Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

La higiene bucal, fundamental desde el principio

El desarrollo oral en los tres primeros años de vida hace imprescindible una educación para una correcta limpieza que prevenga futuros problemas de dentición.

Los problemas bucales y de dentición se deben, a parte de una mala alimentación y el descuido de la limpieza diaria de la boca, a la ausencia de cuidados desde la niñez, no sólo en el momento en el que el niño tiene la dentadura completa sino en la fase inicial del desarrollo bucal del niño. Es decir, desde que la cavidad oral, cuyos músculos bucales empiezan a ejercitarse, se pone en funcionamiento en el momento de la succión. Para que no surjan problemas de dentición en el futuro se hace imprescindible una educación en el hábito de la limpieza bucal. La fase decisiva del desarrollo oral se produce en los primeros tres años de vida: como bebé, succionando e ingiriendo; durante la dentición, mordiendo y, finalmente, con la aparición de los primeros dientes, masticando, hablando, etc. A partir de ahí, el curso viene determinado por un desarrollo óptimo, aunque en muchas ocasiones esto no se produce y se derivan problemas como malformaciones que deben corregirse más tarde, algo de debemos evitar porque su corrección se vuelve más compleja.

Los hábitos
Debemos empezar a enseñar a nuestro hijo tan pronto como sea posible a cepillarse los dientes, por ejemplo, dedicando una hora especial, que suele ser antes de acostarse, en la que se establezca un vínculo entre padres e hijos. Es muy importante que los niños se habitúen a prácticas que más tarde serán imprescindibles y cotidianas, siempre mediante juegos y nunca como imposición. Aquí, el papel de los padres es fundamental: la iniciación a los hábitos debe producirse en un entorno agradable y relajado, y mediante juegos podemos inculcar un hábito sano, creando, asimismo, un espacio de intimidad con nuestros hijos, de tal forma que esa hora de acostarse sea un momento no sólo de aprendizaje, sino también de dedicación y de afecto.

El plan de desarrollo de NUK
Cuando NUK, que cuenta con 50 años de experiencia, comenzó a diseñar su línea de accesorios, reconoció la importancia de la cavidad oral como un elemento clave en el sano desarrollo de los niños, y por ello ha añadido a su gama productos adecuados a este fin. A la pregunta de qué necesidades deben tenerse en cuenta en lo que se refiere al desarrollo oral de los niños, los especialistas de NUK responden que, inmediatamente después del nacimiento, la mandíbula, el paladar, la lengua y los músculos del bebé deben ejercitarse de forma intensiva y es por ello que estos expertos han puesto todo su conocimiento en el desarrollo del Sistema oral en cuatro fases de NUK.

Las 4 fases
Justo después del nacimiento, la mandíbula, el paladar, la lengua y los músculos se ejercitan de forma activa (mediante la lactancia, como proceso natural). NUK (ver cuadro adjunto) ayuda a prevenir de forma sistemática los problemas de la boca, la mandíbula, los dientes y el habla, estimulando al mismo tiempo el desarrollo del aprendizaje (tanto motor como psicológico), y para ello ofrece un sistema de producto que cubre de forma precisa y desde el punto de vista médico las necesidades de las cuatro fases importantes para el perfecto desarrollo oral: succión, masaje, entrenamiento y limpieza.

___________________
1ª FASE: SUCCIÓN
Inmediatamente tras el nacimiento, la mandíbula, el paladar, la lengua y los músculos se ejercitan de forma activa
(como la lactancia materna).

Durante la lactancia, el pezón es el modelo utilizado en todas las tetinas y chupetes de NUK, para que la mandíbula se desarrolle tal como lo ha previsto la naturaleza.

2ª FASE: MASAJE
Cuando inician la dentición, los bebés muerden objetos para ayudar a aliviar y reducir la presión y la tensión en la zona de la encía.

Muchos bebés experimentan dolor cuando las raíces en crecimiento empujan los dientes hacia arriba en la zona de la mandíbula.

Con la ayuda de productos que masajean y aplican frío, NUK facilita el proceso de dentición y, al mismo tiempo, favorece el desarrollo del aprendizaje.

3ª FASE: ENTRENAMIENTO
A pesar de lo emocionante que es la aparición de su primer diente, no debemos olvidar la importancia de la limpieza.

La pérdida prematura de los dientes de leche a menudo produce malformaciones en la mandíbula y, con ello, un posicionamiento incorrecto de los dientes restantes.

El set de entrenamiento dental Nuk, con cepillo dental entrena y cepillo dental inicio, hace que la limpieza de los dientes sea un hábito diario especialmente agradable y divertido.

4ª FASE: LIMPIEZA
A los 15 meses, ya habrán salido la mayoría de dientes y pasarán a ser un constante foco de bacterias, que pueden causar caries.

La limpieza diaria de los dientes es ahora una necesidad, sobre todo después de cada comida.

El cepillo dental inicio NUK guía a los niños de la mejor manera posible para que se limpien los dientes de forma independiente, y se adapta perfectamente a la mano del niño.

Contacta con Nuk