Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Arne Zumbaum, Gerente de QUÍMICA FARMACÉUTICA BAYER

“La clave del éxito de Bayer ha sido apostar siempre fuertemente por la innovación”

“El sector farmacéutico es, hoy día, el que mayor recursos destina a I+D y es, posiblemente, el sector con mayor riesgo empresarial”.

Bayer es conocido mundialmente por la Aspirina, producto que ha hecho que sea una de las compañías farmacéuticas más relevantes en nuestro país. De hecho, parte de esta tradición y arraigo lo encontramos en que el Grupo Bayer lleva más de 100 años radicada en Barcelona. Pero detrás de esta imagen encontramos una de las multinacionales químico-farmacéuticas más fuertes del mundo, con una inversión media en I+D entorno a los 2.000 millones de euros al año, de los cuales cerca del 80 por ciento se destina al sector salud. Asimismo la reciente adquisición del laboratorio Schering les permitirá crear uno de los principales grupos mundiales en especialidades farmacéuticas, con nuevos desarrollos, nuevas áreas de investigación y nuevas áreas de negocio. Arne Zumbaum, como gerente, nos habla sobre Bayer, su filosofía empresarial y líneas maestras, las novedades recientes y próximos lanzamientos, etc. Y, como especialista, nos habla sobre algunos aspectos de actualidad del sector farmacéutico: la venta de fármacos por Internet o el debate de los genéricos, entre otros.

¿CUÁLES SON los componentes claves de actuación de Bayer HealthCare ?
La clave del éxito de Bayer HealthCare ha sido, desde sus inicios, apostar fuertemente por la innovación. La investigación y el desarrollo de nuevos productos sigue siendo la base de nuestro crecimiento actual y futuro. En combinación con Schering ahora tenemos la oportunidad de agrupar dos empresas realmente fuertes para formar una gran compañía de medicamentos para atención especializada que estará movida por la innovación, desarrollo e investigación, y orientada hacia el paciente.
 Pero las iniciativas empresariales deben verse respaldadas por actuaciones político-administrativas que apoyen y favorezcan un entorno propicio para llevar a cabo estas inversiones y faciliten el acceso a la población de las novedades terapéuticas. El sector farmacéutico es, hoy día, el que mayor recursos destina a I+D y es, posiblemente, el sector con mayor riesgo empresarial. Los incrementos en los costes de investigación y desarrollo que se vienen produciendo en los últimos años dificulta, aún más, las perspectivas de crecimiento en este sector si no encontramos respaldo por parte de los responsables políticos.

 -La  salud ha sido el eje central de los esfuerzos en investigación de Bayer. Desde la Aspirina y las sulfonamidas, ¿cómo se ha desarrollado este proceso y qué campos específicos están dedicando más esfuerzos?
En el punto de mira de las actividades de investigación en el sector salud se encuentran, entre otras, las áreas de cáncer, cardiovascular, biotecnología y nanotecnología, que poseen un enorme potencial para el desarrollo de nuevos productos y negocios. En los proyectos innovadores apostamos por nuestra red internacional de investigadores, que trabajan estrechamente con universidades, instituciones públicas de investigación y empresas asociadas con el objetivo de convertir en productos de éxito las nuevas ideas de negocio a través de la conjunción de los conocimientos técnicos de todos los que forman parte del área de I+D de Bayer HealthCare.
 Un ejemplo de estas colaboraciones es el desarrollo íntegro en España de un prometedor producto para el tratamiento de la obesidad y la diabetes. Conjuntamente con la Universidad Autónoma de Barcelona y el Hospital Clínico de Barcelona, se está investigando este principio activo (Tungstato) que esperamos pueda ver la luz muy pronto.

 -¿Qué innovaciones o nuevos productos han incorporado recientemente?
El producto más reciente de Bayer HealthCare es Levitra, un medicamento para tratar las alteraciones de la función eréctil, que está dando excelentes resultados y presenta grandes ventajas frente a sus competidores como la rapidez de acción, la calidad de la erección o el índice de satisfacción de la pareja, entre otros aspectos esenciales para tratar este tipo de alteraciones.
 Otra de las novedades es el Kogenate con BIO-SET para el tratamiento de los pacientes hemofílicos. Un novedoso sistema de reconstitución sin aguja totalmente ensamblado y que  elimina el riesgo de pinchazos accidentales durante el proceso de administración del factor de coagulación VIII, lo que confiere una gran seguridad para estos pacientes.

 -¿Y qué novedades piensa que podrán aportar en breve?
En las próximas semanas está previsto lanzar en España Nexavar, un nuevo medicamento multidiana para el cáncer renal avanzado que supone un auténtico avance en el tratamiento del cáncer. En opinión de los principales expertos mundiales en oncología estos nuevos fármacos se convertirán en el tratamiento estándar del cáncer a medio plazo.

 -Existe una sensibilización social importante en cuanto a los procesos de desarrollo y testado de nuevos productos farmacéuticos, tanto en los protocolos que aseguran que estas pruebas se realizan en profundidad para evitar efectos no deseados como en las consecuencias que se pueden producir en el proceso de investigación. ¿Cómo solucionan los equipos de I+D+i de Bayer esta disyuntiva?
Nuestra prioridad máxima cuando afrontamos programas de Investigación y Desarrollo de nuevos fármacos es la de la seguridad de nuestros potenciales pacientes. Para ello, todos nuestros desarrollos incluyen un riguroso y exhaustivo control sobre los posibles eventos indeseables que aparecen a lo largo de los estudios. La relación beneficio/riesgo de nuestros productos está muy presente y mantenemos siempre un alto estándar de investigación y promoción para garantizarla. Todos los productos farmacéuticos tienen efectos indeseables y lo que perseguimos es conocer cuáles son estos efectos que pueden aparecer, su frecuencia, su gravedad y el impacto que pueden tener en esa relación beneficio/riesgo, tanto antes como después de la comercialización del producto. Una vez en el mercado, el producto empieza a ser utilizado por numerosos pacientes y en unas condiciones de utilización reales. Los programas de farmacovigilancia se ponen en marcha entonces para evaluar nuevos eventos, cuantificarlos adecuadamente y, eventualmente, modificar las condiciones de uso de los productos si fuera necesario.  Todos estos procesos se realizan obviamente cumpliendo escrupulosamente la legislación vigente en nuestro país y de acuerdo con nuestras autoridades sanitarias.

 -¿Qué papel están jugando la tecnologías como por ejemplo la electrónica al cuidado de la salud?
Las nuevas tecnologías desempeñan un papel determinante en la investigación farmacéutica actual. La tradicional imagen de un laboratorio de investigación con tubos de ensayo y probetas ha pasado a la historia. En la actualidad se han sustituido por robots inteligentes capaces de analizar el efecto medicinal de hasta 200.000 sustancias al día con una mínima cantidad de muestra.
 Otro de los avances importantes en este campo es la química computacional que, por medio de sofisticados programas informáticos, permite diseñar moléculas en tres dimensiones y modificarlas hasta adaptarlas de forma óptima a la diana farmacológica. Con estas nuevas tecnologías se reduce de una forma importante el uso de animales de experimentación y el número de ensayos en humanos.

 -Estamos asistiendo a una disparidad de criterios e interpretaciones en positivo y en negativo sobre las consecuencias de la nueva reglamentación y su aplicación sobre genéricos en Europa. Desde su experiencia directa al mantener productos con marca que compiten directamente con genéricos, ¿cuál es su opinión al respecto?
Los productos genéricos representan una medida para reducir el gasto farmacéutico que se aplica en todos los países industrializados. Los medicamentos genéricos son productos seguros y de calidad, pero es muy importante que se respeten las patentes internacionales de los productos de marca antes de lanzar un genérico al mercado, y esto no siempre ocurre, debido a la legislación de algunos países. Si no se respetan estos plazos de patente, la inversión en investigación de nuevos medicamentos se puede resentir de forma importante.

 -Internet se ha convertido entre otras muchas cosas en una gran farmacia o tienda donde se venden todo tipo de productos farmacéuticos. Desde su criterio, ¿qué incidencia está teniendo este comercio tanto para los laboratorios como para el ciudadano?
En España, al igual que en muchos países europeos, no está permitida la venta de medicamentos a través de Internet. La gran mayoría de los medicamentos que nos ofertan a través del correo electrónico no provienen del laboratorio investigador, suelen ser copias y no tienen la garantía de calidad, eficacia y seguridad que sólo la pueden aportar los medicamentos originales. Mi consejo es que no se adquiera ningún medicamento a través de este medio.  

Contacta con Bayer