Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

¿Qué podemos hacer antes de acudir a urgencias?

Cada vez con más frecuencia los padres acuden a urgencias, como medida preventiva, ante un síntoma preocupante y alarmante (como por ejemplo fiebre muy alta y persistente) de forma que el pediatra pueda realizar un diagnóstico correcto y determinar el tratamiento más adecuado. En este artículo, realizado con la colaboración del Equipo de Enfermería del Servicio de Urgencias Pediátricas del Centro Médico Teknon, exponemos algunos de los casos más habituales y algunos consejos sobre cómo actuar antes de acudir a urgencias.

Los motivos de consulta más frecuentes en el servicio de urgencias pediátricas son las enfermedades respiratorias, amigdalitis, gastroenteritis y traumatismos craneales. Sin duda, consultar con un médico es la forma más segura de evitar posibles complicaciones, pero existen algunas recomendaciones generales que son importantes de recordar.

La diarrea: ¿qué es y cómo se trata?
Normalmente la diarrea viene causada por una gastroenteritis, una afección muy común, particularmente en la infancia. Se trata de una enfermedad diarreica (heces líquidas), de comienzo generalmente brusco, que puede estar acompañada de otros síntomas como náuseas, vómitos, fiebre y dolor abdominal como retortijones. El rotavirus es la principal infección causante de la gastroenteritis, y en Europa provoca casi el 60% de las hospitalizaciones por diarrea y vómitos de los lactantes. El rotavirus es altamente contagioso, y la mayoría de los niños se infectan antes de los dos años de edad. El bebé puede contagiarse con este virus en cualquier época del año, pero es mucho más frecuente de noviembre a abril.

El tratamiento de la gastroenteritis se basa en tres puntos fundamentales: dar líquidos al niño con frecuencia para evitar la deshidratación, no usar medicinas, salvo los antitérmicos si fueran necesarios u otros fármacos si hubiera recomendación expresa del médico y, finalmente, darle de comer, sin forzarle y siguiendo la dieta marcada por su pediatra.

¿Qué hacer cuando el niño tiene fiebre?
La fiebre es una respuesta normal del cuerpo para combatir normalmente una infección, aunque no siempre es así. La temperatura corporal varía de una persona a otra y a lo largo del día, pero como norma general se considera fiebre cuando la temperatura en la axila alcanza los 37,5º o los 38º si se toma en el recto. Es importante tener en cuenta que la fiebre no es la causa de la enfermedad del niño, sino al revés: lo importante no es tratar la fiebre a toda costa, sino saber su causa y tratarla si es posible.

Antes de nada hay que dejar al pequeño con poca ropa: con un body si es un lactante, en ropa interior y camiseta de manga corta en el caso de los niños y adolescentes. Se debe bañar en agua templada (temperatura del agua dos o tres grados por debajo de la del niño) y dejarlo en remojo de 15 a 20 minutos. Si la temperatura es alta (más de 38º) y el niño se siente incómodo, se puede recurrir a un medicamento para bajarla (antitérmico). Antes de acudir a urgencias es recomendable dar un antitérmico cuando la fiebre supere los 38ºC para evitar las convulsiones febriles. También es importante darle líquido: el niño con fiebre suda más para poder bajar su temperatura. Finalmente, hay que tener en cuenta que los paños de alcohol no deben usarse en los niños dado que pueden producir intoxicación.

Traumatismos craneales. ¿Cuándo acudir a urgencias?
En caso de sufrir un fuerte golpe en la cabeza, debe acudirse a un servicio de urgencias cuando el niño esté inconsciente: se detecte un comportamiento anormal (extraño, amodorrado, desmemoriado, irritable, violento, etc.), presente una cefalea intensa (fuerte dolor de cabeza) y tenga vómitos repetidos, lenguaje titubeante, visión borrosa o doble y/o debilidad o parálisis de un brazo o pierna. También si le sale sangre o líquido por la nariz y/u oídos y si su temperatura está por encima de los 38ºC. Se recomienda siempre la valoración por parte de un especialista en el caso de los lactantes.      

Contacta con Centro Médico Teknon