Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Susanne Müller, Consultora/Profesora de Management Intercultural

Management en Europa

Comunicación y cooperación intercultural

Susanne Müller
Consultora/Profesora de Management Intercultural

Cross-Culture Communication:
Consulting-Coaching-Training (Barcelona)
Autora del libro “Management in Europa”
Dr.s.mueller02@cross-culture-communication.com

En este proceso de internacionalización las PYMES españolas se verán frente todo tipo de nuevas situaciones, relacionadas con la cooperación personal y cotidiana con socios, colegas y empleados provinentes de una otra cultura. El reto empieza con la lengua: ¿qué lengua se aplicará para la comunicación interna en esa nueva empresa multinacional? Seguramente, los socios optararán por el inglés. Seguro que cada uno de los cuatros participantes en la comunicación intercultural transportará a través el inglés – más o menos inconscientemente- su forma de pensar, la manera de evaluar y actar de su cultura especial.
El equipo multinacional deberá decider también sobre un estilo de management común. ¿Autoritativo o participativo? No queda claro lo que los socios entienden con “autoritativo” y “participativo” si optan por alguna de las dos alternativas o si defininen un nuevo estilo. Habrá diferencias culturales probalemente también en la concepción del tiempo y en la actitud frente a ciertos riesgos.
El aterrizaje al exterior de España incluirá en todo caso un contacto más directo e intenso con proveederes y clientes de la otra cultura que el que se daría en una relación de distancia como la exportación. El estilo informal usual en los modales en España provocará en Alemania y en Francia sorpresa o extrañeza. En Polonia formalidad es la norma al principio de una relación interpersonal ; en general se aprecian también modales más o menos informales. Aún hay otras diferencias culturales. Uno de los socios evalúa cualidad como priorioridad en los servicios y productos de la empresa, otros consideran flexibilidad y creatividad como más importantes. Si los socios no son conscientes de estas diferencias culturales invisibles no estarán preparados para tener otra perspectiva respecto los nuevos entornos a fuera de su país, y la cooperación puede ser muy dificíl, particularmente en la fase inicial.
Todos estos problemas se sitúan en un aréa que no se rige por leyes, prescripciones administrativas o reglas jurídicas. Se trata de la dimensión humana en la cooperación dentro de una empresa multinacional o fuera, en la cooperación intercultural. En este contexto se recomienda una nueva forma de consultoría: la consultaría en (el aréa del) management intercultural. Si los partners conocen mútuamente muy bien la mentalidad, los valores, actitudes, motivaciones y capacidades que constituyen la cultura de los otros, la diversidad cultural será una inmensa fuente de sinergía.
El desafío más grande para las PYMES, a menudo empresas familiares, consiste en renunciar a la gestión autocrítica habitual y compartir la gestión de la empresa con uno o más socios de otra nacionalidad e identidad cultural y coordinar juntos sus características culturales diferentes. Éste el más grande reto en el proceso de la internacionalización de las PYMES. Es el proceso más difícil de aprendizaje, pero también la oportunidad más interesante de ir al compás de la competencia en el mercado mundial.