Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Oriol Gol, responsable de I+D de LIQUATS VEGETALS, SA

“Bebidas ecológicas: garantía de calidad para la salud, garantía de futuro para el planeta”

Oriol Gol, de la empresa gerundense Liquats Vegetals, afirma que “siempre dentro de una dieta variada, cuanto más se disfrute de lo que se coma mejor sentará al organismo”.

El auge de los llamados “productos ecológicos” reclama un mayor y mejor conocimiento de los mismos por parte de los consumidores. Tanto los ecológicos como los productos “convencionales” tienen el mismo valor nutritivo, pero hay gente que prefiere un producto que no afecte al planeta y, en este sentido, el producto ecológico es menos agresivo que el convencional. Las isoflavonas, proteínas, tipos de aceite, etc. son los mismos en ambos productos, pero empresas como Liquats Vegetals producen los dos porque, como afirma Oriol Gol, su responsable de I+D, “reflejan filosofías de vida diferentes”. Gol nos explica mejor qué es un producto ecológico y los elaborados que su compañía produce y comercializa.

ESCÁNDaLOS relacionados con la alimentación como el de las vacas locas o la gripe aviar...¿han hecho crecer la demanda de sus productos?
El problema de las vacas locas sí influyó un poco, notamos un pequeño incremento de ventas, de un dos o tres por ciento como reacción a ello, pero nada espectacular. Lo que sí nos ha hecho aumentar la demanda es que las empresas grandes como Leche Pascual o Danone con su enorme poder mediático, hayan lanzado hace dos años productos basados en la soja y hayan dado a conocer los beneficios de ésta.

 -¿Utilizan o han utilizado soja transgénica alguna vez para elaborar sus productos?
No, los transgénicos, que ya existían cuando nació Liquats, no los hemos usado nunca, es uno de nuestros principios básicos. Tenemos un convenio con el Instituto de Biología Molecular de Barcelona, del CSIC-IRTA, a quienes mandamos una muestras representativas de toda la soja que nos llega  y encargamos controles periódicos de todos nuestros productos (ecológicos y convencionales). Con la soja ecológica ni siquiera haría falta porque los productores, para obtener la certificación conforme es ecológica deben haber demostrado a los organismos de control que no procede de la modificación genética, por lo tanto, el aval de producto ecológico, lo es también de que no es transgénico pero, como medida de seguridad adicional, nosotros también lo analizamos. Es importante la idea de que el problema no son los productos transgénicos en sí mismos, que potencialmente pueden ser útiles, sino el hecho que no se tome realmente  en serio el problema de las contaminaciones de los productos no transgénicos y/o ecológicos por productos modificados genéticamente, lo que a la larga provocaría que todo el planeta estuviera más o menos contaminado con material transgénico.

 -Todos sus preparados son líquidos y en tetrabrik ¿Por qué?
El consumidor los conoce así porque son una alternativa natural, con las mismas proteínas, a la leche de vaca, y ésta se presenta habitualmente en tetrabrik. Por eso, y aunque legalmente todavía no está aceptado (se debe etiquetar como licuado o bebida de soja) los consumidores la llaman leche de soja. La diferencia es que no lleva tanto calcio y por eso desarrollamos variedades enriquecidas con este nutriente.

 -¿Cómo consiguen la textura líquida?
Para poder extraer la soja se hace una trituración en agua caliente y se produce una pasta que se centrifuga separando la parte líquida, que sería la leche de soja, y la parte sólida, que son restos de fibras, algo de grasa, etc, que utilizamos para alimentación animal. De este modo conseguimos la emulsión que es la leche de soja extrayendo lo máximo de la soja sin tener que estabilizarlo con aditivos. Siempre hemos pensado que mejorando nuestros procesos técnicos, evitamos el uso de este tipo de productos. Sólo añadimos, a partir de la base de agua y soja, calcio, vitaminas y algunos tipos de edulcorantes.

 -¿A qué temperatura es aconsejable conservar el licuado de soja y cuál es su fecha límite de caducidad?
Se  debe conservar en lugar fresco y seco y tiene una caducidad de un año, a diferencia de la leche de vaca que la tiene de tres meses. Esto se debe a que es un producto más estable químicamente y una vez esterilizado mediante un proceso UHT (Ultra High Temperatures), por el que se somete a más de 140 grados durante dos segundos, aumenta su límite de caducidad a la vez que elimina los microbios.

 -Los productos ecológicos son muchas veces criticados por su elevado coste ¿podría explicarnos los motivos por los que el precio final del producto sea poco accesible al bolsillo del ciudadano común?
Con los productos ecológicos sucede que, al no poder regularse la producción de las plantas con abonos químicos, que son los más baratos, ni con pesticidas, se obtienen producciones mucho más irregulares que dependen mucho del terreno, la climatología, etc. La ventaja más importante, es que ninguno de estos productos químicos lo vamos a ingerir junto con la soja ecológica. Además está el añadido de una serie de controles analíticos y de trazabilidad que conllevan trámites burocráticos con unos costes, que se suman a la producción. Nosotros, de todos modos ajustamos mucho los precios, ya que sabemos que hay gente que no puede elegir porque sufren alergias y problemas derivados del consumo de la  leche de vaca.

 -¿Qué aporta al organismo la bebida de soja?
Es un producto que aporta proteínas, como he dicho, equivalentes a las de la  leche de vaca, hidratos de carbono y grasas ricas en ácidos grasos poliinsaturados, que ayudan a eliminar el colesterol malo y a prevenir enfermedades cardiovasculares. Además las isoflavonas que contiene tienen un efecto regulador hormonal que ayuda, por ejemplo, a paliar los síntomas de las mujeres asociados a la menopausia y a la osteoporosis.

 -¿Cuál es el consumidor tipo de sus productos?
Hasta hace dos años el consumidor tipo seguía siendo la mujer de clase media alta pero actualmente se ha ampliado a otros sectores de la población en los que, además de tener un cierto nivel  económico también influye el nivel cultural, es gente que se preocupa de  leer las etiquetas de los envases, se preguntan por la información nutricional, el origen del producto, etc.

 -El compromiso con el medio ambiente y la salud... ¿incluye también los procesos de producción?
Intentamos generar el mínimo impacto ambiental posible porque, aunque todas las fábricas generan residuos y se contamina, es inevitable, intentamos que la mayor parte de los residuos sean clasificados y reciclados.
 Además, nosotros tenemos sistemas de depuración de todo el agua que utilizamos, para transformarla en un agua sin carga contaminante antes de que vaya a parar finalmente al río después de pasar por la depuradora de Viladrau.

-¿Sus productos se venden  sólo en establecimientos especializados o también en las grandes cadenas de supermercados?
La gama Monsoy está sólo en tiendas dietéticas y tenemos otra tercera nueva marca que se llama Vegliq, también ecológica que queremos dedicar a exportación y a grandes superficies. De momento la presencia de productos ecológicos en grandes superficies es minoritaria. En cambio la gama Yosoy, que es bebida de soja de tipo convencional, sí que se vende básicamente en grandes superficies, como Bonpreu, Mercadona, Eroski, etc.

 -¿Cree qué sería posible que en el futuro la mayoría de la población se alimente básicamente de productos ecológicos?
En un futuro lejano sí, si no pondremos al planeta en un aprieto. Creo que la alimentación ecológica puede ir ganando terreno a la convencional pero hablamos de volúmenes de dinero impresionantes que manejan empresas que, lógicamente, intentan obtener la máxima producción con el mínimo coste posible. Los productos ecológicos tienen una rentabilidad menor, y por eso es difícil que una gran empresa apueste por ellos. Pero poco a poco…
 Y desde la perspectiva del consumidor lo que sucede es que, aunque dice que apuesta por la calidad y la alimentación sana lo que le preocupa es llegar a fin de mes, y al hacer la compra, la mayoría sólo piensa en llenar la despensa gastando lo menos posible.

 -Algún consejo adicional para disfrutar de una vida más sana en lo que a alimentación se refiere...
Desde nuestro punto de vista como productores de alimentos diría que lo más importante es tener una dieta variada, disfrutar de lo que se come, ya que comer es una necesidad, pero no debería ser una obligación porque cuanto más se disfrute de lo que se coma, mejor sentará al organismo. Nuestro consejo es que hay que comer de todo, pero no en grandes cantidades, ni siquiera de soja,  ya que también puede hacer engordar si se bebe mucha, por ejemplo de la bebida de cacao, que lleva un añadido de azúcar y una glucosa de maíz. Por otro lado, la bebida de soja sin más tiene el contenido suficiente de proteínas y muy pocos azúcares y el contenido de grasa es algo menor que el de la leche de vaca, con lo cual, puede utilizarse para hacer una dieta equilibrada, siempre y cuando luego no se le añada  azúcar o algún otro ingrediente.     

_____________________
EL CULTIVO ECOLÓGICO

La diferencia entre productos ecológicos y productos “convencionales” es que en los primeros no se han usado pesticidas, ni abonos químicos, para tratar los campos. Esto conlleva que las producciones sean más irregulares y les puedan afectar mucho más las plagas, con lo cual la productividad de un campo ecológico es más baja e impredecible que la de cultivo convencional. A estos costes, debemos añadir que hay que certificar que la materia prima es ecológica, lo cual implica inspecciones de los organismos de certificación, y los análisis pertinentes. Eso sí, obtenemos productos con doble garantía de calidad, sin modificaciones genéticas y libres, absolutamente, de pesticidas y contaminantes químicos.  En la soja convencional en cambio, se pueden utilizar, de forma segura y bien controlada, pesticidas y abonos químicos, por lo que  hay una mayor productividad y son campos de mucha más alta rentabilidad.


_____________________
La Empresa

Liquats Vegetals es una empresa familiar fundada en 1991 por Josep Maria Erra, actual  director general, que apostó por la bebida de soja ecológica por su potencial valor nutritivo cuando aún no había ningún fabricante de este producto en España. Por su privilegiada ubicación en Viladrau, en la falda del Montseny, es de los manantiales de esta montaña de donde procede el agua, pobre en sodio y sin exceso de minerales, que utilizan para elaborar sus licuados vegetales. Actualmente comercializan productos procedentes tanto de la agricultura biológica como de la convencional.

Liquats Vegetals

Carretera de Vic, km 1,23, 17406, Viladrau, Girona, Catalunya, España

www.liquats.com

938 848 069

938 849 392

Contacta con Liquats Vegetals