del día?
Dado que, al nacer, el estómago del niño es muy pequeño, es necesario que efectúe varias tomas en el transcurso del día, siendo hoy aconsejable que se realice lo que se conoce como la alimentación a la demanda. Más adelante, a partir de los 4-6 meses, se introducirá la alimentación complementaria, como las papillas, frutas, verduras y, más tarde, carnes y pescados, disminuyendo proporcionalmente el número de tomas a medida que se van introduciendo más alimentos.
 Por otro lado, hay que señalar que una vez que se ha introducido la alimentación complementaria, generalmente el aporte de proteínas puede superar las necesidades, por lo que conviene que los alimentos que tome el niño tengan un contenido adecuado de proteínas.

 -¿Cuáles son las cuestiones más importantes que quedan por resolver y hacia dónde encamina Nestlé sus esfuerzos en investigación en este sentido?
Centrándonos en el campo de la nutrición infantil, son muchas las investigaciones que se han llevado a cabo y que se realizarán en los próximos años.
 Indudablemente, el mejor alimento para un bebé en los primeros meses de vida es la leche materna y sólo en aquellos casos en que ésta no sea posible debe proporcionársele una leche infantil que se adecue a sus necesidades. Aunque es prácticamente imposible reproducir totalmente las características de la leche materna, sí hemos conseguido, en el transcurso de los años, aproximarnos cada vez más a ella.
 Los principales retos son acercarnos cada vez más, no sólo a la composición de la leche materna, sino también a las características fisiológicas de los lactantes alimentados con leche materna. Por ello, nuestro último desarrollo, en el que hemos sido también pioneros, es el del desarrollo del sistema inmunitario del bebé.

 -En este camino Nestlé se ha convertido en una de las marcas de mayor prestigio en la nutrición infantil. En su opinión, ¿cuáles han sido las claves para alcanzar este reconocimiento?
Hay muchos factores. Entre ellos, hay que destacar la investigación, la innovación, que permite ofrecer al consumidor los productos más avanzados, y la calidad, mediante la utilización de las mejores materias primas y con rigurosos controles en las distintas fases de elaboración de nuestros productos.
 Y no hay que olvidar al consumidor. Sabemos que el nacimiento de un hijo es una etapa muy importante y representa una vivencia muy gratificante pero que despierta incertidumbre y grandes  temores. La responsabilidad de hacer lo correcto viene respaldada por el consejo del pediatra que, junto con los padres, son los que mejor conocen al bebé. En Nestlé tratamos de ofrecer los mejores productos y los consejos más adecuados para contribuir a una correcta alimentación y, consecuentemente, a un crecimiento sano. Desde hace 140 años estamos al lado de la pediatría y también de los padres.       

____________________
Nestlé: un poco de historia

Todo empezó cuando, en 1866, Henri Nestlé, que vivía en Vevey (Suiza), ideó un producto específico para las madres que no podían amamantar a sus hijos, teniendo en cuenta que en aquella época la alimentación infantil era deficiente y la mortalidad infantil era muy elevada. Tras varias tentativas, logró elaborar la Harina lacteada Nestlé, una mezcla de harina de trigo, leche y azúcar. Desde entonces, Nestlé siempre ha estado en primera línea en lo que respecta a la nutrición infantil.

_____________________
I + D
Como empresa líder mundial de alimentación, Nestlé tiene el centro de investigación dedicado a la alimentación más importante del mundo: el Centro de Investigación Nestlé, que se halla cerca de Lausana, en Suiza. En él más de 600 científicos, técnicos y expertos en disciplinas como nutrición, bioquímica, inmunología, microbiología, etc. se ocupan de investigar todo lo relacionado con los alimentos y la nutrición. Además, Nestlé emplea a unas 3.500 personas en una red internacional de centros de Investigación y Desarrollo (I+D), invirtiendo anualmente 940 millones de euros. El profesor Peter van Bladeren, Jefe del Centro de Investigación Nestlé, resume así las líneas de investigación: “Aunque nos centramos en la investigación básica, siempre tenemos presente que una de nuestras metas es convertir los resultados científicos en algo significativo para el consumidor: productos que tengan un buen sabor y que favorezcan el bienestar y la salud física y mental”.

Contacta con Nestlé